Cuatro obispos encarcelados, once bajo vigilancia y uno en busca y captura en la China preolímpica

Dentro de tres años llegarán políticos y deportistas del mundo entero a China y resonarán discursos de fraternidad universal, progreso y solidaridad e…

Dentro de tres años llegarán políticos y deportistas del mundo entero a China y resonarán discursos de fraternidad universal, progreso y solidaridad entre los pueblos. Es posible que el obispo An y el obispo Su, ambos de Baoding, escuchen los discursos desde la prisión… si es que no están muertos, porque de hecho nadie sabe donde están desde que fueron detenidos por las autoridades chinas, uno en 1996 y otro en 1997.

 

Recientemente el gobierno chino aprobaba una serie de medidas sobre libertad de culto para que entren en vigor en marzo de 2005, en teoría para "garantizar la libertad religiosa", pero en realidad para tener un mayor control de la población creyente. Aunque la constitución china permite la libertad de culto y religiosa –como en su día la de la URSS de Stalin- la realidad es que el Estado consagra el ateismo como la opción preferencial y presiona sobre los chinos con creencias religiosas, a saber: 100 millones de personas que practican una mezcla de busdismo, taoísmo y confucionismo, de 7 a 10 millones de budistas tibetanos lamaístas, 22 millones de musulmanes (con 40.000 imanes en la provincia oriental de Shinjiang) y 18 millones de cristianos, entre católicos y protestantes.

 

Obispos actualmente encarcelados en China

 

Obispo Gao, de Yantai – Arrestado en Octubre de 1999, murió en la cárcel por causas desconocidas en agosto de 2004.

Obispo An, de Baoding –  Arrestado en marzo de 1996, no se sabe si está vivo o muerto.

Obispo Su, de Baoding – Re-arrestado en octubre de 1997, tras 17 meses escondido. No se sabe si está vivo o muerto.
Obispo Han, de Yong Nian – Arrestado en Diciembre de 1999.

Obispo Shi, de Yixian – Arrestado en Abril de 2001

 

Obispos escondidos bajo orden de busca y captura

Obispo Han, de Siping – Lleva muchos años escondido, escapando de la persecución del gobierno.
Obispos bajo vigilancia o arresto domiciliario
Obispo Fan, S.J., de Shanghai – bajo estricta vigilancia
Obispo Hao, de Xiwanzi – bajo estricta vigilancia
Obispo Ma, de Ningxia – bajo estricta vigilancia
Obispo Yu, de Hanzhong – bajo estricta vigilancia 
Obispo Lin, de Wenzhou – Arresto domiciliario
Obispo Jia, de Zhengding – Arrestado en 1999, liberado en 2000, vuelto a arrestar en 2002, liberado días después. Ahora bajo vigilancia.
Obispo Li, de Tianjin – Confinado en lo alto de una montaña en condiciones muy austeras
Obispo Liu Guandong, de Yixian – Anciano y paralítico, está bajo arresto domiciliario. Fue el fundador de la Conferencia Episcopal clandestina.
Obispo John Yang, de Fuzhou – Arrestado en 2000, actualmente bajo arresto domiciliario
Obispo Xie, de Mindong – Arrestado en 1999, actualmente libre bajo estricta vigilancia.
Obispo Zeng, de Yu Jiang – Arrestado en 1995, puesto en libertad en 1998, Actualmente bajo vigilancia.

¿Tendrán libertad los obispos y sacerdotes detenidos para ir a ver competir a la gimnasta Liu Xiu en 2008? ¿O lo verán desde la cárcel?

 
La Iglesia florece pese a la persecución

Con todo, en China el número de los católicos está creciendo. Cuando China cayó en manos de los comunistas en 1949 tenía 3 millones de católicos. Tras más de 50 años de represión antirreligiosa hay hoy de 10 a 12 millones de católicos entre los oficiales y los clandestinos, con toda una serie de testimonios, mártires y una fuerte Iglesia de las catacumbas.

El fenómeno de la llamada Iglesia subterránea se remonta a finales de los años 70. Antes, quienes no deseaban formar parte de la Asociación Patriótica (que proclama una Iglesia independiente de Roma y sometida al Partido Comunista) eran simplemente encarcelados o asesinados. Con Deng Xiaoping, tras los excesos de la Revolución cultural de Mao (1966-1976), el clero debía elegir: o aceptar el estrecho control del Estado sobre los ritos y actividades pastorales, o huir del control creando estructuras paralelas (iglesias domésticas, seminarios, etc.) Desde 1994 hay una serie de campañas contra los católicos de la Iglesia independiente del Estado, fiel al Papa. Los métodos incluyen el secuestro de sacerdotes u obispos, los arrestos domiciliarios, violencias físicas y psicológicas y chantajes económicos.

Obispos oficialistas reconciliados en secreto

En los últimos años, la frontera entre la Iglesia del Estado y la Iglesia católica fiel a Roma se han ido desdibujando. Se calcula que la mitad de los obispos y sacerdotes de la Iglesia oficialista están secretamente en comunión con Roma, aunque en el episcopado oficialista hay un poco de todo: obispos legítimos pero no realmente fieles a la Santa Sede; ilegítimos pero reconciliados secretamente; ilegítimos no reconciliados; legítimos y reconciliados, pero secretamente. En cuanto a los obispos clandestinos, todos son legítimos… pero bajo vigilancia, arresto domiciliario o desaparecidos en cárceles chinas.

Persecuciones variables

Las persecuciones no siempre son de la misma intensidad; dependen de la presión internacional, los funcionarios locales y las directrices del Gobierno. En provincias donde la persecución no es fuerte, conviven más o menos en paz la Iglesia clandestina y la oficial. Los oficiales pueden ir a la Misa sin ningún problema, en tanto que los clandestinos tienen que ir a escondidas, y dependen de si tienen pastores que les administren los sacramentos o no. En regiones donde la persecución es intensa, no es posible ningún tipo de culto. Los sacerdotes clandestinos cada noche cambian el lugar en que viven para no ser descubiertos; no pueden trabajar y por tanto no tienen dinero. Nómadas y económicamente precarios a veces presentan el físico demacrado de un fugitivo.

Aunque la ley prohibe profesar cualquier credo antes de los 18 años, de hecho la vida en familia lleva siempre a muchos a transmitir la fe y a aceptarla. Tener hijos es una heroicidad en China. Según Bernardo Cervellera, director de la Agencia Fides y experto en la situación china, los católicos a menudo son extorsionados por las autoridades locales, en tanto que minoría sospechosa. Pagando más impuestos pueden tener más de un hijo. Son la comunidad que más se ofrece para adoptar niños abandonados. Muchos han creado pequeños orfanatos donde acogen a los niños abandonados a causa de la política del hijo único; a veces con el apoyo del Gobierno, otras no. Algunos escapan a provincias vecinas donde el régimen del Gobierno local no es tan rígido o bien a zonas montañosas y pueblos pequeños a vivir de campesinos. En muchas provincias se practican los abortos forzosos.

Enlace relacionado

Hazte socio

También te puede gustar