Continúa la desinformación sobre los éxitos de la investigación con células madre adultas

El éxito científico obtenido en Italia al curar a un niño beta-talasémico de 5 años, gracias a la utilización de células madre extraídas del cordón u…

El éxito científico obtenido en Italia al curar a un niño beta-talasémico de 5 años, gracias a la utilización de células madre extraídas del cordón umbilical de sus hermanas gemelas de cuatro meses, nacidas por fecundación in vitro, ha quedado empañado por una campaña de desinformación que pretende magnificar las técnicas de reproducción asistida. El proceso de fecundación de las dos gemelas que se llevó a cabo en Turkia dio origen a 12 embriones, 3 de los cuales fueron implantados –uno fue abortado espontáneamente- y los otros 9 fueron descartados y eliminados. Sin embargo, la curación del niño ha sido atribuida precisamentea los “beneficios” de este proceso y no al hecho de haber empleado células del cordón umbilical. Mientras tanto, en España, el Gobierno central financia la investigación con embriones para la obtención de células madre mientras minimiza las ayudas, por ejemplo, al Centro de Investigaciones Oncológicas que dirige el científico Mariano Barbacid.

Desinformando

El pasado 6 de septiembre un equipo formado por médicos del Policlínico San Mateo de Pavía y del Policlínico de Milán anunciaba el éxito del trasplante de células madre extraídas del cordón umbilical de las dos hermanas gemelas a su hermano. Ahora bien, tal como indica la doctora Claudia Navarini, profesora en la Facultad de Bioética del Ateneo Pontificio Regina Apostolorum en Roma, una “técnica clásica de la desinformación” ha desplazado la importancia de esta noticia. El “enésimo éxito terapéutico de la medicina regenerativa a través de las células estaminales embrionales” se ha convertido en una falsa noticia “magnificando los ‘beneficios’ del diagnóstico genético prenatal y de la selección de los embriones y desencadenando un debate manipulado sobre el modo en que habían sido obtenidas las gemelas ‘sanas y compatibles’”. De esta manera –insiste Navarini- se ha desatado en Italia una “nueva oleada de propaganda a favor de un referéndum para abrogar la ‘Ley 40’ sobre la procreación médicamente asistida que prohíbe este procedimiento”, la selección y eliminación de embriones, y que también “prohíbe la investigación con células estaminales embrionales”.

Por su parte, el profesor Franco Locatelli, director de la sección de Oncohematología del San Mateo de Pavía, uno de los médicos que han participado en la intervención del pasado 12 de agosto con el niño beta-talasémico, ha afirmado que “respecto al resultado del trasplante, el hecho de que la señora se haya dirigido a la inseminación artificial no tiene ninguna influencia”. Y la doctora Navarini añade que la beta-talasemia, una enfermedad hereditaria de la sangre, “es tratada desde hace tiempo, a veces en forma resolutiva, con el trasplante de médula” procedente normalmente de un “donante vivo consanguíneo para disminuir las probabilidades de rechazo”. A esta técnica se va sumando el trasplante de células estaminales, “en particular de las extraídas del cordón umbilical, capaces de reparar la sangre enferma del talasémico devolviéndole la capacidad de producir glóbulos rojos normales”. Para ello, es necesario que haya “compatibilidad entre donante y receptor”, precisa la doctora. La especialista subraya que el hecho de que “el éxito de la intervención no depende del modo en que los cordones umbilicales que han curado al pequeño talasémico han sido obtenidos, contrariamente a las engañosas e insistentes palabras de orden mediático” que insisten en que “gracias al diagnóstico pre-implantación, prohibido en Italia, ha sido posible salvar una vida”.

España financia células embrionarias y descuida I+D

En el caso de España, el Gobierno central decidía el pasado 9 de julio destinar 18 millones de euros a los proyectos de crear en Cataluña y Andalucía 2 centros de investigación con células madre embrionarias. En Barcelona se construirá el Centro de Investigación en Medicina Regenerativa que conducirá el investigador Juan Carlos Izpisúa, y en Granada está previsto levantar el nodo central del Banco Nacional de Líneas Celulares. Mientras el Gobierno socialista prevé hacer estas inversiones, el reconocido científico Mariano Barbacid, a cargo del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), considera del todo insuficientes los fondos que el Estado destina en concepto de I+D a su fundación. Barbacid confirma que los proyectos científicos financiados por el Plan Nacional de I+D reciben un promedio de 30.000 a 35.000 euros por año e investigador, una cifra a su juicio del todo insuficiente. “Yo ya me habría ido de España si no fuera por los fondos de la Unión Europea y por las ayudas complementarias que da el Gobierno español cuando ha obtenido fondos comunitarios. De hecho, mi grupo ha recibido más dinero en ayudas complementarias que del propio Plan Nacional” explicaba recientemente ante los asistentes a una conferencia suya. Mariano Barbacid regresó a España en 1998 para hacerse cargo del CNIO tras dos décadas de trabajo en los Estados Unidos.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>