Cuando se vota a CIU ¿qué se está votando exactamente?

Este pasado martes se trató en el Congreso de los Diputados la toma en consideración de la ILP, avalada por un millón y medio de firmas, el triple de …

Forum Libertas

Este pasado martes se trató en el Congreso de los Diputados la toma en consideración de la ILP, avalada por un millón y medio de firmas, el triple de las necesarias, que perseguía restituir su sentido a la institución del matrimonio, de la paternidad y la maternidad, y retornar los derechos al niño en el proceso de adopción.

En esta ocasión CiU se partió el tiempo de su intervención: la mitad para Convergencia, la mitad para Unió. La primera, con Mercè Pigem como portavoz, vino a decir que en su grupo había libertad de voto y conciencia, y al hilo de esta lógica, que votarían en contra a la toma en consideración. CDC, por tanto, votó en bloque “no”. En esto no hubo ninguna libertad de conciencia y sí una complejidad difícil de explicar políticamente, primero porque en la ley sobre el matrimonio homosexual su posición tendió a la abstención. Hay un cambio de actitud. Y también porque la ILP diferenciaba el matrimonio de la adopción y el líder de Convergencia Artur Mas, ya votó contra ella en el Parlamento de Catalunya. Unió, por su parte, siguió la línea de coherencia a la que nos tiene acostumbrados y votó “si” a la toma en consideración.

En realidad, lo de la libertad de voto es una ficción. Los diputados de CDC, liderados por Campuzano, votan siempre en un mismo sentido en este tipo de temas. Para no ir más lejos, hace pocos días el propio Campuzano apoyaba la propuesta de Izquierda Unida para introducir la eutanasia. Son palabras mayores. Lo de la libertad de voto es una reliquia del pasado, de los años ’80, cuando discutir el modelo de sociedad significaba cuestionar o defender el libre mercado, la libertad de iniciativa, el valor del empresario, y de vez en cuando, muy de vez en cuando, se planteaba alguna cuestión de esta naturaleza. Fue el momento de la ley del aborto, para citar una referencia concreta. Pero la dinámica política de los gobiernos de UCD y del PSOE no iba en el sentido de cambiar radicalmente las instituciones insustituibles socialmente valiosas porque son las que construyen la sociedad civil, como el matrimonio, la paternidad, la maternidad, la descendencia y el parentesco. Hoy, discutir el modelo de sociedad significa exactamente discutir esto, y por consiguiente, ha pasado a ocupar el centro de la agenda política. Flaca memoria hay que tener para no recordar la abundancia de leyes aprobadas en esta legislatura sobre estas cuestiones, y donde el voto de CiU es siempre contradictorio.

Por tanto, la libertad de voto ya no es un hecho excepcional, sino algo que afecta a la propia coherencia política cotidiana. Esto en un sistema electoral de listas cerradas y bloqueadas es muy grave, porque se vota a diputados que después no sólo no te representarán sino que atacarán lo que tú defiendes. Duran Lleida está en las antípodas de Campuzano, y en un partido europeo difícilmente estarían en el mismo lugar. Se podrá decir que se trata de una coalición. Cierto. Pero que presenta la singularidad única en Europa de que va como tal a las elecciones en lugar de formarse después, y que, por tanto, pide el voto de manera como un todo.

Esta situación se está volviendo insostenible, a menos que haya una clarificación por parte de CDC. ¿Cuantos electores de CiU sabían que al votar la lista en las pasadas generales estaban votando a algunos diputados elegidos que apoyarían a Izquierda Unida en el tema de la eutanasia?.

Claro que en el fondo de todo late otro problema: por omisión, la dirección del partido no controla la línea de sus diputados en Madrid en las cuestiones cotidianas. Sólo cuando se trata de temas competenciales o determinadas cuestiones económicas. Y esto es muy grave, porque al final resulta que unos diputados respetabilísimos pero elegidos en una lista cerrada en nombre de una etiqueta y, por tanto, perfectamente substituíbles por otros, son quienes marcan la ruta en algo tan importante como es el Congreso de los Diputados. Sumado y restado, una situación imposible incluso a corto plazo.

Hazte socio

También te puede gustar