Diccionario Akal de la Antigüedad hispana‘, dirigido por José Manuel Roldán

De tanto en tanto aparece en nuestro horizonte cultural algún fenómeno ante el cual vale la pena maravillarse. Y uso estos términos en el viejo sentid…

De tanto en tanto aparece en nuestro horizonte cultural algún fenómeno ante el cual vale la pena maravillarse. Y uso estos términos en el viejo sentido, cuando éstos —los fenómenos, las maravillas y los monstruos— eran sinónimos y se referían a lo inhabitual, a lo extraordinario, a lo prodigioso. Porque no hay duda que nos hallamos ante eso, precisamente: un prodigio.
 
Akal, que nos tiene acostumbrados a algunos más que notables esfuerzos editoriales, entre los que cabe destacar su excelente colección de diccionarios temáticos, se ha superado en ésta ocasión al publicar una obra realmente magnífica. Nacido con la intención de suplir un hueco académico que compaginase la especificidad de la historia antigua hispana con sus más que evidentes conexiones con el marco de referencia general, el Diccionario se ha convertido en una referencia obligada para todos los amantes del conocimiento histórico en general y en un instrumento imprescindible para los especialistas en la antigüedad.
Quisiera apuntar aquí, por cierto, una reflexión alrededor de esta cuestión. A pesar de que en principio los diccionarios históricos son una obra consulta y no de lectura, ha sido desgraciadamente muy habitual los últimos años la publicación bajo este nombre de textos que parecían aspirar a ser leídos como un ensayo.
 
Esto ha afectado incluso a la presentación —temática en lugar de alfabética— o a la redacción —demasiado narrativa o ideológica— redundando todo ello en una caída de la calidad y la utilidad de tales obras.
 
No se trata aquí de eso sino de todo lo contrario. Organizado alfabéticamente, dotado de un exhaustivo aparato crítico —felizmente presentado de un modo que no entorpece la lectura— y prodigiosamente sistematizado, es una obra realmente útil para el estudio.
 
Y aunque el director de la obra hable con pudor de posibles lagunas, lo cierto es que, hoy por hoy, a nadie que se asistiera únicamente de este diccionario para conocer la antigüedad hispana se le podría considerar insolvente en el tema.
 
No hay duda que el previsible futuro desarrollo de esta joven disciplina puede dejar pronto obsoleto algún contenido concreto pero de lo que no cabe duda es que —y así lo auguramos— la estructura y la propuesta se mantendrán vigentes muchos años. Cabrá pensar en actualizaciones pero no en mejoras propiamente dichas.
Valgan algunos datos de muestra: se reúne en el volumen una bibliografía de 6.000 títulos de referencia; el cuerpo de los artículos se acompaña de sendos índices ciclópeos,  uno onomástico y otro toponímico respectivamente, que permite una rápida y feliz localización de casi todos y casi todas partes.
 
Finalmente cabe añadir como mérito suplementario que no se trata de una traducción sino de una obra original nacida de la feliz confluencia del trabajo de un ejército de eruditos y de la fe e ilusión de un editor que todavía cree en la grandeza cultural de su labor.
 
Diccionario Akal de la Antigüedad hispana
José Manuel Roldán (dir.)
Editorial  Akal
1.371 págs.
Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>