‘Cuéntame cómo pasó’ presenta a los provida como violentos, xenófobos, machistas y de ideología nazi

El capítulo ‘Bienvenido Mr. Tierno’ se sitúa en 1985, el año de la primera Ley del Aborto, y toma partido por los abortistas ante un debate que sigue dividiendo a la sociedad. ¿Dónde está la supuesta neutralidad de la televisión pública?

Momento en el que Antonio Alcántara se enfrenta al matón que TVE pinta como un supuesto provida Momento en el que Antonio Alcántara se enfrenta al matón que TVE pinta como un supuesto provida

El pasado 19 de enero Televisión Española emitió el primer capítulo de esta nueva temporada de la popular serie ‘Cuéntame cómo pasó’, titulado ‘Bienvenido Mr. Tierno’, en referencia al fallecido ex alcalde de Madrid Enrique Tierno Galván.

Situando la acción en 1985, año en el que entró en vigor la primera Ley del Aborto, en ‘Bienvenido Mr. Tierno’ se puede ver una escena donde Antonio Alcántara, interpretado por Imanol Arias, es abordado en plan matón por el líder de unos supuestos defensores de la vida, que responde al nombre de Marcial (Francisco Ortiz), para forzarle a que firme un manifiesto contra el aborto.

El individuo aparece repartiendo con sus compañeros unas octavillas rojas, con el dibujo de una esvástica nazi, donde se puede leer “¡¡No al aborto!! Crimen contra la raza”. En otras escenas este grupo de radicales insulta a mujeres y llama “asesinos” a los partidarios del aborto.

Las octavillas de la polémica, con la esvástica, en manos del supuesto y violento activista provida

Las octavillas de la polémica, con la esvástica, en manos del supuesto y violento activista provida

Es decir que RTVE toma partido a favor de los abortistas y presenta a los colectivos provida como violentos, xenófobos, machistas y de ideología nazi, ante un debate que a día de hoy sigue dividiendo a la sociedad y un fenómeno que ha costado la vida a más de dos millones de niños y niñas por nacer.

Tras visionar todo el capítulo, cabe preguntarse dónde está la supuesta neutralidad de RTVE, una televisión pública que se paga con el dinero de todos los españoles.

Tergiversar la realidad

Para que los lectores puedan juzgar por sí mismos, reproducimos a continuación algunas de las escenas que millones de personas pudieron ver en ese capítulo de ‘Cuéntame cómo pasó’, en el que de forma un tanto burda se tergiversa el debate real en torno al aborto para mostrar otro ficticio en el que solo unos son los “buenos” y los otros los “malos”.

Al inicio del capítulo, el narrador e hijo pequeño de los Alcántara, Carlitos, explica cómo “la inauguración del Centro de Planificación Familiar no sólo iba a traer al alcalde Tierno Galván al barrio, antes ya había traído otra cosa a las calles de San Genaro: la polémica. Grupos antiabortistas trataban de convencer a los vecinos y recogían firmas para impedir su inminente apertura”, explica, mientras se ve a un grupito de hombres y una mujer, contrarios al aborto, repartiendo octavillas.

“Mirad, como este barrio está lleno de rojos, porque está lleno de rojos, lo que tenemos que hacer primero es ir a la gente que conocemos, no esperar a que vengan a firmar, sino entrar a los que conozcáis y luego ya después…”, explica Josefina, vecina del barrio y contraria al aborto.

“¡Antonio, Antonio, qué suerte! Mira, tú vas a ser el primero […] Estamos recogiendo firmas para el aborto, ya sabes, contra el aborto […] Solo hay que firmar…”, le dice a Antonio Alcántara. Cuando este la esquiva y se gira, el tal Marcial, personaje de unos treinta y pico años, con barba y una cazadora de piloto, le frena con la mano en el pecho y le dice: “Hay que echar a la chusma del barrio, caballero”, lo que provoca un cierto enfrentamiento entre ellos. A continuación se ve la escena en la que los radicales están repartiendo las octavillas contra el aborto con el símbolo nazi.

Otro momento del enfrentamiento entre el personaje que interpreta Imanol Arias y el radical anti aborto que pinta TVE

Otro momento del enfrentamiento entre el personaje que interpreta Imanol Arias y el radical anti aborto que pinta TVE

Más adelante, cuatro personas entran en la parroquia del barrio y Josefina habla a unos pocos asistentes sobre el nuevo centro de planificación familiar que se ha abierto, en presencia del párroco del templo, Froilán: “ese sitio va a ser la vergüenza de San Genaro, porque detrás del inocente nombre de Centro de Planificación Familiar se esconde una auténtica fábrica de matar niños, ni más ni menos”.

Después toma la palabra Marcial: “vecinos, no nos conocemos, no somos de este barrio pero estamos aquí porque en todos los distritos de la ciudad tenemos el mismo problema. Este Ayuntamiento está llenando las calles con clínicas como estas, ¡pagadas con nuestros impuestos!, convirtiéndonos en cómplices pasivos de esa atrocidad, así que les vamos a decir bien alto y bien claro que aquí no les queremos, que este es un barrio de personas decentes. ¡Vamos a reventar esa inauguración! ¡Que se entere el señor alcalde de que todavía existen españoles como Dios manda!” Y a la arenga responden solo tres o cuatro personas con un aplauso.

