Día clave en el juicio a Morín: testifica el testigo protegido

Este jueves, 4 de octubre, testificará en el caso Morín uno de los dos testigos protegidos que, supuestamente, resultará determin…

Este jueves, 4 de octubre, testificará en el caso Morín uno de los dos testigos protegidos que, supuestamente, resultará determinante para el resultado del proceso que juzga al doctor Morín y a doce colaboradores por 115 presuntos abortos ilegales.

Cabe destacar que es precisamente gracias fundamentalmente a ese testigo protegido que el caso fue admitido a trámite tras la querella que e-Cristians presentó contra el doctor Carlos Morín y sus clínicas abortivas por irregularidades y la realización de supuestos abortos ilegales. Este testigo procede del entorno de las clínicas de Morín.

La testigo protegido, calificada con tres aes (“AAA”), es decir, máxima protección, se supone que aportará contenidos cruciales para el desarrollo del juicio.

La defensa intenta intimidar al testigo protegido

E-Cristians ya lamentó la pasada semana que la defensa tratara de intimidar y deslegitimar al testigo protegido. El episodio sucedió cuando el pasado miércoles, 26 de septiembre, el abogado de la defensa nombrara de forma reiterativa el nombre propio del testigo protegido, lo cual está absolutamente prohibido precisamente por su condición de protegido.

E-Cristians valoró el gesto del letrado como un intento de presionar y atemorizar al testigo, que la propia asociación aportó al juicio y en el que está personada como acusación particular.

El episodio sucedió cuando la defensa interrogaba al doctor Pascual Javier R.M. –que se negó a contestar las preguntas de la Fiscalía y de la acusación-, que trabajaba como psiquiatra en las clínicas del doctor Morín. En un momento determinado el abogado defensor citó abiertamente el nombre del testigo protegido a lo que el presidente del jurado reaccionó enérgicamente recordándole que los testigos protegidos –hay dos en el juicio- “no tienen nombre en el plenario”, aunque por disposición legal a las partes (solo a las partes) puedan éstas conocer su identidad. El magistrado concluyó que quedaba pues “prohibida” su referencia directa.

Al mismo tiempo, el juez hizo referencia al secreto profesional que debía sostener el acusado, a lo que Pascual Javier R.M. respondió que “el secreto profesional se levanta ante un juez”, pero este no se lo permitió. Eso sucedió cuando el doctor intentaba descalificar al testigo protegido arguyendo que no se encontraba en un idóneo estado psicológico. Posteriormente el letrado de la defensa puso en duda la credibilidad del testigo protegido precisamente por posible desequilibrio. En ese momento el magistrado le respondió que, en todo caso, la defensa debería haber solicitado un informe pericial independiente al respecto.

E-Cristians consideró que la defensa intenta presionar a la testigo protegida a base de dar a conocer su nombre, lo cual concurre en una ilegalidad manifiesta en el proceso. De hecho, el propio juez llamó al orden al letrado con dureza por utilizar esta práctica.

La asociación consideró inconcebible que desde el punto de vista de la deontología profesional se realicen este tipo de prácticas y, por ello, cree que el Colegio de Abogados debería intervenir y abrir un expediente sobre la actuación de este abogado.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>