Compendio breve de los ejercios espirituales’, por un monje de Montserrat

Este libro ha pasado a la historia por su relación con los Ejercicios Espirituales de san Ignacio de Loyola. Es el motivo principal por el que se le c…

Este libro ha pasado a la historia por su relación con los Ejercicios Espirituales de san Ignacio de Loyola. Es el motivo principal por el que se le conoce en nuestra época pero, antiguamente, conoció muchas ediciones y fue muy apreciado en los monasterios.

No se conoce al autor de la obra que prefirió el anonimato quizás porque gran parte de su doctrina la había tomado de libros anteriores, como el Ejercitatorio de vida espiritual de Fray García de Cisneros, que fuera Abad de Montserrat.

A pesar de haber pasado a segundo término, y casi al olvido, se nos recuerda en la excelente introducción que precede al tratado (obra del P. Javier Melloni, S.I.) que el Compendio es una excelente síntesis de la espiritualidad medieval. Por lo mismo está dedicado a los monjes. Se buscaba mediante los ejercicios propuestos la transformación del monje intoduciéndolo plenamente en la vida de Dios.

Por lo mismo cobra una especial importancia la liturgia, especialmente las horas canónicas, así como la oración según el método de la lectio divina. La obra busca la progresión del ejercitante en la vida espiritual y pretende ser útil en ese sentido.

En la introducción Melloni entra a fondo en el tema de la dependencia de san Ignacio de esta obra, o quizás a la inversa. En lo formal, incluso el título, son muy parecidos.

También se sabe que san Ignacio visitó con frecuencia Montserrat y que, en Manresa, se dedicaba siete veces al día a la oración, según el esquema de las horas canónicas. Con todo, y por las diferencias entre ambas obras, Melloni prefiere hablar de recreación.

Ciertamente, a pesar del parecido formal, entre ambas obras hay notables diferencias, siendo una buena y la otra genial. De hecho, San Ignacio, centra sus Ejercicios en descubrir la voluntad de Dios, y propone una espiritualidad, a partir de su experiencia válida para todos los hombres y circunstancias. De hecho, entre los ejercicios del compendio, centrados en la vida monacal y los ignacianos hay una distancia tremenda de concepción y aplicación práctica.

A pesar de ello el Compendio de autor anónimo, es interesante por sí mismo y es un gran acierto que ahora pueda ponerse, en esta cuidada edición, al alcance de todos los lectores. Un nuevo buen servicio de la BAC.

COMPENDIO BREVE DE LOS EJERCICIOS ESPIRITUALES
Un monje de Montserrat
BAC
Madrid 2006
174 páginas

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>