Cuenta anual de resultados

Al acabar el año todos deberíamos revisar nuestra vida, pues no tenemos otra

Cuando el año se acaba desde la alta administración a la más pequeña empresa se afanan por establecer su cuenta de resultados, más cuando por ley se exige transparencia en la gestión, aunque dudo que ello pueda terminar con las viejas lacras del derroche, la mala administración o la corrupción.

Pienso que la cuenta de resultados también podría tratar de establecerla cada uno de nosotros respecto a su vida. Aunque pensemos que  “mi vida es mía y no tengo que dar cuentas a nadie” habremos de reconocer que no tenemos nada que no hayamos recibido, empezando por la vida misma cuyos días pasan aprisa y vuelan sin que podamos detenerlos, sin que podamos disfrutarlos sin inquietudes ni sobresaltos.

También hemos recibido la suficiente inteligencia, al menos nadie se considera tonto, aunque reconozcamos que hay otros con más o menos conocimientos que cada uno de nosotros, lo mismo que hay otros más ricos o más guapos, más pobres o más desgraciados.

Podríamos estudiar para nuestra cuenta personal de resultados si durante el año que termina nuestra vida ha sido positiva o negativa, si hemos crecido como personas, si hemos conseguido establecer mejores vínculos con nuestros prójimos, si hemos colaborado activamente en la construcción de un mundo más humano, más fraterno, más justo.

Quizás hemos envidiado a los que son o tienen más que nosotros, lo cual habrá amargado tontamente nuestra vida. Tener cosas no es malo, pero hay que usarlas teniendo claro de que habrán de quedarse aquí cuando termine nuestra aventura vital. Detrás del coche fúnebre que nos conduzca al cementerio no va a ir ningún camión de mudanzas con nuestras pertenencias. Llegamos a la vida desnudos y desnudos nos iremos de ella.

Nos desean que el año próximo seamos felices aunque no sabemos en que consista tal felicidad. ¿Ganar dinero? ¿Conservar la salud? ¿Tener éxito en nuestras relaciones sociales y familiares? Seremos cada uno de nosotros quien tendrá que ir construyendo su vida día a día, trenzando los lazos que nos unen a los demás o podemos optar por encerrarnos en nuestro propio egoísmo viendo en los demás competidores a los que vencer y despojar. La decisión es nuestra, de cada uno.

También podemos optar por encerrarnos en la abulia, el desinterés, el pesimismo y desde un sordo resentimiento, reclamar que el estado resuelva todos nuestros problemas. Quizás es lo que hemos hecho en el año que termina y lo que pensamos hacer en el próximo. Solo nos ha sido dada una vida y podemos estropearla para siempre. Parece lógico que quien nos la dio nos pida cuentas de lo que hemos hecho con ella.

Si pensamos que nadie nos pedirá cuentas de nuestra vida y que con la muerte volvemos a la nada, todo sería un absurdo incomprensible. La parábola de Jesús que cuenta el evangelio de Mateo sobre el señor que repartió diversos talentos entre sus siervos y al cabo del tiempo les pidió cuentas y aquellos que habían hecho fructificar lo que recibieron fueron premiados pero el que no lo hizo resultó condenado, debemos tenerla en cuenta.

Un nuevo año puede ser una nueva oportunidad de poner en juego los talentos que hemos recibido que no podemos desaprovechar.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>