¿Es el coche eléctrico la solución al problema medioambiental?

El análisis sobre el impacto medioambiental del coche eléctrico no sólo debe tener en cuenta la emisión producida por el mismo vehículo sino también el cómo se produce la electricidad que utiliza

El coche eléctrico es cada vez una realidad más presente El coche eléctrico es cada vez una realidad más presente

El pasado viernes 20 de mayo, Antonio Brufau durante la junta de accionistas de Repsol, afirmaba que “es rigurosamente falso que el coche eléctrico no emita CO2, cuando se está subvencionando el coche no se están reduciendo las emisiones de CO2”.

Estas han sido unas declaraciones que han levantado ampollas y sorpresa y que vuelven a poner sobre la mesa un debate necesario pero que rara vez se sitúa en el foco. Las palabras del presidente de Repsol son muy matizables, aunque varios estudios muestran que el coche eléctrico no es hoy la solución perfecta en cuanto a impacto medioambiental.

Unos de los puntos más positivos a favor del coche eléctrico es que no produce contaminación dentro las mismas ciudades al contrario que lo que sí hacen los coches que funcionan con gasolina y diésel. Ahora bien, el resultado importante no es la contaminación que se pueda producir de forma local, sino la contaminación global. Si con el coche eléctrico lo que se está haciendo es trasladar el origen de la contaminación de un punto a otro, no se está solucionando el problema de fondo.

Otro elemento positivo a favor del coche eléctrico es la ausencia de ruido del motor. Esta ventaja respecto a los demás vehículos se acentúa en las ciudades donde el tráfico es una constante y es en las velocidades más reducidas que el coche convencional genera más contaminación acústica. Ahora bien, un estudio muestra que para que la contaminación acústica disminuya 1 decibelio en las ciudades, el 25% del total de coches que circulan deberían ser eléctricos.

Elementos cuestionables del coche eléctrico

Cuando Antonio Brufau realizaba la afirmación citada anteriormente en referencia a que el coche eléctrico sí contaminaba, se refería sobre todo a la contaminación que genera el proceso que produce la electricidad. La obtención de electricidad a partir de energías limpias como la solar o la eólica es todavía muy marginal, y son el carbón, el petróleo, el gas natural y la energía nuclear las principales fuentes generadoras de electricidad.

Sin lugar a dudas la fuente de energía que genera una mayor contaminación es el carbón, material muy utilizado en China y otros países menos desarrollados pero que también está muy presente en los Estados Unidos y en Europa, especialmente en Alemania tras el cierre de la mayoría de centrales nucleares.

El coche eléctrico permitiría reducir la contaminación producida dentro las ciudades

El coche eléctrico permitiría reducir la contaminación producida dentro las ciudades

Un estudio realizado por las consultoras PE International y Gingko21 comparaba el impacto medioambiental de un coche eléctrico y un coche de gasolina. La respuesta sobre cuál de los dos modelos tenía un mayor impacto en el cambio climático, es decir, el total de emisiones de CO2, el estudio respondía que dependía del país al que nos refiriéramos. Por ejemplo, para Francia, un coche eléctrico emite en su totalidad prácticamente la mitad de emisiones de CO2 que el coche convencional, ya que la energía para producir electricidad es mayoritariamente nuclear en Francia. Al contrario en Alemania, un coche eléctrico y uno de gasolina contaminarían aproximadamente lo mismo, ya que el carbón es la fuente más grande de energía para generar electricidad, un material que es mucho más sucio que el petróleo.

Otro elemento a tener en cuenta en el caso del coche eléctrico son las baterías y más concretamente algunos de los materiales utilizados para producirlas, el cobalto y el níquel. La extracción de estos componentes es altamente contaminante con respecto a las emisiones de SO2 (dióxido de azufre) que es el gas causante de la lluvia ácida. Según este estudio, este proceso produciría más SO2 que el producido por el coche de gasolina.

En conclusión, la clave para que el coche eléctrico sea realmente una solución al problema medioambiental es el abandono del carbón como fuente productora de electricidad, y que posteriormente se vayan abandonando también el resto de energías fósiles, ya que si no, no se aprovechará el máximo potencial, en términos de respeto al medio, del vehículo eléctrico.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>