Con la guía de Benedicto XVI

La Iglesia ha entrado en el tiempo de Cuaresma con sentimientos encontrados. A la tristeza y sensación de orfandad que provoca la renuncia de …

Forum Libertas

La Iglesia ha entrado en el tiempo de Cuaresma con sentimientos encontrados. A la tristeza y sensación de orfandad que provoca la renuncia de Benedicto XVI se une un sentimiento de profunda gratitud a un gran maestro de la fe, que lo ha dado todo para llevar a Dios a los hombres y a los hombres a Dios. Para ayudar a vivir la Cuaresma el Papa ha ofrecido, por última vez, un magisterio que es, a la vez, el de un padre, el de un gran teólogo y el de un simple testigo, “un humilde trabajador en la viña del Señor” que no habla de ideas abstractas sino que ofrece su propia experiencia para que otros se encuentren con Cristo, leitmotiv de su pontificado.
Hazte socio

También te puede gustar