Desmantelada una red de violadores de bebés varones en España

Las actuaciones de pederastas en Internet están alcanzando cotas escandalosas y de “una perversión y degradación que supera los límites conocidos hast…

Las actuaciones de pederastas en Internet están alcanzando cotas escandalosas y de “una perversión y degradación que supera los límites conocidos hasta el momento”, según fuentes de la Dirección General de la Policía. En una operación desarrollada por la Brigada de Investigación Tecnológica (BIT), agentes policiales detuvieron en España este jueves, 26 de mayo, a cinco personas con tendencias homosexuales que formaban parte de una red de pederastia que distribuía a través de la red imágenes de violaciones de bebés varones practicadas y filmadas por ellos mismos.

 

Las imágenes confiscadas en la operación policial denominada “Kova”, en las que aparecían reflejadas las vejaciones sufridas por los críos, que la Policía ha calificado de “horripilantes” y que fueron grabadas íntegramente en España, eran distribuidas posteriormente a través de canales secretos de Internet, principalmente de IRC (un modelo de chat).

 

Bebés con menos de un año

 

Decenas de niños, entre los que se encontraban 9 bebés incluso menores de un año, aparecen en las escenas confiscadas por la policía. Fueron filmados por los pederastas mientras abusaban de ellos y luego los mismos violadores intercambiaban el material utilizando la red.

 

“Nunca había visto imágenes de esta brutalidad, de esta abyección”, manifestó en rueda de prensa ciertamente impresionado el ministro del Interior, José Antonio Alonso, que ha reclamado que recaiga sobre los responsables todo el peso de la ley. “Estoy contento porque la Policía haya realizado una tarea tan brillante como la que ha realizado”, añadió Alonso, quien aseguró que “esta red puede tener ramificaciones que se investigarán en el futuro”. También el Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, Pedro Núñez Morgades, ha instado a aplicar la máxima pena contemplada en la legislación vigente.

 

Por otra parte, asociaciones de familias pidieron a las administraciones que se tomen medidas para intentar evitar que casos como éste vuelvan a producirse. Teniendo en cuenta que entre los cinco detenidos hay tres que tienen entre 23 y 24 años, el vicepresidente del Foro de la Familia, Benigno Blanco, manifestó que con el actual modelo de funcionamiento los jóvenes tienen cada vez “menos fronteras en la práctica del sexo” y que cada vez van más allá en la búsqueda de nuevas experiencias para obtener placer, una situación que habría que reconducir.

 

El gancho, ejercer como “canguro”

 

Las detenciones llevadas a cabo por la BIT se practicaron en Barcelona, Murcia y Orense, y uno de los arrestados se ofrecía como “canguro” para tener más fácil el acceso a los niños. Los detenidos son Álvaro I.G., alias “Nanysex” y “Kova” (que dio nombre a la operación policial), un informático madrileño de 23 años residente en Murcia y autor de varias agresiones sexuales a menores; Antonio O.M., de 43 años; José C.C., de 39 años; Eduardo S.M., alias “Todd”, de 23 años, residente en Lérida y también informático; y José G.C., alias “Aza”, de 24 años y residente en Orense.

 

La operación policial se inició en febrero pasado, cuando fue detectada la existencia en Internet de una Red que producía e intercambiaba imágenes y vídeos de bebés violados, uno de cuyos miembros más activos en foros y comunidades era un usuario que utilizaba el “nick” (apodo) de “Nanysex”. Su referencia era conocida en la Policía por las declaraciones de algunos pedófilos detenidos anteriormente.

El hilo conductor hasta los pederastas

 

Tras intensificar las investigaciones, unas imágenes cedidas por la INTERPOL, donde aparecía un niño de poco mas de un año de edad que era violado por al menos dos individuos que grababan las escenas con cámaras digitales de fotografía y vídeo, llevaron hasta el principal miembro de la Red. El análisis de estas imágenes constató que las fotografías habían sido producidas en España, al evidenciarse en ellas que el niño sostenía en la mano un ticket de cercanías de Renfe obtenido en Atocha. También aparecía en las imágenes una toalla del Hospital madrileño La Paz y un teclado que contenía la letra ñ, de Logitech, un modelo que sólo se vende en España.

 

Mientras, la pista de “Nanysex” en la Red lo situó en Murcia, concretamente en una tienda de componentes informáticos, reparación y configuración de equipos denominada “PC Tunning”, localizado en la capital de la comunidad murciana. Entre las personas que ocupaban el local fue identificado Álvaro I.G., que había vivido en los últimos años en diferentes pisos alquilados en la zona norte de la Comunidad de Madrid.

 

Padres implicados

 

Los agentes localizaron el lugar exacto donde se había efectuado el abuso sobre el niño que aparecía en las fotos, un inmueble alquilado en la localidad de Collado-Villalba, y que había sido utilizado por Álvaro I.G. entre los meses de Agosto de 2003 y Febrero de 2004. En otro vídeo en la Red investigado por la Policía aparece fugazmente el rostro de Álvaro y se identificó al bebé abusado, A.L.G., de dos años, comprobándose que la familia del menor se había desplazado también a Murcia y no había denunciado los reiterados abusos a su niño, por lo que se sospechó que eran conocedores de las vejaciones. La Policía no ha concretado si fueron puestos en libertad.

 

En el curso de otra investigación paralela se detectó como dos usuarios, que intercambian pornografía infantil a través de IRC, hablaban de un tercero que vive en Murcia y que antes residió en Madrid. Este individuo facilitó personalmente a uno de los interlocutores, el posteriormente identificado como Antonio O.M., los originales de los vídeos. Por todo ello, se dispuso la detención de Álvaro I.G., la de los padres del niño abusado y la del usuario que tendría en su poder los vídeos.

 

Todas estas complejas gestiones han posibilitado la identificación de los dos agresores que participaron en la violación del bebé: Álvaro, de 23 años y residente en Murcia, y de Eduardo S.M., de la misma edad y domiciliado en Lérida. Ambos son amigos y agredieron sexualmente al bebé cuando el primero de ellos residía en la localidad de Villalba.

 

A través de la identificación de numerosos videos se ha podido concretar que Álvaro I.G., agredió sexualmente al menos a otros seis niños más, de edades comprendidas entre uno y cinco años, grabando sus abusos y compartiéndolos por Internet. Estos videos fueron localizados en el registro efectuado en casa de Antonio O.M., a quien se imputa un delito de tenencia y distribución de pornografía infantil. 

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>