El día en que El País dedicó la portada y cinco páginas al Papa Francisco

El Santo Padre, sobre Trump: “hay que ver qué hace, no podemos ser profetas de calamidades”; ante la violencia contra la mujer, recuerda a las “chicas prostitutas que son explotadas por europeos”; afirma que “los verdaderos protagonistas de la historia de la Iglesia son los santos”

Imagen de parte de la portada de El País, dedicada casi por completo a la entrevista con el Papa, igual que otras cuatro páginas y media interiores Imagen de parte de la portada de El País, dedicada casi por completo a la entrevista con el Papa, igual que otras cuatro páginas y media interiores

¡Sorprendente! El pasado viernes, 20 de enero, el diario El País dedicaba prácticamente toda la portada y casi cinco páginas interiores al Papa Francisco. Y lo hacía con la publicación este domingo, 22 de enero, de una entrevista al Santo Padre, realizada justo dos días antes, coincidiendo con la toma de posesión de Donald Trump como nuevo presidente de los Estados Unidos.

Precisamente, su opinión sobre el nuevo mandatario estadounidense era una de las cuestiones planteadas por el buque insignia de Prisa a Francisco, en relación a las expectativas que ha generado el inicio de la era Trump y las alarmas que se han encendido desde que ganó las elecciones.

Pero hubo mucho más, en la reunión que mantuvo con el director de EL PAÍS, Antonio Caño, y el corresponsal del diario Pablo Ordaz, el Papa dio su opinión sobre otras cuestiones de interés, como su llegada al Vaticano, el drama de los refugiados, la corrupción, el sistema financiero internacional, su relación con los medios de comunicación, la diplomacia vaticana, los cambios en la Iglesia, o la violencia contra la mujer.

El Papa durante la entrevista. A la derecha de la imagen, el director de EL PAÍS, Antonio Caño; en el centro, corresponsal del diario Pablo Ordaz.

El Papa durante la entrevista. A la derecha de la imagen, el director de EL PAÍS, Antonio Caño; en el centro, corresponsal del diario Pablo Ordaz.

Sin duda, toda la lectura de la entrevista tiene un más que evidente interés, pero vale la pena resaltar algunas de las afirmaciones que hizo Francisco sobre estas dos últimas cuestiones y sobre la polvareda levantada tras el nombramiento de Donal Trump como presidente.

“No ser profetas de calamidades”

Acerca del nuevo presidente de Estados Unidos, se le preguntaba al Papa respecto a los problemas del mundo en relación al nombramiento de Trump y la tensión que ha despertado en todo el mundo.

Francisco pedía esperar a “ver qué pasa. Pero asustarme o alegrarme por lo que pueda suceder, en eso creo que podemos caer en una gran imprudencia. En ser profetas o de calamidades o de bienestares que no se van a dar, ni una ni otra. Se verá. Veremos lo que hace y ahí se evalúa. Siempre lo concreto. El cristianismo, o es concreto o no es cristianismo”.

El Papa pide prudencia ante la estrenada presidencia de Donal Trump: "veremos lo que hace y ahí se evalúa"

El Papa pide prudencia ante la estrenada presidencia de Donal Trump: “veremos lo que hace y ahí se evalúa”

Los santos, “protagonistas de la historia de la Iglesia”

Más adelante preguntan al Pontífice por los cambios de la Iglesia, por una supuesta “revolución de la normalidad” y la esencia del cristianismo. Francisco responde:

Yo procuro, no sé si lo logro, hacer lo que manda el Evangelio. Eso es lo que procuro. Soy pecador y no siempre lo logro, pero eso es lo que procuro. Es curioso: la historia de la Iglesia no la llevaron adelante los teólogos, ni los curas, las monjas, los obispos… sí, en parte sí, pero los verdaderos protagonistas de la historia de la Iglesia son los santos. O sea, aquellos hombres y mujeres que se quemaron la vida para que el Evangelio fuera concreto. Y esos son los que nos han salvado: los santos”.

“A veces pensamos en los santos como una monjita que mira para arriba y le dan vuelta los ojos. ¡Los santos son los concretos del Evangelio en la vida diaria! Y la teología que uno saca de la vida de un santo es muy grande. Evidentemente que los teólogos, los pastores, son necesarios. Y es parte de la Iglesia. Pero ir a eso: el Evangelio. ¿Y quiénes son los mejores portadores del Evangelio? Los santos”, añade.

“Usted utilizó la palabra “revolución”. ¡Eso es revolución! Yo no soy santo. No estoy haciendo ninguna revolución. Estoy tratando de que el Evangelio vaya adelante. Pero imperfectamente, porque pego patinazos a veces”, concluye Francisco ante este tema.

Vitral representando a santos católicos, entre ellos santo Tomás de Aquino y santo Norbertus, en una catedral de Bélgica

Vitral representando a santos católicos, entre ellos santo Tomás de Aquino y santo Norbertus, en una catedral de Bélgica

“Chicas prostitutas explotadas por europeos”

Otra de las cuestiones planteadas por El País al Papa, casi finalizando la entrevista, tiene que ver con “la violencia contra las mujeres, que es una lacra, en Latinoamérica y en tantos sitios”.

El Santo Padre pone el punto de mira en la prostitución, y hace mención a que en Europa, “en Italia, por ejemplo, he visitado organizaciones de rescate de chicas prostitutas que son explotadas por europeos. Una me decía que fue traída de Eslovaquia en el baúl de un auto para poder pasarla. Y le dicen: tenés que traer tanto hoy, y si no traes eso, cobrás. Le pegan… ¿En Roma? En Roma. La situación de esas mujeres acá, ¡en Roma!, es de terror”, denuncia.

“En esa casa que visité yo había una que le habían cortado la oreja. Las torturan cuando no reúnen el dinero suficiente. Y las tienen agarradas porque las asustan, les dicen que les van a matar a los padres. Albanesas, nigerianas, incluso italianas”.

Y continúa, en referencia a las organizaciones que las ayudan: “una cosa muy linda es que estas asociaciones se dedican a ir por las calles, se acercan a ellas y, en vez de decirles ‘cuánto cobrás, cuánto costás”, les preguntan: “¿Cuánto sufrís?’ ¡La primera vez que alguien les pregunta por el sufrimiento! Y las llevan a una colonia segura para que se recuperen. Yo visité una de esas colonias con chicas recuperadas el año pasado y había dos hombres, eran voluntarios. Y una me dijo: yo lo encontré a él. Se había casado con el hombre que le había salvado y estaban deseando tener un hijo. Y otra: este es mi novio, nos vamos a casar. El usufructo de la mujer es de las cosas más desastrosas que suceden, también aquí, en Roma. La esclavitud de la mujer”, sentencia.

La prostitución, el mejor ejemplo de violencia contra la mujer: "la situación de esas mujeres acá, ¡en Roma!, es de terror”, asegura el Papa

La prostitución, el mejor ejemplo de violencia contra la mujer: “la situación de esas mujeres acá, ¡en Roma!, es de terror”, asegura el Papa

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>