Croacia legisla cerrar comercios los domingos

El parlamento de Croacia aprobó una ley el 15 de julio exigiendo a la mayoría de los comercios cerrar en domingo, aunque permitiendo abrir en temporad…

El parlamento de Croacia aprobó una ley el 15 de julio exigiendo a la mayoría de los comercios cerrar en domingo, aunque permitiendo abrir en temporada turística y en Navidades.

También se permite seguir abriendo en domingo a las tiendas de gasolineras, hospitales, estaciones de tren y autobús, así como las panaderías y floristerías.

Según el Gobierno, esta medida pretende que los ciudadanos puedan recuperar el domingo como un día dedicado a la familia, el descanso y la vida religiosa.

Croacia es un país mediterráneo y de cultura católica, pero que ha pasado décadas de gobierno comunista antirreligioso, en el cual el domingo era un día más, una extensión del sábado. Con la llegada del capitalismo (y el consumismo) el domingo se convirtió en un día más de trabajo y consumo compulsivo.

El domingo festivo –heredero del sabbath judío- es, probablemente, el mayor avance de los trabajadores en toda la historia. Fue generalizado en el Imperio Romano por Constantino, incluso exigiendo el descanso de los esclavos (en la Roma pagana se trabajaba 7 días a la semana y se acusaba de perezosos a los judíos por su descanso semanal religioso). Hoy ha tendido a extenderse incluso en países de cultura no cristiana.

Como explica el historiador Serguey Firsov, en su lucha contra la cultura cristiana, en 1929 la URSS estableció la “semana laboral móvil”:

Los trabajadores laboraban cinco días, descansando en el sexto (existía un término especial para denominar a este tipo de semana, una “semana nepreryvka ”, es decir “ininterrumpida).

El domingo cristiano dejó de ser una fiesta fija para los creyentes, dado que el descanso podía caer en cualquier día de la semana. Este orden persistió casi hasta la Segunda Guerra Mundial, y sólo una Orden del Soviet de los Comisarios del Pueblo de la URSS del 26-06-1940 restableció la situación anterior al declarar la jornada laboral de 8 horas, siete días laborables y al prohibir la ausencia voluntaria de los trabajadores y funcionarios en sus puestos.

Los “siete días laborables” significaron la vuelta del domingo como un día libre. En vísperas de una guerra cruel el poder dejó de experimentar con el calendario…

Comenta Juanjo Romero en su blog "De Lapsis"

En España nos puede parecer normal que no se trabaje en domingo —no sólo que los comercios cierren, aunque cada vez menos—. En el siglo XIX los gobiernos progres de entonces habían abolido la prohibición de trabajar en domingo, y fue el gobierno de Maura el que en 1904 aprobó la ley que sigue vigente. Forma parte de esos «derechos fundamentales de los trabajadores» que en España nunca conquistaron los sindicatos (como casi ninguno).

 

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>