Cinco argumentos contra la libertad de horarios comerciales y a favor de que el domingo sea festivo para todos

Una de las propuestas que se están utilizando recientemente para intentar paliar la gravedad de la crisis económica, con el argumento de…

Una de las propuestas que se están utilizando recientemente para intentar paliar la gravedad de la crisis económica, con el argumento de que fomentará el consumo, es la liberalización de los horarios comerciales. La Comunidad de Madrid, por ejemplo, ya ha dado pasos en este sentido y todo indica que en un breve plazo de tiempo las grandes superficies y los comercios, grandes y pequeños, podrán abrir allí todos los días de la semana.

Sin embargo, una primera reflexión al respecto es que los actuales horarios comerciales no representan ningún problema ante la actual crisis financiera, ya que, de hecho, y a pesar del eco de algunas voces interesadas, “los horarios del pequeño y mediano comercio ya están liberalizados desde hace tiempo”, tal como subraya un informe de la Confederación Española de Comercio (CEC) y la Confederación de Comercio de Cataluña (CCC).

“Lo que ocurre es que en la mayoría de las Comunidades Autónomas, a excepción de Madrid, los timmings de apertura y cierre están consensuados, coincidiendo en un 80% de los casos, y no son aleatorios. Responden a la combinación de las necesidades de todas las partes implicadas: comerciantes, trabajadores y consumidores”, añade el informe.

Cinco argumentos de peso

La cuestión es que hay suficientes argumentos de peso para estar en contra de esta iniciativa, tanto en el informe de la CEC y la CCC como en algunas de las conclusiones de una conferencia celebrada el 24 de marzo de 2010 con el soporte del Parlamento Europeo, la Iglesia, ONGs y sindicatos. Esa conferencia versaba sobre la ‘Protección de la festividad laboral en Domingo’ y en ella se resaltaba la festividad del domingo como “un pilar del modelo social europeo”.

1. No hay demanda real para cambiarlos. Un primer argumento remite al Barómetro del CIS de abril de 2011, que constataba que “el 87,5% de los encuestados está satisfecho con los horarios actuales, y el 61,3% considera que no se siente afectado por el hecho que se limite la abertura de los establecimientos en domingo y festivos”, según recuerda el informe.

“Es decir, los horarios comerciales no son el problema, porque no existe una demanda real para cambiarlos”, insiste el informe de la CEC y la CCC, que añade que básicamente la petición proviene “de las grandes superficies, para ganar cuota de mercado, y de los centros comerciales”.

2. Conciliación familiar y laboral. Una segunda cuestión recogida en el informe recuerda que la Confederación de Comercio de Cataluña está adherida a la iniciativa ciudadana europea ‘Free Sunday’ (Domingo Libre), “que tiene como objetivo mantener la festividad laboral en domingo por motivos de conciliación entre la vida familiar y laboral”.

“Cabe recordar que en España, el 60% de los trabajadores del sector comercio son mujeres, por eso se hace imprescindible fomentar la conciliación laboral y familiar”, destaca.

Por otra parte, en la conferencia celebrada en el Parlamento Europeo en marzo de 2010 se hacía mención a que “trabajar en domingo va en contra de la conciliación de la vida profesional, privada y familiar. Las empresas presionan a favor de la desregulación y los consumidores no están tan interesados en comprar en domingo” (Ulrich Dalibor, UNI europa/VER.DI).

3. Salud y seguridad laboral. El informe añade que la iniciativa ‘Free Sunday’ también esgrime “razones de salud y seguridad”. Y, en la citada conferencia del Parlamento Europeo también se insistió en este aspecto.

El resumen de la conferencia recuerda que el profesor Friedhelm Nachreiner, experto en psicología industrial, explicó entonces que “las personas que trabajan en domingo tienen más accidentes”.

“También problemas con el sueño y de corazón, afecta a la seguridad y a las relaciones sociales. De esta forma, una persona que trabaja en domingo debería trabajar 15 horas menos durante la semana”.

Y Thomas Mann, del Parlamentario Europeo, insistió en aquella conferencia en “la importancia de mantener como festivo el domingo por razones de salud y seguridad y de conciliación entre la vida profesional, privada y familiar”.

4. Razones culturales, religiosas y familiares. El informe explica que la campaña ‘Free Sunday’ “cuenta además con el total apoyo del Parlamento Europeo, del Sindicato Europeo UNI Europa, de la Iglesia católica europea y española, y de diversas ONG”, entre otros soportes.

Todos ellos “insisten en la importancia de mantener el domingo como festivo por razones culturales, religiosas y familiares, además de la inexistencia por parte de los consumidores en realizar compras los domingos”, dice el informe.

En el mismo sentido se manifestó en la conferencia del Parlamento Europeo Ingrid Sehrbrock, Vicepresidenta de la DGB (Confederación de Sindicatos Alemanes), que “insistió en la importancia de mantener el Domingo festivo por razones culturales, religiosas y familiares”.

Asimismo, “el parlamentario europeo de S&D, Vittorio Prodi, afirma que el domingo representa la defensa de la espiritualidad y que las personas no deberían reducirse a ser consideradas como meros consumidores, además de tenerse que tener en cuenta la repercusiones que conllevaría abrir en festivos en cuanto a la sostenibilidad y la gestión de recursos” dice el informe del CEC y la CCC.

También viene a coincidir en este sentido una declaración de E-Cristians en la que ponen “el acento en aquellos hechos que cuestionan que el hombre ya no reconozca su vínculo con el Creador”.

5. Aspectos económicos y sociales. Volviendo de nuevo a la conferencia del Parlamento Europeo, Laszlo Andor, comisario de Empleo y Asuntos Sociales, manifestó la preocupación de la Comisión “por el impacto sobre aspectos económicos y sociales”.

“Desde su punto de vista, el tema de los días de descanso (sábado y domingo) se tiene que considerar a nivel nacional, debido al principio de subsidiariedad”.

En definitiva, desde la CEC y la CCC “consideramos que un sector como el comercio, que es el primer generador de trabajo del país, con más de tres millones de trabajadores y más de 700.000 autónomos, que no hace ERE’s ni se manifiesta en la calle, se merece, sinceramente, resolver otras cuestiones mucho más importantes y urgentes a las que se enfrenta, como por ejemplo, eliminar las trabas administrativas y crear iniciativas reales de apoyo en materia fiscal y financiera”, advierten.

“Éstos y no otros son los problemas del comercio ahora mismo”, concluyen.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>