Diálogo Rajoy-Mas ¿un diálogo de besugos?

El gobierno de la Generalitat, presidido por Artur Mas (CiU) y apoyado por Esquerra Republicana, ha dado un paso más en la vía hacia la …

El gobierno de la Generalitat, presidido por Artur Mas (CiU) y apoyado por Esquerra Republicana, ha dado un paso más en la vía hacia la independencia de Catalunya. Siguen ambos su hoja de ruta y, de momento, el entendimiento CiU-ERC es cada vez más amplio. Ambos acordaron, incluida Iniciativa per Catalunya (la franquicia de IU en Catalunya y endeudada hasta el cuello) y de los asamblearios “abertzales” (utilizando terminología vasca) de la CUP (tiene solo tres diputados, pero subiendo en las encuestas) la fecha y las dos preguntas del referéndum (en Catalunya la llaman “consulta”) previsto para el 9 de noviembre próximo.

De aquí a septiembre (cuando tendrá lugar, si Artur Mas cumple lo prometido, la convocatoria del referéndum o “consulta”) han de pasar muchas cosas. El parlamento catalán acaba de solicitar al Congreso de los Diputados, la autorización para que el gobierno catalán pueda “convocar y celebrar un referéndum”, cuya respuesta ya es conocida de antemano. El Congreso verá esta proposición hacia el mes de marzo o antes de Semana Santa.

Siguiendo la hoja de ruta, Artur Mas y Oriol Junqueras (presidente de ERC) intentan fraguar una candidatura unitaria para las elecciones europeas del 25 de mayo, con el convencimiento de que serán unas “primarias” sobre la voluntad de los catalanes a favor de la independencia.

Sus aparatos de propaganda hace tiempo que funcionan a tope, muy subvencionados por la Generalitat o dependientes directamente del Govern (TV3, Catalunya Ràdio y la agencia ACN): todos los diarios de papel y digitales, televisiones (las frecuencias las concede la Generalitat), radios (las radiofrecuencias son de la Generalitat), con una machacona presencia en las redes sociales, respondiendo –y no siempre con buenas palabras—a quienes no sean independentistas y pongan reparos en ello.

¿Morir de éxito?

Es decir que la Generalitat dispone de un aparato de propaganda colosal, además de todas las estructuras de poder, desde el Govern a las cuatro diputaciones y el Ayuntamiento de Barcelona, etc. A esto hay que añadir los centenares de actos que en este 2014 van a celebrarse en todo el territorio catalán conmemorando los 300 años de “la conquista” de Catalunya por la España borbónica de Felipe V, en la Guerra de Sucesión. Con tanto poder, análogo al que tenía el PSC hace cuatro años (el PSC tenía incluso el apoyo y los presupuestos del gobierno de Zapatero) ¿no puede Artur Mas morir de éxito como el PSC que hoy estás dividido y víctima de sus propias contradicciones? El PSC tenía como socio imprescindible a Esquerra Republicana en el tripartito. Igual que ahora Artur Mas, y en los dos casos ERC marcaba la ruta a seguir. ¿Hay un paralelismo? El tiempo lo dirá.

Se ha incrementado el independentismo en plena crisis económica, basado en afirmaciones muy sencillas y fáciles de entender, aunque más difíciles de demostrar: “España nos roba”, “los impuestos nuestros se los queda España”, “seremos la Suecia del Mediterráneo”, “pagaremos menos impuestos”, “tendremos mejores servicios sociales”, etc. Mucha gente, especialmente de la Catalunya interior, cree que la independencia es la solución a la crisis. La propaganda ha hecho que hoy un 45 por ciento de los catalanes cree que seguiremos en Europa, cuando se ha dicho por activa y pasiva por parte de las máximas autoridades europeas que no va a ser así. Cuando se dice que Catalunya está arruinada, que no tiene crédito internacional pues su deuda que asciende a 60.000 millones de euros, Artur Mas afirma que en cuatro años se habrá pagado la deuda si los impuestos se quedan en Catalunya.

El acuerdo para las europeas entre CiU y ERC, podría medir el nivel de independentismo. Pero no es fácil porque Esquerra ha participado siempre en las europeas coaligada con los partidos “abertzales” radicales vascos y CiU ha ido en coalición con el PNV, y algún pequeño partido valenciano y balear.

La propaganda ahora se basa en dos ejes: “Madrid (Rajoy) se hace el sordo y no quiere dialogar o sea que la democracia está de nuestro lado”, y “Madrid no quiere que votemos, cuando lo más democrático es votar” (en Catalunya se vota casi cada año por unas elecciones u otras). Además, Catalunya no es Kosovo, ni los kurdos, ni los tibetanos, ni los palestinos. No es un pueblo “sometido”.

Pensar en un diálogo o entrevista entre Mas y Rajoy, hoy, es muy difícil: sería un diálogo de besugos, después de que Rajoy canceló esta entrevista cuando supo el día y la pregunta del referéndum. Así las cosas, dice Rajoy, ¿de qué vamos a hablar? Además la escena del sofá serviría a Mas para reforzar su tesis de que “Madrid no nos quiere escuchar”. Rajoy lo ve como una trampa. Además, lo que diga Rajoy en Catalunya no tiene ninguna credibilidad en los medios y en las tertulias. Y el PP tiene una escasísima presencia institucional y mediática. Rajoy vino a Catalunya para decir que “mientras sea presidente del Gobierno, no habrá referéndum en Catalunya, ni habrá desmembración de España”. Mas argumenta que el referéndum puede hacerse si “hay voluntad política” o sea si hay una lectura “elástica” de la Constitución. Pero Rajoy responde que la Constitución es “flexible” pero no sirve para “atajos” como quiere Mas.

También Rajoy quita legitimidad al referéndum porque CiU no se presentó a las elecciones de 2012 pidiendo la autodeterminación en su programa electoral, como hizo el líder independentista escocés Salmond y ganó las elecciones. Esto es un fraude electoral. Mas se apoya en las encuestas y en la gran manifestación de 11 de septiembre pasado. A su vez Rajoy replica que más manifestaciones que las que ha habido en el País Vasco ya no las habrá, y los vascos en 40 años, incluso con asesinatos contra las Fuerzas Armadas, con mayorías independentistas, no ha conseguido la independencia. Mas replica que en Catalunya no quieren la violencia, sino democracia, e insinúa que su estrategia es la de políticos florentinos y no vascos.

El paso siguiente a las elecciones Europeas es disolver el parlamento catalán y convocar elecciones autonómicas –si no es posible celebrar el referéndum– que pueden ser “plebiscitarias”, según Mas y Junqueras, pero ya nos iríamos a final de año, o tal vez Mas querría llegar, aunque sea prorrogando los presupuestos del 2014, tal y como se han aprobado ahora (presupuestos para dos años), hasta el final de la legislatura en el año 2016 tras ver lo que ocurrirá en las elecciones municipales, autonómicas y generales españolas.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>