Día de “Los Deberes humanos”

El día 10 se celebra el día de los Derechos humanos, pero yo me pregunto: “Dónde están los Derechos y para quien son…

El día 10 se celebra el día de los Derechos humanos, pero yo me pregunto: “Dónde están los Derechos y para quien son”.

Se habla: de Derechos Humanos, de Derechos Constitucionales, de Derechos en el ámbito de la Europa Comunitaria, de la ONU, de Derechos de la Infancia, de los Derechos del Peatón, de los Derechos de la Mujer, del Derecho del Discapacitado, del Derecho a la Vivienda, del Derecho a la Vida y vemos como se incumplen mayoritariamente y de una manera escandalosa en gran parte del mundo y en especial ahora en España.

Igual que se ha impuesto el llevar la Contabilidad en A y la Contabilidad en B, se está estructurando a mi entender los “Derechos del Rico y del Poderoso” y por otro lado y con carácter despectivo los “Derechos del Ciudadano de a Pie” que cabalga con la ley pero sin la trampa.

Oyes hablar a los personajes de las tarjetas opacas de Bankia, por ejemplo, y da asco oírlos justificarse, pues lo hacen de una manera tal que parece que creen que el “pueblo llano” es tonto. Y esas justificaciones descaradas y sin sentido lo hacen: Altos cargos políticos, Doctores en economía, Intelectuales, Personas de aparente prestigio; y repito da asco cómo se justifican y como entre unos y otros se incumplen Derechos fundamentales de las personas.

Lo que sucede en España referente a los Derechos Humanos y Constitucionales es bochornoso.

Ya poca gente quiere votar al PP y al PSOE, nadie se fía, dada la frecuencia de robos, privilegios ilegales, mentiras, fraudes, inseguridades bancarias, corrupción maloliente, falta de escrúpulos, insensibilidad social, descrédito y continua y descarada insensatez.

Y todo el poder financiero funcionando alrededor y para beneficio de está macabra estructura institucional y muy lejos de las necesidades del ciudadano.

El poder, la economía y las leyes se aúnan en este impotente frente común y a este conglomerado de servidores de la estafa y de la delincuencia de alto standing le siguen llamando Democracia y a sus componentes demócratas. Precisamente de ahí viene la trampa de llamar demócratas a los indeseables, a los cucos, a los listillos, a los aprovechados.

Y para resumir tenemos lo de siempre: “Engaño y desigualdad generalizada” y junto a ello la triste realidad de una España: sin identidad, sin tradiciones transparentes, sin gente honrada, sin nobleza, sin gallardía y sin derechos.

De todas maneras para dejar algo de optimismo parece que sí van bien los Derechos del ciempiés, los Derechos de la margarita silvestre, los Derechos del toro, los Derechos del perro callejero; pero parece que, por el contrario, no van tan bien las estadísticas de: “Niños que mueren sin derechos”, esos pobres niños que no son una especie protegida y valen menos que un “ciempiés” o que una “mosca”.

Ni tampoco van bien los Derechos de los millones de personas que mueren en las guerras, ni tampoco van bien las miles de atrocidades que se cometen en el mundo; ya para todo esto no hay Derechos, hay armas, crueldad, personajes atroces, asesinos, bombas, caos y muerte.

Y como colofón hay muchos millones de personas en el mundo que no tienen ni tan siquiera el Derecho a morir en paz y rodeado al menos de una pizca de cariño.

La Madre Teresa de Calcuta hablaba de la tristeza de la muerte con dolor, con pena, con desaliento y además en la calle y en la más absoluta soledad, como un perro.

Y por favor dígame: ¿Dónde están los Derechos de tantos millones de personas?

Creo que estamos contribuyendo en esta época a construir el horrendo edificio deshumanizado de los “Derechos inhumanos”.

Y frente a tanta desolación, Dios.

Un Dios que por amor y libremente vive y muere por nosotros, pero que nosotros hemos arrinconado.

Si buscas otra salida, esa otra está cerrada. No existe o no parece existir.

Sin Dios no hay Derechos ¡Comprueba!

Hazte socio

También te puede gustar