Día de la Paz

El día 30 de enero, día en que se conmemora la muerte de Gandhi, se celebró el “día de la Paz” y dada su impor…

Forum Libertas

El día 30 de enero, día en que se conmemora la muerte de Gandhi, se celebró el “día de la Paz” y dada su importancia quisiera dejar un mensaje de esperanza en un mundo tan atormentado: por la violencia, por el terrorismo y por la guerra. En un mundo amenazado por la capacidad destructiva del ser humano. En un mundo alicaído y triste, porque en él: no hay amor, no hay valores consistentes, no hay ideales, no hay transparencia en las actuaciones, ni generosidad, ni solidaridad, ni capacidad de diálogo, ni entendimiento mutuo… Aunque siempre, de trasfondo, está la esperanza: la esperanza de que todo puede mejorar, la esperanza de un bienestar real y efectivo y para todos. Es por ello por lo que con motivo del “día de la Paz” dejó estas palabras: Si en tu corazón brilla el amor: la paz es posible. Si en tu alma se respira la armonía: la paz es posible. Si en tu rostro se descubre la belleza de una sonrisa: la paz es posible. Si miras con limpieza el horizonte: la paz es posible. Si hablas a los demás con cariño: la paz es posible. Si vibras de entusiasmo con el amigo: la paz es posible. Si crees en la vida: la paz es posible. Si descubres la ternura en la mirada de un niño: la paz es posible. Si cuando sales a la calle, saludas, dialogas, sonríes y amas: la paz es posible. Si prefieres que te engañen a engañar: la paz es posible. Si al saludar sientes el calor en la mano del amigo: la paz es posible. Si descubres en el otro alguien que vale la pena: la paz es posible. Si huyes de la violencia cada día y en cada momento: la paz es posible. Si tratas bien a todos: la paz es posible. Si te aterroriza el dolor ajeno: la paz es posible. Si respetas a tu prójimo: la paz es posible. Si llenas de esperanza la vida de los demás: la paz es posible. Si buscas en Dios al autor del Amor: la paz es posible. Si eres tolerante: la paz es posible. Si en tu corazón no sientes el deseo avaro de poseer: la paz es posible. Si trabajas y trabajas bien para mejorar la sociedad: la paz es posible. Si te consideras ser humano y hermano de otros seres humanos: la paz es posible. Si, en la noche, miras apasionado las estrellas y descubres tras ellas un cielo nuevo y una tierra nueva: la paz es posible. Si coges, con fuerza y con aprecio, la mano de aquel y de aquel otro y aun del otro que está más alejado: la paz es posible. Si quieres la paz: la paz es posible.

Hazte socio

También te puede gustar