Cristina Cifuentes quiere que el Estado regule por ley los vientres de alquiler, pero gratis

El PP se sumará a una iniciativa parlamentaria de Ciudadanos, en la que exige una nueva regulación, siempre que no haya una contraprestación económica o comercial entre la gestante y los padres biológicos

Cristina Cifuentes quiere que el Gobierno de España apruebe una ley que regule la gestación subrogada, lo que en Estados Unidos se conoce como vientre de alquiler. Eso sí, introduce un matiz muy importante, es necesario que no medie transacción económica ni comercial entre los padres biológicos y la madre gestante. Es decir, que se haga de forma altruista. Esa propuesta no deja de ser una cortina de humo, ya que lo mismo se hizo con la donación de óvulos y esperma gratuitos cuando a la hora de la verdad los donantes cobran dinero por ello.

La presidenta de la Comunidad de Madrid se sube a lomos de una Proposición No de Ley presentada por Ciudadanos en la Asamblea de Madrid para romper las costuras de la política de familia del PP. Ya lo hizo, al poco de llegar al cargo, al colgar por primera vez en los balcones de la Real Casa de Correos, sede del Gobierno regional, situado en la Puerta del Sol, la bandera arcoiris durante la celebración de la semana del Orgullo Gay de Madrid. En la iniciativa, que se tramitará el jueves en el Pleno, los de Albert Rivera piden al Parlamento regional que reclame al Gobierno central la aprobación de una Ley sobre Gestación Subrogada. Para apoyar la propuesta, Ciudadanos deberá apoyar una enmienda del PP en la que dejará claro, además de que se tendría que hacer de forma altruista, otras cuestiones como las garantías jurídicas y de seguridad de las partes. Fuentes del grupo popular en la Cámara autonómica han precisado que se trata de “adaptar una realidad a las necesidades de la sociedad”.

IN-33-VIENTRE-EN-ALQUILER-copy1-567x225

En España está prohibida esta práctica. Jurídicamente, lo más parecido que existe para este tipo de prácticas viene regulado por una instrucción de la Dirección General del Registro y el Notariado, de 5 de octubre de 2010, dependiente del Ministerio de Justicia. “La regulación permite inscribir como hijo de los padres biológicos al nacido en el extranjero en el vientre de una gestante siempre y cuando haya una sentencia judicial que acredite la filiación”, precisan desde el PP. Por ejemplo, si el niño nace en Estados Unidos, con presentar una resolución judicial en la que se reconoce el papel de los padres biológicos, la gestante y el hijo. “Obviamente, en España no es posible obtener este dictamen judicial que no está permitido”, señalan. Esta regulación se ha aplicado con ciertos problemas. En 2014 hubo una sentencia del Supremo que tumbó la instrucción. Básicamente, se reconocía como madre a la gestante que daba a luz al bebé y no entraba en más disquisiciones sobre los padres biológicos. Pero el pasado año una sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos volvió a hacer cambiar todo. Ese dictamen condenaba a Francia por no registrar a estos niños. A partir de entonces, en España ha vuelto a la instrucción de 2010.Ciudadanos plantea que el Gobierno central ofrezca unas garantías jurídicas para la madre, para los padres subrogantes y el bebé. “Nosotros a eso, añadimos el rechazo a que se haga cualquier uso comercial o mercantil de este asunto. Tiene que ser altruista. Pedimos que se prohíba cualquier uso comercial”, precisan. Asimismo, señalan a Estados Unidos donde la modalidad lucrativa, la de vientre de alquiler, tiene más predicamento. “En Estados Unidos esta práctica cuesta entre 100.000 y 150.000 euros. Aquí en Europa, Grecia es el país en el que más ha crecido y cuesta la mitad”, apuntan. También tienen reconocida esta práctica países como Ucrania, Rusia o Tailandia. En Inglaterra está aceptado pero el bebé no se inscribe a nombre de la madre biológica hasta que el niño tiene seis semanas. Este lapso de tiempo genera inseguridad entre las partes, ya que la gestante puede decidir quedarse con él. La Asociación por la Gestación Subrogada en España y la Asociación Son Nuestros Hijos luchan por el reconocimiento de su situación. En un principio, eran parejas homosexuales las que acudían a este tipo de práctica, pero ahora, el 80% son heterosexuales, en las que la mujer tiene problemas para desarrollar un embarazo. Y es que, dependiendo del país en el que se lleve a cabo, los padres pueden encontrarse con diferentes problemas. Por ejemplo, si el niño nace en Estados Unidos, el menor es estadounidense, pero si lo hace en Rusia no tiene la nacionalidad de ese país y “si en el Estado de los subrogantes tampoco se reconoce al bebé, entonces queda sin nacionalidad, como un apátrida”, precisan en el PP. Los conservadores quieren, además de que sea una práctica altruista, que haya mucha seguridad jurídica, ya que durante el embarazo pueden sobrevenir muchas circunstancias, tanto a los padres biológicos como a la madre. “Barajamos la posibilidad de que haya un seguro que indemnice a la mujer gestante en caso de que hubiese algún problema. Habría que hacer un contrato o llevar a cabo un procedimiento judicial para que todas las partes tengan claros sus derechos y obligaciones”, precisan los conservadores.

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

  1. 1

    ¿Que no haya una contraprestación económica o comercial entre la gestante y los padres biológicos, dice ciudadanos? Estos chicos están locos… ¿Acaso cree Rivera que una mujer se va a prestar a llevar a cabo una gestación POR NADA? ¡¡¡¡Si el aborto y otras formas de humillar a las mujeres se hacen solo y exclusivamente POR DINERO!!!!!

    Lo que no entiendo es que se hable de la emancipación de la mujer, de sus derechos, bla, bla, bla, y luego se propongan obscenidades e injusticias como las que nos ocupan

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>