Derechos del colectivo gay, ¿un atentado contra la libertad religiosa? (I) El caso Ariño

En Barcelona estos días, nuevamente un conflicto. Los defensores de ambos frentes de batalla se echan los trastos a la cabeza, unos luchando por la humanidad entera y otros por sus intereses más particulares.

Philippe Ariño

La creciente obsesión por la igualdad como valor absoluto en Europa ha hecho que los defensores a ultranza de los derechos del colectivo Gay y también LG, luego LGBT, LGBTI y ahora LGBTIQ (GAY-LESBIAN-TRANS-INTERSEXUAL-QUEER) carguen contra la libertad religiosa de los individuos, uno de los pilares de cualquier principio basado en los derechos humanos

“Monseñor Omella, ¡Pida perdón!”

El Observatorio contra la Homofobia y su filial Front d’Alliberament Gay de Cataluña, en España, han pedido que el Arzobispado de Barcelona suspenda la charla organizada en el espacio YOUCAT (abreviatura de “Youth Catechism“: el Catecismo Joven), en el encuentro YOUCAT CAFÉ mensual, por su delegado de Juventud (ver aquí info charla) para el domingo 12 de febrero de 2017 con Philippe Ariño, un homosexual católico francés (leer más aquí sobre Philippe A.). Ariño pregona que volviendo a la iglesia y viviendo la castidad ha re encontrado la felicidad y la armonía. A esta censura se unen partidos de extrema izquierda, también lo socialistas catalanes, el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat de Cataluña y piden, una vez más en dos semanas, que el Arzobispo pida perdón. No contentos con esto el mismo Observatorio contra la Homofobia también ha pedido al “Departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias” que, “al amparo del deber de intervención de la ley contra la LGTBIfobia”, intervenga para impedir la conferencia. De una parte pues piden que se eche atrás el obispo, pero por si no obedece, piden que se le sancione penalmente.

Gran Hermano no duerme: Café para todos

Desde el Ayuntamiento que preside la política radical de izquierdas Ada Colau, creen que “la diversidad es un valor y una riqueza”; paradójicamente se contempla la opción de una persona, compartida en una charla religiosa entre co religionarios y en privado, como delito y atentado contra la diversidad. Cuando parecería a ojos de los más, que no es más que un testimonio personal de una persona sin ningún poder político que, aparentemente, provoca que se sientan amenazados los lobbies poderosos de un pan sexualismo político.

La concejal de Feminismos y LGTBI, la gay Laura Pérez, señala que “nosotros queremos construir una ciudad respetuosa con la diversidad de género y de sexo porque esta diversidad es un valor y una riqueza para la ciudad”. Reconoce asimismo que el Ayuntamiento no puede impedir ni prohibir que se celebre el acto en la parroquia de Santa Anna (ver aquí art. periodístico). Sin embargo, Laura Pérez ha aplaudido la medida de la Generalitat de abrir un expediente informativo sobre el acto para ver si se trata de un acto homófobo, al puro estilo de los fariseos, “nuestras leyes nos impiden condenarlo, crucifícalo tú”.

Recientemente Colau ha unido en un mismo departamento del Ayuntamiento que preside, el área de Juventud y asuntos LGBTIQ, substituyendo la concejalía de Juventud por la de Ciclo de Vida, feminismos y LGBTI en el Ayuntamiento de Barcelona. La misma Laura Pérez, lo que para muchos resulta chocante, es la Concejal de esta nueva instancia ciudadana.

Los “integristas ultracatólicos” defienden la charla

Por su lado, la asociación de cariz humanista cristiano E-cristians, etiquetada de ultra católica por estos grupos que ahora se oponen a la charla del Arzobispado catalán,  ha manifestado en un comunicado (ver aquí) que Estamos hartos de que todo lo que se aparte del discurso político de las organizaciones LGBTI y de la perspectiva de género quiera ser silenciado y reprimido. Asimismo esta asociación propone apoyar al Arzobispo de Barcelona en esta iniciativa tomada por los jóvenes de la diócesis mandándole un email (ver aquí).

