Críticas a Ágora

Una de las críticas que he escuchado sobre la película Ágora de Alejandro Amenábar, es que los cristianos aparecen retrata…

Forum Libertas

Una de las críticas que he escuchado sobre la película Ágora de Alejandro Amenábar, es que los cristianos aparecen retratados en ella como sucios y andrajosos. La verdad es que no sé si eso sería un elogio teniendo en cuenta los ejemplos morales que proliferaban en aquella época entre ellos. Me refiero a las historias de Santa Thais y San Simeón Estilita. Santa Thais era de Alejandría, como Hipatia precisamente y casi contemporánea. Fue una antigua prostituta que se había convertido en devota penitente. El mérito de su vida consistió en encerrarse lo que le quedaba de existencia en una celda, donde recibía la comida a través de un agujero, y donde las historias mas morbosas y malsanas recalcan que convivía junto a sus propios excrementos. Historias de desprecio por el mundo y el propio cuerpo. Como la de Simeón estilita, que decidió vivir como anacoreta sobre el reducido espacio del capitel de una columna, donde le daban el alimento a través de un cesto atado a una cuerda. Es mejor no pensar lo que ocurría con sus aguas mayores y menores. Si esos eran los ejemplos de santidad, parece que el retrato de Amenábar en la película es incluso benigno. ¡Qué distancia gigantesca entre estas dos Alejandrinas, Hipatia y Santa Thais! Una tratando de entender el Universo y esforzándose por transmitir su saber, y la otra renunciando a su dignidad y al mundo para consumirse en un encierro entre inmundicia. Cualquiera que tenga dudas sobre los datos que aporto sobre las biografías de esos santos ejemplares y más o menos contemporáneos de Hipatia, que busque en google.

Hazte socio

También te puede gustar