Diario de un escritor‘, de Fiódor M. Dostoievski

Dostoievski es un escritor del que ninguna página podría reproducirse en una antología de la literatura. No es el suyo un estilo acabado. En parte se …

Dostoievski es un escritor del que ninguna página podría reproducirse en una antología de la literatura. No es el suyo un estilo acabado. En parte se debe a que escribió casi siempre apremiado por las deudas, pero también a que su pensamiento iba por delante de la palabra escrita y a que prefirió la vida a la forma.

Pero también es un autor del que, aparte de sus intuiciones geniales y frases célebres que han sugerido numerosos estudios, se descubre la predilección por encontrar y expresar la “idea”. Pero no en el sentido del concepto exacto que refiera una situación, sino aquella palabra por la que la realidad no sólo sea descrita sino también salvada.

Obviamente ello precisa de una clarividente observación de la realidad. Nada que ver el realismo de Dostoievski con el de sus enemigos “naturalistas”.

La realidad a la que se dirige es invisible pero es la que determina todo, la que se expresa en los comportamientos individuales y configura un pueblo.

Tiene que ver con la Verdad, a la que Dostoievski se acerca por caminos contradictorios, porque la vida le suministra esas mismas paradojas.

Por eso en él encontramos la profunda fe ortodoxa y los sutiles argumentos del ateísmo, por ejemplo. O su reclamo del alma rusa, en la que pone una esperanza casi mesiánica, y la crítica más enconada contra sus conciudadanos y patria.

Lo que en otros autores sería contradicción en Dostoievski se percibe como formando parte de un único discurso centrado en el hombre y en las múltiples facetas de su espíritu. Pero no como algo que se disgrega sino tensionado hacia su unidad en un ansia de redención.

Buena muestra de ello es esta obra, redactada en forma de artículos y colaboraciones periodísticas. De Diario de un escritor existe la traducción de Casinos Assens, publicada por Aguilar aunque con algunas limitaciones.

La edición de Víctor Gallego es mucho más cuidada tanto en la traducción como en las notas. Y, aunque se trata de una selección, eso sí muy extensa, nos pone en contacto con el último Dostoievski.

El autor, entre 1873 y 1881 escribe mucho más relajado. Su vida ha alcanzado cierto equilibrio y su relación con las autoridades es buena. Sin dificultades económicas Dostoievski escribe para sí mismo y para sus lectores.

Encontramos en el Diario comentarios a hechos del momento, con especial atención a crónicas judiciales o al tema del suicidio, pero también reflexiones sobre la literatura o algunos relatos breves que merecen especial atención: Bobok, y El sueño de un hombre ridículo, son relatos breves en los que el autor ruso se introduce en la literatura fantástica, de los sueños y la vida de ultratumba, pero tomados como proyecciones de la vida real.

En la breve densidad de esos relatos se encontramos concentrado lo que desarrolló en sus grandes novelas.

Pero, Dostoievski es, sobre todo, un polemista en el sentido más noble de la palabra. Si es capaz de enfrentarse a todos, por las ideas, es por la necesidad que tiene de dar con la Verdad.

Si hubiera tropezado con contrincantes de mayor nivel se habría ahorrado ese esfuerzo de refutarse a sí mismo en todas sus obras. Puede causar perplejidad pero no es menos cierto que en el combate que sostiene a lo largo de toda su vida y de la que da testimonio su obra escrita surge victorioso el gran Dostoievski que nos acerca a lo más profundo del alma humana y alumbra el sentido del hombre.

La característica de los Diarios permite un acercamiento pausado. El trabajo editorial ha sido excelente y ello redunda en facilitar la lectura agradable. La genialidad de Dostoievski se percibe en cada página y su lectura resulta indispensable para completar la de sus novelas.

DIARIO DE UN ESCRITOR
Fiódor M. Dostoievski
Edición de Víctor Gallego Ballestero
Alba, 630 páginas

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>