Cristianos, la Iglesia y los partidos políticos

Mientras desayunaba en el bar del pueblo con un amigo y hablaba de la crisis actual y sus repercusiones sociales, sin darnos cuenta empezamos a conver…

Mientras desayunaba en el bar del pueblo con un amigo y hablaba de la crisis actual y sus repercusiones sociales, sin darnos cuenta empezamos a conversar sobre el papel de los cristianos en la política y la función de la Iglesia en esteámbito de actuación social. En seguida se sumaron a la conversación varios vecinos que animaron una fiesta donde fue imposible sacar conclusiones. Del vocerío y la polémica me di cuenta que algunos esto de ser cristiano lo alargan como un chicle: decían que se puede ser cristiano y estar compartiendo los programas de cualquiera de los partidos actuales sin problemas de conciencia.

Al volver a casa pensaba que alguien debería clarificarcon razones estas afirmaciones fruto de un buen desayuno, pero quizás tambiéndel relativismo instalado en la propia definición de la palabra cristiano. Si en el ambiente propiamente eclesial muchas veces asistimos atónitosa personajes que se definen cristianos católicos pero que manifiestan convicciones básicas contrarias, ¿qué no pasará en la vida política cuando hace falta ganar un voto?

Me preguntaba si hoy se llama matrimonio a cualquier unión, vete a saber a qué y a quién llaman cristiano en el argot político.

Pienso que los inicios de la Democracia Cristiana, aunque difíciles, habían sido mucho más concretos. Se conocían las caras de un socialismo estructurado o del liberalismo que se manifestaban unívocamente en la vida pública y política. Hoy, el adversario, no tiene cara y las tiene todas, yo le llamo: todo vale, el nombre no importa, todo puede explicarse de otra manera, nada es lo que dice ser, la ética solo en los libros, hoy sí mañana veremos, todo me da igual lo importante es ganar y consumir, o aquella frase de Dalí cuando decía: "Picasso dice que es comunista yo tampoco".
En el argot político la palabra cristiano ha perdido también su rigor. Partidos de Europa que se atribuyen, incluso entre líneas, de estos apellidos, han aprobado leyes que están claramente en contra de la dignidad de las personas y de la ley natural inscrita en el corazón de todos los hombres. Hoy día la palabra cristiano en la política ha perdido credibilidad. Algunos se han servido de ella para lograr el poder que luego han ejercido sin ser consecuentes con sus principios. Hoy día, en general, la democracia cristiana en Europa no despierta el fervor de los cristianos, que decepcionados muchos militan en otros partidos, que con otro nombre muchas veces han mantenido mejor la antorcha.
Creo sinceramente que después de lo que ha llovido, hablar de movimientos políticos de inspiración cristiana no es suficiente para el ciudadano creyente porque induce a pensar que es más de lo mismo.
El cristiano que desea actuar en la política debería analizar bien los programas de los partidos afines para determinar si son compatibles o no con sus convicciones fundamentales. No se puede servir a dos señores claramente discordantes. Para aquellos que quieran regenerar la política y la vida publica con valores cristianos, no pueden dejar de lado las fuentes de la doctrina social de la Iglesia. Inclusotal como está el patio, hacer mención explicita de esta referencia – sin vincular por supuesto la Institución eclesial-podría ser conveniente para los ciudadanos próximos al nuevo ideario.
Decía en mi artículo anterior Más política, otras formas, nuevos objetivos: debemos concretar como cristianos nuestra vocación propia en la comunidad política colaborando activamente en todas aquellas propuestas que incidan en el gobierno de la cosa pública” .
Hoy, estarecomendación se hace más necesaria que nunca. El cristiano no puede permaneceren la sacristía, debe salir a la calle pública exponiendo sus idearios y porque no entrar en el Parlamento para defender democráticamente valores y verdades.
Una actitud de servicio a la polis también es una forma de caridad, no lo olvidemos.
Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>