Con los mártires

Con los mártires, estos días estamos viviendo diversos casos, no se trata de hacer un partido de aristocracia moral con el que adornar nuestra causa sino recordar, actualizar, el relato de una fe que no se profesa solo con las palabras, con la boca, sino con la vida.

Lo que no puede ponerse en duda es la animadversión religiosa del momento y que nuestros mártires no estaban en la trinchera de enfrente, ni se habían adiestrado para la guerra.

Traer al presente su historia no pretende ganar batallas, ni abrir trincheras, ni volver a escenificar lo que divide a un pueblo, sino “alentar nuestra fe de una cómoda mediocridad” y tener presente que el mártir es imagen del verdadero amor, como diría la tradición patrística.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>