Debate en el Congreso de los Diputados para legalizar los matrimonios homosexuales

El Congreso de los Diputados debate este martes, 29 de junio, una proposición no de ley presentada por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) en…

Forum Libertas

El Congreso de los Diputados debate este martes, 29 de junio, una proposición no de ley presentada por el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) en la que se insta al Gobierno a reformar el código civil para permitir a las parejas homosexuales contraer matrimonio. La propuesta, una de las promesas del PSOE en su campaña electoral y, tal como señaló en su debate de investidura, una prioridad para José Luis Rodríguez Zapatero, será sometida a votación entre las 19 y las 20 horas y aprobada con toda seguridad al contar con el respaldo de todo el grupo socialista, Esquerra Republicana de Catalunya, Izquierda Unida y el Bloque Nacionalista Gallego. Es de suponer que el Partido Popular votará en contra, mientras que los diputados de Coalición Canaria, el Partido Nacionalista Vasco y Convergencia i Unió tienen libertad de voto.

El presidente del Gobierno español, en una entrevista publicada por LA VANGUARDIA el 27 de junio, con respecto al matrimonio homosexual, manifestaba: “Mi opinión es claramente favorable. Entra dentro de lo que podríamos llamar derecho a la libertad personal y a una concepción de la familia plural y abierta. Por tanto, soy decididamente partidario de que las personas que por su orientación sexual sean homosexuales y quieran convivir en pareja tengan un marco legal”. Ante el debate social que genera el tema, en el que la mayoría de medios de comunicación y fuerzas políticas se decantan por reivindicar como un derecho el matrimonio para las parejas de homosexuales y lesbianas, diversas entidades cívicas y algunos políticos han manifestado la necesidad de fomentar la significación de la institución familiar y del matrimonio como tal, o sea, la unión entre un hombre y una mujer con un compromiso abierto a la transmisión de vida y, por tanto, garantía de continuidad para las futuras generaciones.

Políticos con la familia

El líder del grupo parlamentario de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran y Lleida, que no podrá asistir a la votación del Congreso por motivos personales, ha querido dejar constancia de su postura, contraria a la legalización propuesta por el PSOE, en unas Reflexiones sobre el matrimonio de homosexuales que publica el diario AVUI el mismo día del debate y que ForumLibertas.com reproduce en su sección de La Firma. También se puede leer el documento en la web de Unió Democrática de Catalunya (http://www.unio.org). Duran i Lleida critica la “ridícula carrera por ver quien es el primero en defender los matrimonios homosexuales” y matiza las diferencias entre dar una respuesta adecuada a los derechos de los homosexuales y facilitarles el derecho al matrimonio, una institución que se define por la unión de un hombre y una mujer con el ánimo de procrear y dar continuidad a la vida. El líder de Unió plantea también la necesidad de someter la cuestión a una consulta popular, dada la importancia que tiene para el futuro de nuestra sociedad. Por otra parte, el ex diputado de Convergencia i Unió, Manel Silva, se ha manifestado en repetidas ocasiones en defensa de la familia y del matrimonio, como una institución que no debe alterarse con otras opciones de convivencia que se pueden acoger a otras normativas. Silva también critica la rapidez con que se están acometiendo una serie de reformas propuestas de cara a la opinión pública en sentido “progresista”, como es el caso de la ampliación de la despenalización aborto, la regulación de la eutanasia y la adopción por parte de parejas homosexuales y lesbianas.

Salvaguardar el matrimonio y los derechos del niño

Entre las entidades cívicas que están en contra de la legalización de los matrimonios homosexuales, el Foro Español de la Familia (FEF), en representación de la Comisión Promotora que agrupa a varias entidades ciudadanas, presentó el 28 de junio en el Registro del Congreso de los Diputados una Propuesta de Iniciativa Legislativa Popular. La propuesta pretende modificar 2 artículos del Código Civil de forma que permitan proteger el matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer y, al mismo tiempo, considerar los derechos del niño como prioritarios en los casos de adopción. Según Benigno Blanco, vicepresidente del FEF, la idea de esta propuesta legislativa popular, que espera reforzar con la recogida de las 500 mil firmas necesarias, es la de fomentar el matrimonio. Blanco también matiza que “el hecho de que el matrimonio entre un hombre y una mujer coexista hoy con otras formas de convivencia afectiva entre adultos más o menos extendidas, no debe llevar a difuminar los contornos jurídicos del matrimonio mediante una asimilación del régimen de tan distintas formas de convivencia”. La Comisión Promotora asegura que si la regulación de otras formas de convivencia trajera como consecuencia la desnaturalización del matrimonio entre hombre y mujer tal como consagra la Constitución, “en vez de ante un progreso estaríamos ante un retroceso”.

Acto de injusticia y discriminación

Otra de las entidades que han alzado su voz contra la legalización de los matrimonio homosexuales es el Instituto de Política Familia (IPF). Su director, Eduardo Hertfelder, cree que unos de los grandes problemas de nuestro tiempo “es la prostitución, manipulación, confusión y tergiversación del lenguaje y, a partir de ahí, de los conceptos. Y en el caso del matrimonio también está ocurriendo. A base de transmitirnos hábilmente a través del lenguaje una serie de conceptos contrarios a la verdad de la persona y la familia, los hemos ido asumiendo inconscientemente -es lo políticamente correcto- para terminar, de alguna manera, usándolos y creyendo en ellos”. Según Hertfelder, “el intento de equiparación de las uniones homosexuales con el matrimonio y la familia supone un acto de injusticia y discriminación precisamente para el matrimonio y la familia, al equiparar realidades convivenciales de naturaleza y fines distintos, como son las uniones de homosexuales, con el matrimonio. La reforma del código civil, en este sentido, aparte de su dudosa constitucionalidad, supondrá un agravio comparativo, injusto y discriminatorio”.

En cuanto al siguiente paso, las adopciones de niños por parte de parejas homosexuales, el director del IPF cree que “con la posibilidad de la adopción por parte de las uniones homosexuales, se produce una usurpación del derecho de los niños a tener un padre y una madre. La medida anunciada por el gobierno de posibilitar la adopción de niños en uniones de homosexuales atentará contra los derechos del niño y provocará una injusticia y una usurpación de los citados derechos. Cuando en todos los países democráticos se avanza en la protección de los derechos de los más pequeños, con esta medida, no solo no se avanza, sino que supone un gigantesco retroceso en los derechos de la infancia”. Hertfelder añade que “en efecto, es una injusticia que, por una legislación errónea, no se le permita al niño poder tener padre y madre. A la problemática de no poder estar con sus padres biológicos, ahora se le añadiría que no puede recibir el afecto y cuidado de un padre y una madre con las consecuencias psicológicas y sociales en los niños que ello conlleva, además de la carencia educativa y afectiva que produce la falta de complementariedad, que sí se produce con un hombre y una mujer”. Para concluir, el director del IPF afirma que “con la posibilidad de la adopción por parte de las uniones homosexuales, se está anteponiendo el derecho de unos señores a tener un niño al derecho de un niño a tener padre y madre”.

Por otra parte, el presidente de E-Cristians, Josep Miró i Ardèvol, es de la opinión de que, “la crisis de esta medida, junto a otras, somete al matrimonio y por tanto a la estabilidad familiar, y está generando un daño a la sociedad española cuyos costes y repercusiones serán muy graves para el progreso y bienestar del país”.

Enlace relacionado

Hazte socio

También te puede gustar