Consumo de cannabis: La permisividad de España contrasta con la campaña en contra de Francia

Mientras en España recientes estudios muestran que los españoles son muy tolerantes con el consumo del cannabis y lo ven menos peligroso que, por ejem…

Forum Libertas

Mientras en España recientes estudios muestran que los españoles son muy tolerantes con el consumo del cannabis y lo ven menos peligroso que, por ejemplo, el de tabaco o el de alcohol, expertos en la materia coinciden en destacar la incidencia de esta droga en el aumento de enfermedades mentales y aseguran que hay una demanda creciente de fármacos contra la adicción. Al mismo tiempo, la permisividad de España contrasta con una reciente campaña lanzada en Francia para cambiar la imagen de la marihuana y dar a conocer sus riesgos.

Permisividad institucional

A pesar de las campañas institucionales contra el consumo de drogas, las administraciones adolecen de una cierta permisividad en lo que hace referencia al consumo de marihuana. El Ayuntamiento de Barcelona, por ejemplo, ha fomentado el turismo en Ámsterdam mediante una campaña publicitaria en los autobuses de la capital catalana en la que los carteles incluían una hoja de cannabis, tal como informábamos en un reciente artículo sobre el tema.

La permisividad se extiende al resto de la población, según pone de manifiesto un informe de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) en el que se denuncia el imparable incremento del consumo de esta planta tóxica entre los españoles, al mismo tiempo que se informa de que la población española ve menos peligroso el consumo de cannabis que el de alcohol y tabaco.

El consumo aumenta las enfermedades mentales

Un equipo de científicos neocelandeses ha realizado una investigación cuyas conclusiones vinculan directamente la esquizofrenia con el consumo de la marihuana. Tras estudiar los casos de 1.000 personas durante 25 años, todos aquellos participantes que consumían esta droga a diario presentaban el doble de síntomas de psicosis que los que no fumaban cannabis. 

Los resultados del estudio, publicado en la revista ADDICTION, vienen a coincidir con los del realizado por la FAD, que también demuestran que determinadas enfermedades mentales como la esquizofrenia o el trastorno bipolar están ligadas al consumo de esta droga.

Gran demanda de fármacos contra la adicción

Al mismo tiempo, Ivan Montoya, director clínico de la agencia antidrogas de los Estados Unidos, declara en una entrevista publicada por el diario EL MUNDO este lunes, 28 de febrero, que actualmente “hay una gran demanda de fármacos contra la adicción al cannabis”. Una conclusión de sus estudios farmacológicos en territorio estadounidense que debe ser tenida en cuenta en todo el resto de países occidentales y, en concreto, en España. 

Cuando a este investigador, encargado de los estudios sobre el abuso de los estupefacientes en el Instituto de Abuso de Drogas de los Estados Unidos, se le pregunta qué opina con respecto al hecho de que en España se esté dispensando marihuana en algunas farmacias con fines terapéuticos su respuesta es que cree que esta medida es precipitada. “Hace falta evaluar más los efectos secundarios”, dice el experto.

Campaña anti-cannabis en Francia

Mientras tanto, el Ministerio de Sanidad francés, alertado por las cifras de elevado consumo en su país, que están por debajo de las españolas, se ha decidido a lanzar una campaña contra el consumo de marihuana. Se trata de “un plan global de prevención sobre el uso del cannabis” que pretende cambiar la imagen que de esta planta tiene la población. 

La campaña promovida por el ministro Philippe Douste-Blazy instaura “por primera vez en Europa” un plan que insiste en que ya no se trata de distinguir entre drogas “blandas” y “duras”, ni de discutir sobre la legalización del cannabis, sino de cambiar la percepción que tiene la gente de la marihuana, basándose en una investigación colectiva realizada en 2001-2004 que mostraba los peligros derivados de su consumo y la dependencia que crea.

Enlace relacionado

Hazte socio

También te puede gustar