Cuando el textil de lujo se usa como moneda

En cada rincón del continente africano, allí donde se desparrama un mercado al aire libre, suelen ofrecerse vistosas telas de colores, con diseños geo…

En cada rincón del continente africano, allí donde se desparrama un mercado al aire libre, suelen ofrecerse vistosas telas de colores, con diseños geométricos, repetición de alegres y exóticos motivos que pintan de colores las calles y explanadas donde se exponen los variopintos y abigarrados mercados en África.
Las mujeres africanas se engalanan con estas coloridas telas, que las realza el color ébano de su piel, y que lucen con la elegancia y dignidad que las caracteriza. Un simple trozo de tela se convierte así en un vestido confeccionado, o, como en la mayoría de los casos, en improvisadas faldas ceñidas a su cintura con gracia, al estilo de un pareo playero.
Las africanas le dan a las telas otras utilidades: envuelven sus pertenencias en hatillos cuando viajan o fabrican improvisadas mochilas portabebés. Primero se colocan al bebé en brazos, a horcajadas o a la espalda, después le abrazan con el paño y anudan con destreza los cabos a su cintura. Así el bebé tiene cercano el pecho de la madre, si tiene que ser amamantado. Y además, le permite a la madre africana, siempre afanosa y pluriempleada, moler el mijo, sembrar los cultivos, recoger la siembra, limpiar la casa, cocinar, trabajar en el mercado o ir a por agua, mientras transporta a su hijo.
 
Las telas africanas también sirven para recoger el cabello. Hay múltiples maneras de anudar una sencilla tela a la cabeza, convertirla en turbante o pañuelo que se anuda con gracia y que da colorido al rostro, y que remata un conjunto de bubú, kaftán o pareo africano.
Los mejores embajadores de la moda africana
Los trajes de estilo africano son también llevados con gran elegancia y orgullo por los mejores embajadores del continente. El archiconocido y respetado Nelson Mandela es el mejor modelo. Uno de los diseñadores más veteranos, el burkinense Pathe O, se ha encargado en múltiples ocasiones de diseñarle sus originales camisas.
Por su parte, la última premio Nobel de la Paz, la keniana Wangari Maathai, lució en la ceremonia de entrega de los Premios en Oslo, un bubú color bronce, ribeteado con motivos circulares negros, a juego con un pañuelo anudado en la cabeza, al más puro estilo africano. También la nueva presidenta de Liberia, Ellen Johnson-Sirleaf suele hacer honor a la belleza de los diseños africanos.

Otro habitual del estilo autóctono es Olusegun Obasanjo, presidente de Nigeria, que suele vestir con bubús, más frescos y apropiados para los climas tropicales que el traje y corbata occidental. Algunos cantantes senegaleses, como Baba Maal y Youssou N’Dour, han sido vestidos por la diseñadora y empresaria, también senegalesa, Oumou Sy.

El mercado textil africano, en Holanda
Existen numerosas fábricas textiles a lo largo y ancho del continente que producen millones de metros de tela de algodón, que después se pueden ver alegrando cualquier mercado africano. Pero la tela más prestigiosa se elabora en Holanda. También entran telas de Estados Unidos y algunos países asiáticos, sobre todo de China. En su comercialización intervienen mayoritariamente exiliados libaneses.
 
Pero si hay una tela codiciada en el continente es la que fabrica la Real Duch Wax, propietaria de la compañía Vlisco, con sede en Helmond, al sur del Holanda, creada en 1846. Desde hace más de 100 años, la Real Dutch Wax ha sido la gran suministradora de textiles de calidad para África, que luego comercializaban las famosas Nana Benz en los mercados más prestigiosos de África Occidental. Hoy la Vlisco tienen filiales en R. D. de Congo, Costa de Marfil, Nigeria, Ghana, Sudáfrica…
Aunque en su departamento de diseño no hay ningún africano, sus impresiones están pensadas exclusivamente para el mercado africano. Las telas con el sello Vlisco son más caras que el resto de la oferta que hay en el mercado, pero la calidad del algodón usado y el diseño son incomparables. De hecho, las telas Vlisco se han convertido en todo un símbolo de lujo y estatus en África.
 
Según reconoce Hernk Bremer, director comercial de la empresa para África, es un producto inasequible para la mayoría de los africanos. Algunos, incluso, las compran como inversión. “El valor de las telas Vlisco es más estable que muchas monedas africanas”, asegura Bremer.
De cara al futuro, Vlisco planea lanzar una marca de moda africana en Sudáfrica, con una línea de lujo y otra de prêt à porter. Se llamará Aziza, que en suahili significa “maravilloso”. Según sus promotores, será una especie de “afro-Gucci”.
Diseños de Alphadi y Oumou Sy
Seidnaly Alphadi, maliense de nacimiento y nigerino de adopción, es uno de los estilistas africanos de mayor reconocimiento mundial. Ha participado en las mejores pasarelas del mundo. Estudió turismo en París, y en la actualidad vive a caballo entre Francia y África, donde inicia a otros africanos en la industria de la moda.
 
