Crece con fuerza en pocos meses el voto católico a favor de George W. Bush

  La última encuesta del Barna Research Group, institución  especializada en investigar los comportamientos y opiniones de las comunidades religiosas …

 

La última encuesta del Barna Research Group, institución  especializada en investigar los comportamientos y opiniones de las comunidades religiosas en EEUU, confirma el éxodo de votos católicos que siguen abandonando su tradicional voto demócrata para votar a los republicanos.

 

John Kerry, el candidato demócrata, se presenta como católico, pero los obispos y numerosas asociaciones católicas han señalado que su fe es incompatible con su defensa del aborto, la anticoncepción y otros asuntos contrarios a la vida y la familia. George W. Bush es protestante, de la Iglesia Metodista Unida, y su testimonio como “cristiano renacido” que ha dejado el alcoholismo le hace muy cercano a la vivencia de muchos cristianos evangélicos, donde tiene su cantera de voto más fiel. La novedad estaría en su sorprendente apoyo en aumento en el voto católico: hoy es un 5% superior que hace 4 meses. El 53% prefieren a Bush, frente a un 36% que prefieren a  Kerry.

 

Crecer un 5% entre los católicos es mucho en votos absolutos, porque esta comunidad supone un 23% de los votantes de EEUU.

 

Kerry cuenta con el apoyo de lo que Barna llama “notional Christians” (podría traducirse como cristianos sociológicos o estadísticos, de poco compromiso con su iglesia), básicamente protestantes poco practicantes de las grandes denominaciones (episcopalianos, presbiterianos, etc…) entre los cuales un 49% prefieren a Kerry, mientras que sólo el 37% prefieren a Bush. Los “notional Christians” sumarían un 38% del electorado, según Barna. Kerry cuenta con un apoyo de dos a uno entre el 5% de votantes que se consideran ateos y agnósticos.

 

¿Católicos “renacidos”?

 

La experiencia del “nacer de nuevo” en la cultura protestante (una experiencia de compromiso personal con Cristo, a la que a menudo incluso se puede poner una fecha y hora concreta) apareció hacia el año 1900 con los avivamientos pentecostales del sur de los Estados Unidos. De las iglesias pentecostales saltó a los protestantes tradicionales (episcopalianos, luteranos, presbiterianos…) y en los años 70 a la Iglesia católica a través del movimiento carismático católico. Otras corrientes católicas de aquellos años (como por ejemplo los Cursillos de Cristiandad, nacidos en España pero extendidos en EEUU) también insistieron en la idea de encuentro personal con Cristo, más allá de la pura pertenencia ritual o incluso étnica.

 

A partir de esta idea, los encuestadores de Barna desarrollan la categoría de los “cristianos renacidos no evangélicos”. Definen como tales a aquellos cuyo compromiso personal con Cristo es importante aún en su vida actual, y creen que irán al cielo si confiesan sus pecados y aceptan a  Jesús como Señor y Salvador. Barna añade 7 características que son más o menos comunes a los “cristianos renacidos” de distintas confesiones a efectos de su estadística:

 

  • creen que la Biblia es fiable en lo que enseña
  • la fe es muy importante en sus vidas
  • quieren tener una responsabilidad personal para compartir su fe con no-cristianos
  • creen en la existencia de Satán
  • creen que la salvación es por la Gracia, no por las obras (la versión católica es “por la Gracia, con la cooperación de las obras”)
  • creen que Jesús llevó una vida sin pecado
  • Dios es visto como creador y gobernador del mundo, todopoderoso y omnisciente

 

En este sector de “cristianos renacidos no evangélicos”, que implican a dos de cada cinco votantes, el 54% prefieren a Bush y sólo el 36% a Kerry.

 

La encuesta de Barna señala otros puntos interesantes.

 

Entre los que leen regularmente la Biblia:

El 42% apoyan a Bush

El 31% apoyan a Kerry

 

Entre los que acuden a servicios religiosos al menos cada semana:

El 47% apoyan a Bush

El 26% apoyan a Kerry

 

Entre los que han discutido un tema moral con alguien en los últimos siete días:

El 41% apoyan a Bush

El 34% apoyan a  Kerry

 

Entre los que han apagado un canal de TV o han cambiado de canal por razones éticas en los últimos siete días:

El 49% apoyan a Bush

El 29% apoyan a Kerry

 

Los jóvenes de las mega-iglesias votan más

 

En EEUU se ha extendido el fenómeno de las mega-iglesias: grandes parroquias que triunfan especialmente entre los jóvenes (católicos o protestantes), que llegan cada semana de toda la ciudad para hacer misas masivas o grandes servicios de alabanza, con buenos equipos de música y una participación muy activa. La estadística de Barna muestra que cuanto mayor es la congregación, más animados están sus feligreses de registrarse para votar.  

 

La diferencia es impactante: si una iglesia tiene sólo 200 miembros adultos, sólo el 41% declaran tener intención de votar. Si hay entre 200 y 499 adultos, quieren votar el 53%. Si hay entre 500 y 999 feligreses, pretenden votar el 61%. Cuando una congregación pasa de los 1.000 miembros, el 63% quiere votar.

 

Esto son buenas noticias para George W. Bush, porque los asistentes a las mega-iglesias se muestran favorables a Bush en un 65%, mientras que en las parroquias pequeñas sólo un 47% le apoyan.

 

Aunque las cifras pueden varias por diversos motivos en la recta final de las elecciones presidenciales, parece consolidado el cambio de fidelidades del voto católico, incluido el voto joven y urbano, por razones de coherencia doctrinal, especialmente en temas de familia y vida.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>