Cinco argumentos a favor y en contra del TTIP

La Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión (TTIP) va más allá de ser un simple acuerdo de libre comercio

Obama y Merkel se han reunido en Alemania para accelarar las negociaciones para el TTIP Obama y Merkel se han reunido en Alemania para accelarar las negociaciones para el TTIP

Durante estos días Barack Obama está de visita en Europa, el objetivo principal de esta visita, además de posicionarse firmemente a favor de que el Reino Unido continúe en la Unión Europea, es el de dar el empujón definitivo a las negociaciones sobre el TTIP para llegar a un acuerdo próximamente. Ahora bien, estas negociaciones están generando una importante polarización entre favorables y contrarios al tratado. Pero ¿por qué la posible aprobación del TTIP lleva tanta polémica asociada?

El TTIP llevará a la creación de la zona más grande de libre comercio del mundo, o ésta es al menos la afirmación que realizan quienes propugnan a lado y lado del Atlántico la aprobación de este tratado. Este gigante comercial sumaría cerca del 60% del PIB mundial y englobaría un tercio del comercio internacional de bienes y servicios.

El objetivo fundamental de este tratado es la eliminación de las trabas burocráticas y económicas entre la UE y los Estados Unidos. Así pues el TTIP se levantaría sobre tres ejes básicos: la eliminación de aranceles, la armonización legislativa y la creación de instrumentos para ayudar a proteger las inversiones ante la posible actuación discrecional de los estados.

Cinco argumentos a favor del TTIP

  1. La desaparición de aranceles no sólo facilitaría la exportación e importación por parte de las empresas, sino que también permitiría la obtención de productos más baratos y diferentes por parte de los consumidores.
  2. La Comisión Europea es uno de los principales defensores del TTIP. La Comisión argumenta que este acuerdo beneficiaría también las PYMES a parte de las multinacionales, ya que les sería más fácil abrirse al mercado transatlántico ante la eliminación de las barreras legales.
  3. Teóricamente más comercio debería suponer más trabajo, pero las mismas autoridades europeas son cautas a la hora de realizar previsiones. Para España se calcula que podría generar unos 140.000 puestos de trabajo y un incremento de la renta per cápita del 6% a largo plazo. Ahora bien, según los mismos defensores del acuerdo este tratado no sería la solución determinante en la problemática económica en que vive actualmente Europa.
  4. En un mundo cada vez más globalizado donde las relaciones entre países en el ámbito global son cada vez más importantes, los defensores de este tratado argumentan que ante esta tendencia es necesaria la existencia de una organización de carácter comercial y económico entre Estados Unidos y la UE para fortalecer su posición económica frente al resto.
  5. Los países emergentes como China e India cada vez tienen una mayor importancia económica y comercial. Para evitar que el polo gravitatorio no continúe desplazándose hacia estas zonas, dejando así especialmente a Europa relegada a un papel secundario en el comercio internacional, el TTIP es esencial según las autoridades europeas.
Ante la visita de Obama a Alemania las protestas contra el TTIP se han multiplicado por todo el país

Ante la visita de Obama a Alemania las protestas contra el TTIP se han multiplicado por todo el país

Cinco argumentos en contra del TTIP

  1. Este acuerdo teóricamente también promoverá unos estándares comunes en lo referente a derechos laborales, del consumidor, protección de datos, etc. En general los Estados Unidos es un país más flexible que Europa en la mayoría de materias de este tipo. Por ejemplo, para el caso de los productos transgénicos, mientras en la UE estos productos están prohibidos, en Estados Unidos están permitidos. También en materia laboral, los Estados Unidos quedan muy lejos de los derechos laborales obtenidos en Europa, de hecho el país americano sólo ha firmado un acuerdo básico de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).
  2. El secretismo con las negociaciones y los detalles del acuerdo es otro de los elementos que hace levantar suspicacias. Un ejemplo de esta incertidumbre es el no conocimiento de qué personas integrarán el Consejo de Cooperación Regulatoria a la cual los países firmantes deberán ceñir sus decisiones. Hay suspicacias por parte de los contrarios al TTIP que sean los representantes de los grandes lobbies de las industrias y multinacionales quienes acaben accediendo a estos cargos.
  3. La cláusula que establece el mecanismo de arbitraje entre empresas y estados ante posibles conflictos relativos a las inversiones que pueda realizar una empresa extranjera en cualquier país firmante ha hecho saltar las alarmas de los anti-TTIP, ya que argumentan que esta cláusula beneficiará a los intereses privados de las empresas ante los intereses colectivos que defiende el Estado.
  4. La posible apertura de sectores públicos estratégicos (educación, sanidad, agua) a empresas privadas podría condicionar los derechos sociales de los europeos. Ahora bien, el Parlamento Europeo está siendo muy cauto en esta cuestión y no está nada claro que acabe incorporándolos al Tratado.
  5. Los mercados serán mucho más competitivos y las empresas multinacionales podrán beneficiarse enormemente de la creación de este mercado transatlántico y así podrán beneficiarse en mayor medida de las economías de escala. La situación pero para las PYMES, según los detractores del TTIP, empeorará ya que tendrán que competir con empresas que son capaces de establecer unos precios más bajos, con una mayor diversificación de productos y una tecnología más avanzada. Esta situación podría derivar en la situación contraria prevista por los pro-TTIP, es decir, que el empleo y los salarios europeos disminuyan.
Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>