El Obispado, “Cucumber Cool”: Fresco como una lechuga

El mismo obispado se ha pronunciado en su página WEB con una nota (ver aquí): “el objetivo de este ciclo es profundizar en la reflexión sobre cuestiones que interpelan a los jóvenes, siempre con el máximo respeto a la pluralidad y diversidad de puntos de vista que exponen tanto los conferenciantes como el público que participa. Asimismo las opiniones expresadas no han de coincidir necesariamente con el magisterio y/o la doctrina de la iglesia”.

You… cat café? Responde el delegado de juventud, Padre Bruno

El delegado de Juventud de la diócesis catalana comenta quela realidad es plural y no se deben sentir ofendidos porque alguien manifieste ideas distintas. (…) Los jóvenes no tienen que tener miedo de pensar y de confrontar sus opiniones ni en el Iglesia ni fuera de ella. Será un debate abierto a todos, incluso vendrán gais con sus parejas. Sé que es un encuentro arriesgado porque no gustará a los militantes homosexuales pero tampoco a los católicos más rancios y ortodoxos”.

El delegado de Juventud de la archidiócesis de Barcelona,el Padre Bruno

El delegado de Juventud de la archidiócesis de Barcelona,el Padre Bruno

Muy al contrario de lo que se critica, más bien parecería que la charla propuesta por el Arzobispado de la mano de la Delegación de Juventud y a petición de los mismos jóvenes que la integran, es una propuesta que rompe moldes: quiere defender el derecho de cada uno a hacer lo que quiera, también del colectivo homosexual a sentirse incluido en una visión de la moral de la iglesia católica. Algunos medios del entorno LGBTI tergiversan el enfoque engañando al lector (ver aquí ejemplo), y por ende incitando a la violencia.

Jóvenes de la Delegación de Juventud del Arzobispado, en una actividad lúdico-formativa

Jóvenes de la Delegación de Juventud del Arzobispado, en una actividad lúdico-formativa

El Modelo sueco: No es lo mismo que hacerse el sueco

El Pluralismo y el desacuerdo en temas éticos es un valor añadido en el área de la salud pública, a la vez que en general en una sociedad, y refuerza la democracia”, recordó en Suecia la Asociación de Abogados por los Derechos Humanos de los Países Escandinavos cuando, por la misma regla de tres que ahora nos ocupa, se quería obligar a una comadrona a participar en abortos en contra de su conciencia: o eso, o se queda sin trabajo (ver caso aquí  -traducción de Jordi Picazo aquí. La traducción me ha sido hackeada estos días en web de bioética, aquí).

En esta línea la asociación mencionada anteriormente E-Cristians se pregunta: ¿Qué sociedad sería aquella en la que se pudieran formular todos los puntos de vista inimaginables sobre la familia, las relaciones sexuales, excepto aquellas que proponen puntos de vista como los de Philippe Ariño?”. Para E-Cristians “es totalitario acusar ‘de homofobia’ a todo el que discrepe”.

Peligran los derechos más fundamentales que siempre se han salvaguardado, como (1) el derecho de las comunidades religiosas a adherirse a sus enseñanzas fundamental, incluyendo los derechos de conciencia; (2) los derechos de los padres a transmitir sus creencias religiosas a sus hijos; y (3) la libertad a promover y propagar argumentos morales basados en una creencia religiosa como base para la legislación de los pueblos. Cabe destacar sin embargo, que la opinión de Ariño concide con la de musulmanes, judíos y cristianos, totalizando un 40% de la población mundial.

Una legislación reduccionista e ideológica: Leyes a la carta

No son pocos los ciudadanos de asociaciones, la prensa y padres de familia y AMPAS de colegios en Cataluña, que están preocupados porque se preparan leyes para poco a poco someter a la Iglesia Católica y fiscalizar sus enseñanzas, como la reciente ley de la transexualidad (ver aquí artículo), o la de la homofobia (ver aquí); la primera de calado ideológico por promoverla a poco de llegar un Conceller homosexual casado con otro hombre y con un niño adoptado, y que permitirá a un menor cambiar de sexo prohibiendo cualquier asesoramiento en contra, ni que venga de los padres.