La pincelada xenófoba que 'Cuéntame' pinta en el siniestro personaje

La pincelada xenófoba que ‘Cuéntame’ pinta en el siniestro personaje

“¿Este negro qué pinta aquí?”

Entonces, un sacerdote negro ayudante del titular de la parroquia que entra en ese momento le pregunta sobre esa supuesta reunión, que nadie había convocado. Pero Marcial se dirige a ellos con autoritarismo y tintes racistas: “¿Qué problema hay? Solo estamos hablando”. Y responde el sacerdote de color: “Yo creo que aquí están haciendo algo más que hablar”. “Josefina, ¿este negro que pinta aquí?”, añade Marcial.

Interviene Antonio Alcántara: “este negro pinta lo que le da la gana, porque es el cura de la parroquia […] ¿Y tú que pintas aquí?”, le dice. “Estoy defendiendo el quinto mandamiento de la ley de Dios… como buen cristiano”, responde Marcial.

Luego, a petición del párroco, todos abandonan la iglesia mientras una voz en off recuerda que “el 12 de abril de 1985 el Tribunal Constitucional falló en contra de la ley del Gobierno socialista que despenalizaba la interrupción voluntaria del embarazo en tres supuestos: peligro de la vida de la madre, malformación del feto y violación por considerar que no garantizaba suficientemente el derecho a la vida y a la integridad física”.

En otra secuencia, Marcial ataca a un cámara vecino del barrio por grabarle, destrozándole la cámara. Y para rematar, se presenta en la fiesta reivindicativa del barrio con tres coches, todos ellos hombres, y encabezan el grupo contrario al aborto que se enfrenta en tono chulesco a unas mujeres que están en la acera al lado del centro de planificación familiar: “Muy bien, haciéndoos las valientes. ¿Qué?”, les dice en tono intimidatorio. “Que sois unos asesinos, hombre. Vamos todos, ¡Asesinos! ¡Asesinos! ¡Asesinos!…”, corean. Y ellas responden repitiendo esta frase: “¡Nosotras parimos, nosotras decidimos!”.

Imagen del momento en el que Marcial se enfrenta al grupo de mujeres gritando repetidas veces "asesinos" a los partidarios del aborto

Imagen del momento en el que Marcial se enfrenta al grupo de mujeres gritando repetidas veces “asesinos” a los partidarios del aborto

Tras ver este capítulo de ‘Cuéntame cómo pasó’, la huella que deja en cientos de miles de telespectadores, que sienten una especial simpatía por la familia Alcántara, es la de que el colectivo provida está compuesto por matones ultras que se dedican a amedrentar a quienes son partidarios del aborto; unos personajes además con tintes xenófobos y machistas.

De hecho, esta forma de presentar y manipular la realidad no es casual, como tampoco lo es ese enfrentamiento final entre los supuestos provida, encabezados por el grupo de matones, y las partidarias del aborto (todas mujeres), por mucho que el director de ficción de TVE, Fernando López Puig, argumente que la producción se limitó a plasmar lo que la documentación de la época recogió.

Las excusas de TVE

De hecho, ante las críticas recibidas por diferentes grupos provida, esa era la defensa que hacía López Puig a finales de febrero para justificar el guion del capítulo ‘‘Bienvenido Mr. Tierno’ en el programa del defensor del espectador, Ángel Nodal, en La 2.

López Puig aseguró que en ningún momento se definió como provida a los manifestantes aparecidos en el episodio 312 de la serie, y que tampoco se había identificado a estos colectivos como nazis.

El directivo quiso dejar claro desde el principio la “complejidad” del movimiento provida, aunque añadió que en ningún momento del episodio se utiliza ese término para definir a los antiabortistas.

Según él, la documentación de la época contiene que a aquella manifestación multitudinaria le respondió otra de signo contrario en la que se repartieron los panfletos mostrados.

 

Hazte socio

También te puede gustar

2 Comments

  1. 1

    El lamentable que en este mundo que nos ha tocado vivir,donde se intenta suprimir la pena de muerte para todos los hombres y mujeres,lo cual es bueno sin ninguna duda, pero se decide sobre la vida de aquel que ya a existe, pero aun no ha salido del vientre de su madre,estos como son indefensos, no pueden lamentarse , hacen poco bulto,gastan poco en comida ¡No importa! si me molestan, me lo cargo y ya está¡Que bruto!.Se imagina que en lugar de este niño, fuera mas interesante porque me da más trabajo,gasto mas en comida, vestidos, medicinas etc .. matara a su hermano mayor ¿Cual de las dos manifestaciones le ‘parece más dura ?.Hay que decir que ambas son de igual maldad,! sólo es un problema de edades¡.

  2. 2

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>