¿Cómo será Benedicto XVI?

Tenemos motivos para acoger, querer y obedecer al nuevo Papa. El primero es la fe. Creemos que el Espíritu Santo conduce a la Iglesia y, ya antes de q…

Tenemos motivos para acoger, querer y obedecer al nuevo Papa. El primero es la fe. Creemos que el Espíritu Santo conduce a la Iglesia y, ya antes de que lo nombraran, le dimos nuestra aceptación gozosa. Conocemos también la inteligencia privilegiada de Joseph Ratzinger y su corazón sencillo, cercano y cariñoso.
Cuando eligieron a Juan Pablo II, polaco y poco conocido para muchos, acudían al cardenal Wizynski, que lo conocía muy bien por ser su colaborador.
La pregunta era siempre la misma: ¿Cómo será el nuevo Papa?
También la respuesta era idéntica: ¡Uds. lo verán!
Hoy las preguntas vienen de muchas personas que tiene prejuicios o los han leído.
Lamentablemente dentro de la Iglesia, nos “fichamos” sin conocernos; lo hacemos con tanta facilidad como ligereza.
A todos ellos hay que decirles: ¡¡Ya lo verán!!
Nosotros tenemos dos motivos para acogerlo, quererlo y obedecerlo. El primero es la fe. Es lo más importante. Creemos que el Espíritu Santo conduce a la Iglesia y, ya antes de que lo nombraran, le dimos nuestra aceptación gozosa.
Del Papa sabemos que es el continuador de la misión de Pedro. “Apacienta mis ovejas”. “Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia”. Esto es lo primero y fundamental; y nos basta.
Pero somos una familia y tenemos otros argumentos del corazón: Aunque el nuevo Papa cambió de nombre por humildad, intuimos que … continuará como Juan Pablo. Buscará comunión. Purificación de la Iglesia. Cercanía de todos los hombres sin excepción.
Sabemos que Juan Pablo como hombre de Dios que está con Él, sigue su obra a través de las manos y el corazón de Benedicto. Conocemos también la inteligencia privilegiada de José Ratzinger y su corazón sencillo, cercano y cariñoso. Más aún, inteligencia y corazón grandes, constituyen las personas especiales y los grandes santos. ¡¡Este Papa es uno de ellos!!
Finalmente pensamos que si lo hacen signo de contradicción ya lo están colocando a la altura de Jesús y de los suyos. En la ceremonia-inicio de su pontificado, gracias a los medios de comunicación, hemos estado todos presentes.  Ahora quiero compartir con Uds. algunos detalles y luces de su homilía tan bella. Posiblemente deje para otro artículo parte del comentario: ¡Ha sido tan rica su presentación!
Como él mismo dijo no nos ha dejado el programa de su Pontificado, pero lo fundamental quedó claro en sus palabras. En la ceremonia le impusieron el palio y le entregaron “el anillo del pescador”.
El “Palio” hecho de lana de ovejitas cuidadas con cariño por las religiosas es similar y de la misma materia que el que recibe cada arzobispo de manos del Papa.
El palio tiene bordadas cinco cruces que recuerdan las llagas de Jesús. Tres de ellas llevan tres clavos que recuerdan, a su vez, los que crucificaron al Señor. Es una tela estrecha y alargada que, esta vez, llega a medir 2.60 metros de largo; da la vuelta como un yugo a la cabeza del Papa y luego le cae por encima de la casulla: El Palio es costumbre del S. IV
“El anillo del pescador” es el símbolo del desposorio del Papa (representante primero de la Iglesia) con Jesús. Últimamente el anillo papal llevaba una piedra, engastada en él, pero Benedicto XVI ha vuelto a la tradición de tener grabado el “pescador” a quien él representa. El significado nos lo da él mismo en su homilía. La multitud, ¿serían 500.000?, interrumpió al Papa con 38 aplausos que se volvían estruendosos cuando se refería a Juan Pablo II.
Es que el Pueblo de Dios está expectante. Quiere la canonización pronta de Juan Pablo. Y ciertamente será pronto. Y Roma verá la multitud más grande de su historia, corriendo emocionada por sus calles. Al comienzo de la homilía Benedicto XVI recordó las letanías de los santos rezados solemnemente por tres veces en el Vaticano en los últimos días: en las exequias de Juan Pablo, al comienzo del cónclave y ahora. Esta vez parecía que todos los santos venían al Papa para acompañarlo y repetirle que cuente con ellos.

PeriodismoCatolico.com 

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>