Christopher Reeve frente a Ramón Sampedro

Cuando vemos en las noticias que ha muerto Christopher Reeve, no podemos dejar de compararlo con otro tetrapléjico, ya muy famoso gracias a la películ…

Forum Libertas

Cuando vemos en las noticias que ha muerto Christopher Reeve, no podemos dejar de compararlo con otro tetrapléjico, ya muy famoso gracias a la película de Amenábar. Y en la comparación sale perdiendo el señor Sampedro, lamentable pero ciertamente.

La lesión de Reeve era mucho peor que la de Sampedro, pero hasta su último aliento de vida estuvo luchando por mejorar. Él sabía muy bien cuál era su situación, pero nunca se rindió, trabajó con entusiasmo y cada pequeño logro suponía más ilusión por seguir. La muerte le ha llegado de forma natural, quizás antes de lo que él hubiera querido. Pero nos ha dejado a todos un sentimiento de orgullo ajeno, de satisfacción por haber compartido, en la distancia, esta historia con él. Nos alegra haberle conocido, aunque sea a través de la pantalla. Y siempre será un ejemplo de lucha y de tenacidad, del valor de la vida, aunque sea en una situación tan dura como la suya.

Sin embargo, del señor Sampedro sólo nos queda la tristeza que dejó en su vida y por su muerte, tan buscada, tan deseada. Tanto que implicó a otra persona para que lo matara. 

Son dos vidas con algo en común y dos muertes, pero totalmente distintas.

Hazte socio

También te puede gustar