De joven, Alphadi soñaba con ser diseñador de moda, pero, bajo presión familiar, optó por estudiar Turismo en París, gracias a una beca del Gobierno francés. Sin embargo, siguió cursos de moda por las tardes. A los 27 años decidió que ésa sería su profesión.

“Francia me ha aportado la inspiración para mis creaciones y la libertad para crear”, dice agradecido a la tierra que le acogió. En 1998 fundó el Festival internacional de la Moda Africana (FIMA). El año pasado, del 29 de noviembre al 3 de diciembre, se celebró la V Edición de este Festival en Níger. Actualmente, Alphadi cuenta con una boutique en París y en Washington. Además es presidente de la Federación Africana de Creadores de moda (FAC).
Por su parte, la senegalesa Oumou Sy es reconocida por sus originales trajes de alta costura y pret-à-porter. Autodidacta, empresaria, diseñadora, profesora y fundadora de varios encuentros de moda en Dakar, desde muy joven comenzó a interesarse por los textiles y por la moda. Creó sus propios talleres de Estilismo y fundó el Centro de formación técnica en artes tradicionales y modernas de costura en África Occidental.
Sus trajes se han podido ver también en las mejores pasarelas del mundo. Ha participado en el estilismo de películas de grandes cineastas africanos, como Djibrill Diop Mabpety, Sembéne Ousmane e Idrissa Ouédraogo. Cuenta con tiendas propias en París, Londres y Ginebra. Es también fundadora del carnaval anual de Dakar y de la Semana Internacional de la Moda de Dakar.
 
Motivos y colores

 
En África Occidental están muy extendidos los motivos geométricos de líneas en zigzag y círculos concéntricos, que simbolizan el movimiento de la vida, heredado de los motivos usados en los tejidos tradicionales. El nudo trenzado es típico de los tejidos kuba o bakuba; se cree que puede ser de procedencia norteafricana.
Además de una variada gama y mezcla de colores, son frecuentes las tricomías, como en los murales dogón, que juegan con el blanco, el negro y el rojo, o las figuras geométricas de los ndebele en Sudáfrica. También son muy comunes el uso del azul, amarillo, rojo y verde, como en las telas kente, realizados por hombres ashanti, en Ghana.
 
Las telas bogolán, que significa literalmente “el resultado que da la arcilla” están teñidas con barro y plantas naturales. Así numerosas telas en África Occidental juegan con una paleta cromática parecida, donde predominan los tonos naturales, como el marfil, vainilla, tierra, caldera, ocre, oro y negro.
Tejidos y tintes peculiares
Hoy, la fibra textil más empleada en África subsahariana es el algodón. La lana se encuentra únicamente en los límites del Sahara, y la rafia se sigue usando, aunque muy poco, en el África central. La seda era únicamente utilizada por los reyes ashanti de Ghana y Costa de Marfil.
Para la elaboración de tejidos de lana se sigue utilizando una técnica rudimentaria que implica el manejo de un telar, normalmente de madera. Las bobinas, también de madera, están artísticamente talladas. Se suele usar para confeccionar la vestimenta tradicional más elegante, y para las telas que sirven de soporte a los tapices.

En los tapices, la impresión del color y de los motivos ornamentales puede hacerse mediante dos procedimientos, bien pintando directamente en el tejido o bien tratándolo sucesivamente, hasta conseguir la decoración deseada. Para pintarlo, se sigue una técnica tradicional, que consiste en la utilización de punzones de hierro y de madera.

Las líneas finas se marcan con algún objeto de hierro que termina en una hoja curva; el grosor de su perfil es lo que determina la anchura de las líneas. Para llenar espacios de pintura plana, se emplean punzones de madera. Los colores predominantes son el negro, el ocre y el marrón, que se obtienen de ciertas sustancias minerales y vegetales.
La decoración de la tela también puede hacerse variando el color de los hilos, método que emplean los artesanos hausa de Kano, en Nigeria. El resultado es un diseño geométrico. Por su parte, los senufo de Costa de Marfil primero tejen tiras de unos 15 centímetros de ancho, las cosen entre sí con hilo y luego las pintan. Obtienen la pintura de jugos de plantas diluidos en agua, secados al sol y a veces mezclados con barro.
 
El colorante más empleado es el índigo. Jean Bardot, que viajó a finales del siglo XVII por la Costa de Oro, actual Ghana, relata que las mujeres recogían las hojas de un matorral, las machacaban en grandes morteros y hacían bolas que dejaban secar al sol. A continuación rompían las bolas mezclándolas con ceniza y agua. El producto que goteaba se secaba de nuevo; sólo la costra superficial servía de tinte. Además del índigo, se utilizaban otros pigmentos para obtener el negro, el amarillo y el rojo. El color castaño se conseguía con la nuez de cola.
La impresión del color también se puede obtener sumergiendo la tela en diferentes productos. El resultado recibe el nombre de batik, y es típico de Malí y Burkina Faso. Se empieza tiñendo el tejido de un color determinado. Luego, con cera o barro se delimita la ornamentación, y se aplica sosa cáustica o algún producto similar que actúa sobre las partes desprotegidas obteniendo el consiguiente contraste.
Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>