¿Crisis económica, crisis moral?

Se ha convertido ya en un lugar común establecer una relación entre la grave crisis económica que vivimos y la existencia de una …

Forum Libertas

Se ha convertido ya en un lugar común establecer una relación entre la grave crisis económica que vivimos y la existencia de una crisis moral que está en su raíz y facilita su propagación. Prácticamente esto no lo discute nadie, pero la cuestión es que una vez hecho el enunciado todas las medidas, afortunadas o todo lo contrario, olvidan la segunda parte del interrogante, la moral, y se dedican a cuestiones estrictamente técnicas. Es decir, se trata de un puro enunciado teórico, sin ninguna capacidad de traducción práctica. Y esto no puede ser, si existe una raíz moral y una multiplicación de las consecuencias también de este tipo lo lógico es abordarlas, porque si no nunca acabaremos de salir de la crisis. Si la raíz está mal, la planta no sanará, siempre será débil en el mejor de los casos.

La cuestión es que nuestra sociedad en general y la española en particular están tan desarmadas moralmente, tan ciegas ideológicamente, que son incapaces de responder al significado de una crisis moral desde un punto de vista colectivo, social y político. Y ésta es la primera cuestión a despejar. ¿Qué significa una crisis moral? Y la segunda es mostrar sin lugar a dudas, en términos técnicos y no retóricos, cómo los aspectos dañados de la moral se articulan con efectos económicos. Si esto segundo no se hace tampoco acabaremos de salir del atolladero. Pongamos un ejemplo: es evidente que una causa de la crisis es la desintegración de la confianza. Bien, hay que mostrar cómo la confianza juega en términos económicos y sociales en el funcionamiento de la sociedad y de su sistema productivo. Es evidente, por ejemplo, que constituye una componente básica del capital social, y a partir de ahí se puede desplegar todo un análisis económico.

Por lo tanto, no es que no existan posibilidades. Al contrario, la economía actual y parte de la sociología facilitan este tipo de relación técnica entre economía y moral, lo que pasa es que poca gente se dedica a ella y los políticos la ignoran. Y esto es particularmente grave, porque la política es una dimensión clave de la moral. De hecho, es tan importante que en la Grecia clásica no había una diferenciación clara entre ambas o, mejor dicho, el concepto de la palabra política incorporaba ya el sentido moral.

Por eso nos parece tan fructífero el primer congreso sobre este tema que va a celebrarse en Barcelona el sábado 24 de noviembre, organizado por la asociación e-Cristians, el Centro de Estudios Económicos y Sociales y la asociación Persona y Democracia en el marco de la Universidad Abat Oliba CEU. A lo largo de todo un día y a partir de ponencias, debates y talleres sobre aplicaciones concretas, se intentará construir una primera experiencia para avanzar precisamente en este camino de articular economía y moral en el marco de las políticas públicas. Un proyecto que tendrá su continuidad a través de seminarios y enlazará con un nuevo congreso el año que viene. En la idea de los organizadores no está el que sea una flor de cuatro días, una cepa que aparece en otoño, sino el arranque de un nuevo proyecto que pueda contribuir a una transformación de la sociedad.

Hazte socio

También te puede gustar