Cristianismo secular

Vivimos un tiempo histórico en el que se está configurando una nueva cultura que supera los límites de lo que ha sido durante a&n…

Vivimos un tiempo histórico en el que se está configurando una nueva cultura que supera los límites de lo que ha sido durante años considerada la cultura de la Modernidad ilustrada. La expresión cultural de la fe ha de responder a los nuevos retos planteados por la cultura de este tiempo de cambio y transformación. Esto es difícil. Se trata de una nueva situación diferente de la vivida años atrás cuando la experiencia cristiana se repensó a la luz del fenómeno de la secularización. En aquellos momentos los cristianos pensábamos que la religión estaba bastante amenazada y corría el peligro de sucumbir bajo la fuerza de la razón del individuo moderno.

Pero hoy la cuestión tiene un nuevo interés. Cuando estábamos convencidos de una cierta privatización de la fe y se asumía la irrelevancia de la palabra del creyente, asistimos a un resurgimiento del valor social de la religión. Esto resulta paradójico. Después de un largo periodo de osados esfuerzos secularizadores asistimos a un retorno hacia el sagrado misterioso y vemos el desarrollo de los llamados "nuevos movimientos religiosos". ¿Qué significa esta vuelta hacia el sagrado-misterio?, ¿será el fin del "cristianismo secular" de Boenhoeffer? Muy probablemente el proceso no va en esta línea. Puede que lo que está sucediendo es que estos nuevos movimientos lo que expresan es una respuesta crítica a los límites de una cultura en la que muchos cristianos habíamos confiado para recuperar la originalidad del mensaje de Jesús.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>