‘Construïm’, construyamos: una jornada particular

Este fin de semana y bajo el lema de ‘Construïm’ se celebraran en Barcelona unas jornadas que presentan muchos elementos de interés por su…

Este fin de semana y bajo el lema de ‘Construïm’ se celebraran en Barcelona unas jornadas que presentan muchos elementos de interés por su novedad, composición y propósito. Porque es nuevo que un político de largo recorrido, Josep Antoni Duran i LLeida, haya formulado de manera pública una autocrítica sobre la política, y ciertamente no sobre los demás. En un país donde la práctica política suele descargar toda la responsabilidad en los demás -aunque es muy posible que la raíz de tal cosa esté en la propia sociedad-, es inaudito que un dirigente político la asuma y no la remita a los otros. Y no solo eso, se comprometa en un incierto camino de procurar un replanteamiento radical a partir de su propio partido, sin que el objeto sea una de esas frecuentes apelaciones a la “refundación”, que solo ocultan la voluntad de maquillar la casa e intentar ganar unos votos de más.

Aquella autocrítica se ha concretado en una primera iniciativa en estas jornadas organizadas por la fundación de Unió Democrática, que presentan también diversas novedades en sus contenidos. Ninguno de los diversos ponentes y relatores es de aquel partido, la conferencia inaugural corre a cargo de Enrico Letta, que fue hasta hace poco primer ministro italiano por el Partido Democrático. Solo el saludo de apertura y cierre corre a cargo de los organizadores. La estructura prima el diálogo. Ponencias cortas de 20 minutos y otros tantos de debate.

Pero no solo el método tiene interés, también los contenidos marcan una inflexión, cuatro temas cuyos enunciados poseen una intencionalidad clara: una nueva economía para el bien común; del Estado a la sociedad del bienestar; jóvenes, de la frustración a la esperanza; y el regeneracionismo político, virtudes para otra política. Cada uno de ellos -excepto en los jóvenes, que tiene formato de mesa redonda- se desarrolla en dos ponencias. Una, de fundamentos, presenta las posibles bases en relación al diagnóstico de la realidad; el otro apunta posibles prácticas, es decir concreciones que puedan ilustrar políticas concretas. La idea es la de abrir al interés de la sociedad en la perspectiva de que llegue a organizarse como una corriente, un movimiento -o no, quien lo sabe- con el objetivo claro de presentar un proyecto alternativo desde la centralidad política -que no desde el “centro”- sobre el modelo económico y de bienestar, y una regeneración de la política basada en la práctica buena; esto es basada en la virtud, donde las normas son importantes, pero lo decisivo es el ejercicio y reconocimiento de la virtud en la política, y por consiguiente la reconstrucción de la comunidad política y la cultura que lo haga posible.

Ignoro qué recorrido puede tener todo esto, pero como mínimo es una nueva perspectiva, entre el “más de los mismo” y el “quitaos-vosotros-que-nos-ponemos-nosotros”.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>