Cientos de jóvenes británicas abortan cada año ilegalmente en una clínica barcelonesa

Alrededor de 1.200 mujeres británicas se desplazan cada año a Barcelona para abortar ilegalmente en el centro Ginemedex, que practica intervenciones …

Forum Libertas

Alrededor de 1.200 mujeres británicas se desplazan cada año a Barcelona para abortar ilegalmente en el centro Ginemedex, que practica intervenciones para interrumpir la vida de fetos de hasta 30 semanas, cuando la ley del Reino Unido sólo permite el aborto hasta las 24 semanas. Dos periodistas del SUNDAY TELEGRAPH, la edición dominical del DAILY TELEGRAPH, han publicado un amplio reportaje sobre el aborto libre que practica esta clínica privada barcelonesa alegando “urgencias ginecológicas”. El 80 por ciento de los clientes de Ginemedex procede de Gran Bretaña y los precios que han de pagar aumentan en 200 euros por cada semana de gestación de más.

El SUNDAY TELEGRAPH define a la clínica abortista catalana como “los campos de la muerte” y, según el reportaje de la conservadora publicación británica, probablemente en la mayoría de los casos de los abortos practicados se trata de fetos en perfecto estado de salud y de madres sin riesgos físicos o psíquicos, ya que si no fuera así podrían haber abortado en su país sin problemas legales y a menor precio. “Si usted tiene un embarazo normal y quiere abortar, lo que ponemos en el papel es que había una urgencia ginecológica”, aseguró una responsable del centro a los dos periodistas británicos que han realizado la investigación.

De incógnito

Una joven reportera del TELEGRAPH, embarazada de 26 semanas, entró de incógnito el pasado mes de septiembre en Ginemedex junto a otro periodista que se hizo pasar por su compañero sentimental y que llevaba una cámara oculta. En el detallado reportaje de 6 páginas que han publicado dejan patente la clara ilegalidad que suponen este tipo de intervenciones según la normativa británica: abortar fetos de más de 24 semanas sin ninguna causa médica justificada, sino sólo por “motivos sociales”. El feto de 26 semanas que la reportera teóricamente iba a abortar tiene aproximadamente un 75 por ciento de posibilidades de sobrevivir en caso de nacimiento prematuro.

Después de practicarle una ecografía en la que le informan que el feto es “absolutamente normal y sano” y un tal doctor Tanda se muestra dispuesto a realizar la intervención, Charlotte Edwardes, la reportera infiltrada, asegura que “de repente, me sentí atrapada en esta cámara de los horrores”. Le piden 3.200 euros, más de lo normal porque el feto se aproxima a las 30 semanas, que es el límite establecido por la clínica. El médico está auxiliado por una enfermera británica llamada Victoria que es la encargada de atender a los clientes que provienen del Reino Unido.

Ginemedex mantiene relación con una de las instituciones británicas que facilitan abortos y que reciben subvenciones del Sistema Nacional de Salud, el British Pregnancy Advisory Service (BPAS). El BPAS aconseja abiertamente a las mujeres que se encuentran en el límite de las 24 semanas de gestación o las han sobrepasado que si quieren abortar pueden dirigirse a la clínica barcelonesa, facilitándoles el teléfono de contacto.

Enlace relacionado

Hazte socio

También te puede gustar