¡Despierta Europa!

Europa

Despierta Europa o tu sueño se convertirá en pesadilla. Ha pasado el tiempo en que podías entretenerte debatiendo el tamaño de las jaulas de las gallinas ponedoras, mientras al lado -en África, en Oriente Medio- el mundo ardía.

Vuelve a tus raíces y recupera todo aquello que permitió el milagro de la postguerra, de la reconstrucción.

El Brexit es un golpe demoledor porque abre una Brecha, y lo peor está por llegar. De Gaulle nunca vio clara la incorporación del Reino Unido, para él Europa iba del Atlántico a los Urales, pero claro, nosotros vamos a Londres y no a Moscú. Ahora, en su carta de ruptura, el gobierno británico muestra su imagen peor, porque malo es negociar su salida mediante el chantaje de liquidar la cooperación en materia de seguridad y antiterrorismo. Solo el hecho de que se les ocurra ya revela una mentalidad: una parte de los británicos, sobre todo los ingleses, no se sienten europeos en absoluto; nos ven como tan o más lejanos que Estados Unidos. Es necesario asumirlo, como lo es que casi la mitad sí quieren seguir en Europa, que Úlster y Escocia votaron contra el Brexit, aunque el entusiasmo de los escoceses con Bruselas -otra advertencia- es descriptible. Es la causa de que en el nuevo referéndum que plantean los nacionalistas escoceses no se ayuden tanto de la permanencia en la UE como la de formar una zona de libre cambio, como la de algunos países nórdicos. La UE no despierta ningún entusiasmo, y no solo eso, también pierde adhesiones racionales.

Europa debe abordar la negociación con firmeza, y al mismo tiempo evitando que el “patriotismo” británico acabe prendiendo en la población europeísta. Y para eso se necesita una habilidad que hace años que ha desaparecido de la escena europea. Solo hace falta recordar los grandes y trágicos errores cometidos en política exterior para darnos cuenta que quienes la gobiernan tienen serias dificultades para ser competentes. Libia, un estado destruido después de una insólita intervención europea. La actitud con Siria, y la espantada de todo el cuerpo diplomático, servicios consulares y culturales, al inició de la guerra civil, convencidos de que en unas semanas caería el régimen y se instauraría una democracia pro-occidental, en lugar de mantener la presencia, la asistencia y la mediación. O el caso de Ucrania, aceptando el golpe de estado del Maidan patrocinado por la CIA contra un gobierno democráticamente elegido, porque tenía una orientación favorable a Rusia.

El balance de todo esto, para la Unión, es muy peligroso. Al Oeste, el frente británico; al este, el conflicto con Rusia por Crimea, que sigue teniendo su fundamento en la actitud europea; un poco más al sur, el contencioso con Turquía, especialmente duro en los casos de Alemania y Holanda. Unos Estados Unidos que, en la fase Trump se alegaran de la demolición de la Unión, y en la fase Obama habían orientado su política mirando al Pacifico e ignorando que se percibe como de escaso relieve en el futuro del mundo. China, India e Indonesia, creciendo a marchas forzadas. Unos países musulmanes vecinos, con una población joven, que les hace estallar sus costuras y dota de inestabilidad a la zona. Con la Yihad señoreando en el Sahel. Todo esto rodea a Europa, cada vez más desunida y sin que en el horizonte aparezcan figuras políticas capaces de cambiar las cosas.

El panorama es muy malo, el peor en 60 años, incluida la Guerra Fría, porque entonces, junto con el riesgo, había un profundo sentido de unidad y de esfuerzo común, que ha desaparecido. Pero no podemos quedarnos con la lamentación. Por eso es necesario gritar ¡Despierta Europa! Despertemos cada uno de nosotros para asumir que el reto también nos concierne.

Hazte socio

También te puede gustar

2 Comments

  1. 1

    Cada europeo debe ejercitar sus cualidades personales: su técnica para trabajar, para fabricar, para crear, para inventar, para mejorar toda Europa. Cada ser humano no debe estar parado, esperando que otros le resuelvan su problema; sino que debe inventar la forma de resolver los problemas de los demás.
    Esa es la obligación de los políticos, pero no la cumplen….

  2. 2

    Sr. Director de Forum Libertas:

    Comparto todo lo demás que dice, pero entiendo que se ha dejado llevar por la versión interesada de la burocracia internacional europea al escribir en su editorial que en la carta de ruptura el gobierno británico pretende negociar su salida mediante el chantaje de liquidar la cooperación en materia de seguridad y antiterrorismo.
    Lo que dice en su carta a la UE la Sra. May es lo contrario, que se necesita un acuerdo en esta materia para garantizar una vigorosa cooperación: “In security terms, a failure to reach agreement would mean our cooperation in the fight against crime and terrorism would be weakened.”

    En el texto citado es obvio que la Primera Ministra británica no está amenazando sino diciendo algo que para ella y para cualquier lector objetivo es una verdad evidente: que si el Reino Unido se va de la UE sin un acuerdo para que sus respectivos funcionarios competentes compartan información en materia de seguridad, la colaboración entre ambas partes en este campo resultará afectada dado que se producirá un vacío legal. Este único punto es el que ha elegido la UE, de las seis hojas de la carta conciliadora y prudente de la Sra. May, para criticarla.

    Aprovecho para expresarle mi modesta opinión sobre el mayor problema de la UE: que los representantes electos de la ciudadanía tanto en el Parlamento Europeo como en los parlamentos nacionales, en la mayoría de los países miembros no responden por sus actos ante sus electores, en las respectivas circunscripciones electorales, sino ante los jefes de sus partidos, porque si no obedecen pueden quedar excluidos de las listas y no volver a ser parlamentarios. En una democracia verdadera, los candidatos deben poder presentarse personalmente ante los electores de circunscripciones definidas, y deben ser conocidos por los ciudadanos que los eligen. Actualmente votamos largas listas de candidatos de los que sólo conocemos a alguno, y no tenemos forma de aprobar o rechazar su actuación individual como representantes políticos. Se desvirtúa así la democracia representativa. Además, el Parlamento Europeo no tiene capacidad de iniciativa y se limita a votar las medidas y normas que propone la Comisión, un órgano no electivo. Es comprensible que los británicos, con su tradición milenaria en esta materia, no hayan podido adaptarse y se hayan retirado.

    Tomás Miller

    Europa, que ha impulsado a los británicos a retirarse

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>