Diez razones para que Marta Mata dimita como presidenta del Consejo Escolar del Estado

Marta Mata ha dado ya, a la sociedad española, muchos argumentos para dimitir como presidenta del Consejo Escolar del Estado. En diferentes entrevista…

Marta Mata ha dado ya, a la sociedad española, muchos argumentos para dimitir como presidenta del Consejo Escolar del Estado. En diferentes entrevistas recogidas en los últimos días por varios medios de comunicación, ha intentado justificar el informe aprobado por su organismo, el pasado 17 de febrero, en el que se pide al Gobierno que la asignatura de religión salga del horario escolar y también la derogación de los Acuerdos Iglesia-Estado de 1979. En ambos casos, se registró un empate a 13 votos, y sólo el voto de Mata decidió. La presidenta presenta ahora todo esto como bueno para todos, también para los católicos, y lo hace con el argumento de que, “en realidad, no se recomienda que la religión salga de los centros, sino que esta enseñanza esté dentro de la escuela pero fuera del horario lectivo”

LOS 10 MOTIVOS PARA LA RENUNCIA

1- Lo que pide el Consejo Escolar es inconstitucional, a pesar de que se trata de un órgano del Estado. La Constitución Española, en su artículo 27.3, dice textualmente que “los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones”. Existe, por tanto, un mandato constitucional acompañado por el carácter aconfesional, no laico, del Estado. “Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia católica y las demás confesiones”, dice el artículo 16.3 de la Carta Magna.

2- La presidenta del organismo recurre precisamente al artículo 27.3 de la Constitución para afirmar, en una entrevista publicada por el diario EL PAÍS el domingo 27 de febrero, que “la Carta Magna habla de libertad de los padres y de todos ellos, no sólo de algunos”. ¿Algún obispo o colectivo ha dicho alguna vez que la libertad de los padres sea sólo para los católicos? ¿Ésa es la manera de justificar que la asignatura de religión salga del horario escolar?

3- Marta Mata afirma que el Consejo Escolar pide “situar la religión en el lugar de la opcionalidad”, como si hasta ahora la asignatura no fuese optativa. La presidenta, en unas recientes declaraciones a TELEVISIÓ DE CATALUNYA (TV3), llegó a decir que la religión y su alternativa, tal y como estaban reguladas en la Ley de Calidad (LOCE), “interferían en el horario escolar” al ser ambas evaluables.

4- Niega que el Consejo haya pedido derogar los acuerdos Iglesia-Estado. “Nosotros solamente lo proponíamos ante determinadas condiciones”, explica en el diario EL PAÍS. Unos días antes, en TV3, había comentado que era “sólo en el caso de que su aplicación signifique que no puede realizarse la opción libre entre educación religiosa o no religiosa”, es decir, “que no exista una alternativa a la religión optativa”. ¿Será necesario elaborar un Concordato a medida de la ideología de esta señora?

5- Dice que “la enseñanza de la religión es aún un tema tabú en España”. Y a continuación, acusa a los medios de comunicación de “crear una crispación alrededor de un único tema sobre un gran conjunto en los que hay plena sintonía”. Lo único que ha crispado estos días a millones de familias españolas es la manipulación y las decisiones partidistas de la propia Marta Mata, unas actitudes que se alejan de su función consultiva. Lo mismo sucede con la decisión del Gobierno catalán de suprimir la clase de religión de todos los centros, así como con las constantes declaraciones de algunos ministros del ejecutivo español en el mismo sentido y la toma de posición del Partido Socialista (PSOE).

6- Asegura que el presidente del Gobierno debe ser independiente en sus declaraciones, pero ella no. Refiriéndose a la reacción de José Luis Rodríguez Zapatero el viernes 18 de febrero, unas palabras en las que garantizaba la libertad de los padres para solicitar religión de acuerdo con sus creencias, Marta Mata estableció una curiosa comparación en la entrevista de EL PAÍS: “Yo me puedo permitir el lujo de votar a conciencia y, en cambio, él tiene el deber de tranquilizar a todos y decir que garantiza la religión. Pero, de hecho, dijo prácticamente lo mismo que lo que propugna el Consejo”. Con estas afirmaciones, Marta Mata miente o tacha implícitamente de mentiroso al presidente bajo el  supuesto paraguas de “tranquilizar a todos”.

7- Acusa a los obispos de basarse exclusivamente en el Concordato. La presidenta del Consejo Escolar denuncia que “la Conferencia Episcopal siempre trata la enseñanza de la religión a través del acuerdo internacional de 1979”. Y añade que el texto “da pena” porque “la formación religiosa está defendida sólo en términos económicos”.

8- Justifica el texto inconstitucional del Consejo afirmando que “la Iglesia debe adaptarse a los cambios de la sociedad, como la escuela”. Para apoyar esta afirmación, comenta que “son las parroquias las que deben ser el centro de la formación religiosa”, y concluye su particular tesis, impropia de su cargo, con esta otra falsedad: “No entiendo que la Iglesia no utilice sus iglesias, teniendo en cuenta que el Gobierno seguirá cumpliendo sus acuerdos económicos. De esta forma, la enseñanza de la religión no interferiría en el funcionamiento de una escuela que es, recordemos, pública”. Detrás de estas frases, se esconde una confusión entre catequesis (iniciación y formación en la fe) y clase de religión de acuerdo con unas creencias determinadas.

9- Propone que el Estado otorgue autonomía a los centros para decidir el tratamiento de la religión. Marta Mata plantea esto “en función del alumnado” de cada colegio, pero con ello tampoco se garantiza el cumplimiento del mandato constitucional, que es para todo el sistema educativo, incluyendo (por cierto) también la escuela concertada. Si lo que propone la presidenta del Consejo Escolar implica que cada centro vote por mayoría qué se hace, se inconstitucional; y si lo que se quiere es que los colegios decidan en función de la demanda de los padres, estamos hablando de lo mismo: Es lo que dice la Carta Magna.

10- No es apropiada para el cargo por su excesiva significación ideológica. Marta Mata preside un órgano de participación social en el que está presente toda la comunidad educativa, pero exhibe unas ideas antirreligiosas excluyentes que le impiden tener la ecuanimidad necesaria, especialmente en temas que dividen a los miembros del Consejo. Por cierto, una parte importante de los colectivos representados han pedido su dimisión. También debería tenerlo en cuenta.

http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=2150 

La presidenta del Consejo Escolar intenta dar gato por liebre

El Consejo Escolar, un órgano del Estado que actúa sin tener en cuenta el mandato constitucional

http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=2150 

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>