Cultura cristiana no es sinónimo de Fe religiosa, o el suicidio nacional.

La cultura está configurada por todos aquellos ingredientes que contribuyen a que tengamos una determinada concepción del mundo, de la historia, de la…

Forum Libertas

La cultura está configurada por todos aquellos ingredientes que contribuyen a que tengamos una determinada concepción del mundo, de la historia, de las personas, en definitiva, de la realidad.

La Fe, la fe cristiana, significa algo distinto: la convicción de que Jesucristo es Dios Encarnado que murió y resucitó, y que su encarnación se produjo en la plenitud de los tiempos para traernos la Buena Nueva, que significa el conocimiento del amor de Dios y la vida eterna en este amor.

Naturalmente, todas las grandes concepciones religiosas han generado culturas: el budismo, el taoísmo, el hinduismo, el Islam. Pero es bien visible que sus desarrollos culturales no están necesariamente conectados con estar adscritos en aquella fe religiosa. El yoga forma parte del eje central de la práctica religiosa hindú, pero es evidente que también es un componente cultural que puede ser practicado sin pertenecer a aquella fe, de hecho se puede practicar sin tener la más mínima idea religiosa.

Situados en nuestro contexto, algunas evidencias clamorosas lo demuestran. Por ejemplo: ¿por qué se representa la paz con una paloma que lleva una rama de olivo en el pico? Este es un grafismo utilizado hasta la exhaustividad. Forma parte de nuestra interpretación cultural de la paz. Pues bien, como muchos otros su raíz es bíblica.

Surge del Libro del Génesis, cuando Noé envía una paloma para ver si la tierra ha empezado a secarse tras el Diluvio Universal, y en el segundo viaje, el animal vuelve con una rama de olivera en el pico. Es el inicio de la buena noticia de que el nivel del agua ha empezado a descender, y el preludio, como narra el Libro, de la paz de Dios con los hombres. La reconciliación.

Otro tanto podríamos decir de la bandera de Europa. ¿Por qué es de color azul cielo con doce estrellas en forma de círculo? Cuando se estableció la Unión, con otro nombre, estaba compuesta por tan solo 6 países, y tardo algunos años en alcanzar la docena, cifra que después ha sido superada hasta llegar a los actuales 27 estados miembros. La razón es que el diseño original está inspirado, como explicó su autor, un luxemburgués, en el manto de la Virgen y las doce estrellas que la coronan en un ventanal de iglesia. Es en este caso la inspiración no es ya cristiana, sino directamente católica. Pero ello no es inconveniente para que represente una realidad plural.

Con todo esto lo que quiero decir es que nuestra cultura, la europea, y de una manera más acentuada la que es propia de nuestro país, está tan estrechamente vinculada a la aportación cristiana, que si se quiere prescindir de ella, todo nuestro bagaje cultural desaparece.

Aquí ni siquiera se ha vivido la Revolución Francesa y su Ilustración, y fue rechazada ferozmente la presencia, también ilustrada, de Napoleón. Aquí la cultura ha sido homogéneamente cristiana hasta bien entrado el siglo XIX, después empezó un proceso de inculturización de otras procedencias, pero con hegemonía de la primera.

Y hace poco menos de 30 años que el flujo de creación cultural tiende a tener un volumen no cristiano. La cultura está configurada por un conjunto de estratos temporales articulados a lo largo de la historia de un pueblo. En nuestro caso esta estructura cultural significa que en un 85% es exclusivamente cristiana, y del 15% restante, en poco más de un 5% predomina un fundamento distinto.

Consecuencia. El laicismo de la exclusión religiosa, que persigue suprimir toda referencia pública del cristianismo, es en realidad, un proceso que significa simultáneamente la exclusión cultural, la liquidación de la mayor parte de nuestro patrimonio colectivo, la liquidación de la nación. Si esto si se llevara a cabo sería peor que una insensatez. Sería, simplemente, un suicidio.

Hazte socio

También te puede gustar