¿Cómo malgasta el dinero el Gobierno?

En un artículo reciente, ForumLibertas.com explicaba cómo el Gobierno socialista destina el 6% del PIB a otorgar subvenciones. Es decir,…

En un artículo reciente, ForumLibertas.com explicaba cómo el Gobierno socialista destina el 6% del PIB a otorgar subvenciones. Es decir, 60.000 millones de euros; una cifra desorbitada que en forma de ayudas que está lejos de colaborar en reducir el déficit que la tesitura económica actual exige. Pero, ¿en qué se gasta 60.000 millones de euros Zapatero?

El profesor del IESE, Alfredo Pastor, ya advertía en aquel artículo que “nadie, en toda la Administración, será capaz de dar una lista exhaustiva del total de subvenciones”. No obstante, se pueden ir desgajando algunas ideas.
Una de las subvenciones más sonadas es la que recibe el sector del carbón en España. En los últimos 4 años las ayudas a este sector le ha costado a España la friolera de 1.351 millones de euros. Además, si se aplica la estricta racionalidad económica, según aseguran los expertos, la extracción del carbón autóctono no se justifica por ser inviable: una tonelada de este mineral nacional cuesta 100 euros y la importada alrededor de 77 euros.
Por otro lado, la beligerancia con la que tradicionalmente responden los sindicatos del sector cuando algún político plantea un recorte, suele llenar las planas de los diarios de fotografías con carreteras cortadas y neumáticos ardiendo. Sin embargo, si el Gobierno hubiera invertido esta enorme partida en motivar otro tipo de puestos de trabajo en otro sector para las zonas afectadas, los 7.441 trabajadores que trabajan en toda España directamente o indirectamente con la extracción del mineral, estarían gozando de otro puesto de trabajo más solvente.
Además, hay que tener en cuenta el discurso contradictorio que mantiene el Ejecutivo porque esa fuente fósil de energía es la más contaminante de cuantas hay en la actualidad. Esto entra en conflicto con las bocas socialistas que se llenan de palabras como ecologismo y sostenibilidad. El carbón es protagonista de un gran problema ambiental y de contaminación.
Las infraestructuras quebradas
Otra fuente de malgasto que a la postre se ha descubierto inviable son las infraestructuras construidas en algunos puntos de la capital española. El Ministerio de Fomento ha anunciado recientemente que inyectará 200 millones de euros en préstamos para las autopistas en riesgo de quiebra, las empresas implicadas piden 700.
Las apuestas del Ministerio han resultado un fiasco y los más críticos han acabado teniendo razón. Por ejemplo, la Radial 2 (R2) entre Madrid y Guadalajara o el peaje entre Madrid y Toledo no está reportando superávit a las empresas que gestionan estas concesiones.
Diez de las principales de esas empresas ya han avisado al Ejecutivo que atraviesan una situación financiera peligrosa y que pueden declararse insolventes. Esta posibilidad abre un contexto de incertidumbre en la cartera de Fomento que gestionan en la actualidad José Blanco, la razón es que una hipotética quiebra de estas empresas activaría de inmediato las garantías contractuales que del Estado por valor de 3.513 millones de euros.
Las vías más endeudadas son las Radiales de Madrid R-2, R-3, R-4 y R-5, las del Eje del Aereopuerto, San Rafael-Segovia, Villacastín-Ávila, Madrid-Toledo y los tramos de la AP-7 Alicante-Cartagena y Cartagena-Vera.
La gran pantalla, la gran subvención
Por último, otro de los bolsillos rotos de las ayudas que destina el Gobierno es el cine español. El Fondo de Protección a la cinematografía gestionado por el Ministerio de Cultura ha destinado en 2009 88 millones de euros en ayudas a financiar cine español, sin embargo, tan sólo se ha recaudado 104,3 millones de euros en las taquillas. Desde 2003 estas ayudas han seguido un imparable ascenso de 32,7 millones de ayudas a los 88 actuales del 2009 casi triplicando la cifra en ese período de seis años.
En este sentido, incluso algún año (como el 2008) se llegó a dar la ironía que las ayudas del estado al cine (85 millones de euros) superaba la recaudación en taquilla (81 millones de euros). Un desatino considerable.
No se trata de negarle ayudas al cine, pero sí aplicar esa posibilidad de una forma más considerada y sin regalar el dinero, sino los directores y productores hacen el cine que paga el Gobierno. La prueba de esta afirmación es que el Ministerio de Cultura es el único en el que el ministro es uno de los miembros del lobby que gestiona, Ángeles González Sinde. De esa forma, el lobby no tiene que presionar a la Administración con sus peticiones, ya las gestiona él mismo.
Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>