El Conceller Comín de la Generalitat de Catalunya (izquierda), con su hijo legal y su marido

El Conseller Comín de la Generalitat de Catalunya (izquierda), con su hijo legal y su marido

Es paradójico que el movimiento independentista, ligado al movimiento pro derechos LGBTIQ en el poder, promulgue un laicismo para una futurible república catalana, laica y sin presencia de la religión en el foro público, o tal vez, a lo mejor, solamente folclórico. La familia del Conseller, enmarcada en la bandera catalana. Conseller gay, independentista, católico y comunista, colaborador y conferenciante en foros de Jesuitas de Cataluña. Pero la diversidad parece que no es un santo de su devoción, comentan muchos, cuando la quieren otros. Y estas leyes se esgrimen ahora, una vez aprobadas, contra lo que algunos consideran ataques a sus libertades fundamentales y al bien común.

Lo que de verdad dice Philippe Ariño

Al no practicar la homosexualidad no estoy diciendo que no a mis pulsiones, sino sí a Dios: es un sacrificio para tener lo mejor, lo máximo, algo que antes no tenía”, explicó el ensayista y profesor de español, que se manifestó contrario a los matrimonios gais en otra de sus controvertidas posiciones. También causó malestar al denunciar que la homosexualidad es unmundo de mentiras que exteriormente se muestra alegre y dentro está lleno de rabia y de tristeza


Grabación del programa de Jordi Batallé con el escritor francés Philippe Ariño en los estudios de Radio Francia Internacional en París.

Conciencia, Derechos humanos y la Constitución española

Estas son algunas directrices sobre derechos humanos y la constitución española en el BOE: “El Ministro de Asuntos Exteriores, MARCELINO OREJA AGUIRRE: CONVENIO PARA LA PROTECCIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS Y DE LAS LIBERTADES FUNDAMENTALES (ver más aquí):

ARTÍCULO 9. 1 Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión; (…) la libertad de manifestar su religión o sus convicciones individual o colectivamente, en público o en privado, por medio del culto, la enseñanza (…). 2 La libertad de manifestar su religión o sus convicciones no puede ser objeto de más restricciones que las que, previstas por la ley, constituyen medidas necesarias, en una sociedad democrática, para la seguridad pública, la protección del orden, de la salud o de la moral públicas, o la protección de los derechos o las libertades de los demás.

ARTÍCULO 10. 1 Toda persona tiene derecho a la libertad de expresión. Este derecho comprende la libertad de opinión y la libertad de recibir o de comunicar informaciones o ideas sin que pueda haber injerencia de autoridades públicas (…)

ARTÍCULO 11. 1 Toda persona tiene derecho a la libertad de reunión pacífica y a la libertad de asociación  (…)”

La ciencia también habla

El psiquiatra Paul McHugh

El psiquiatra Paul McHugh

Tuve la oportunidad de ser el único periodista español que ha entrevistado a los autores del informe Mayer, en concreto al Psiquiatra de renombre mundial Paul McHugh en su despacho del Johns Hopkins Hospital en Baltimore, Virginia: antiguo miembro del comité de ética del presidente de los EEUU (ver aquí mi entrevista), y que incluso me comentó la aberración contra la libertad de las personas y la salud pública que en su opinión supone la Ley Cifuentes (ver aquí), esgrimida también contra esta charla familiar.

Lo que queda por hacer

Algunas preguntas permanecen todavía sin responder: ¿cuáles son los marcos legales y morales para atender las tensiones entre los derechos gay y la libertad religiosa? ¿Cómo se reflejan estas tensiones en los conflictos legales y políticos, y en las leyes? Y, ¿cuál es la mejor manera de equilibrar las nuevas demandas de igualdad con las ya existentes demandas de salvaguardar la libertad religiosa de los individuos? Procuraré abarcar algunos de estos aspectos en el siguiente artículo.

Hazte socio

También te puede gustar

2 Comments

  1. 1

    Interesante y claro. Es oportuno, como se hace en este artículo, señalar las incoherencias a las que lleva una visión de la existencia sesgada por un estilo vital que tantas veces clama desde el mismo interior de la persona. Qué bueno es abrirse al diálogo y estudiar desde la ciencia las actitudes y comportamientos que hacen más felices a los seres humanos. Esto, si verdaderamente se piensa que existen modos humanos de comer, de dormir, de hablar, de amar, de reproducirse… Si el lector no acepta esta premisa, quizá no sea posible el diálogo.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>