Dilma Rousseff y Nicolás Maduro, en sus horas más bajas

La última encuesta realizada en Brasil muestra que el apoyo a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, ha experimentado una nueva caída …

La última encuesta realizada en Brasil muestra que el apoyo a la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, ha experimentado una nueva caída en junio: solo un 10% de la población afirma respaldar su gestión en un momento de aumento del desempleo y acusaciones de corrupción.

Así, el porcentaje de brasileños que consideran la administración de Rousseff como "mala" o "muy mala" alcanza el 65% durante esta última semana, cinco puntos por encima del resultado obtenido en el mes de abril.

La encuesta, realizada por Datafolha, destaca que los resultados de Rousseff suponen la aprobación más baja dada a un presidente brasileño desde la caída del ex mandatario Fernando Collor en el año 1992, que fue destituido por delitos de corrupción.

La imagen de la mandataria ha empeorado en todos los grupos de edad y regiones, incluidos los sectores más empobrecidos que más se han beneficiado de las políticas sociales de Rousseff y su predecesor, Luiz Inacio Lula da Silva.

En el norte del país, tradicional bastión del gobernante Partido de los Trabajadores, solo el 14% de los encuestados ha considerado la gestión del Gobierno como "buena" o "muy buena", mientras que un 58% la califica de "mala" o "muy mala".

Esta encuesta se ha realizado antes de que la Policía Federal arrestase el viernes a los presidentes de las dos mayores constructoras del país por participar supuestamente en la trama de corrupción de Petrobras, vinculada al propio PT.

La corrupción, el desempleo y la sanidad son las mayores preocupaciones del electorado brasileño, según el sondeo. El número de ciudadanos que sitúan el paro como su mayor preocupación ha aumentado al once por ciento, cinco puntos más que en abril.

Convocatoria de elecciones en Venezuela

Por otra parte, tras varios meses de incertidumbre, Venezuela convoca elecciones para dentro de seis meses. Según ha anunciado la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, los comicios para renovar la Asamblea Nacional de Venezuela tendrán lugar el próximo 6 de diciembre.

El anuncio ha sido acogido de diferentes maneras por el espectro político venezolano. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ha amenazado con "lanzarse a las calles" si la Mesa de Unidad Democrática (MUD) gana dichas elecciones.

"Sería un caos porque nuestro pueblo no se va a entregar, nuestro pueblo va luchar en las calles y yo soy el primero en lanzarme a las calles para defender sus derechos sociales", ha asegurado.

Sin embargo, ha restado importancia a esta hipótesis mostrándose seguro de que "el 6 de diciembre se sumará a las fechas históricas" del ‘chavismo’ con "una nueva victoria" en las urnas. "Ya tenemos fecha para la batalla", ha añadido en Twitter.

Caída en la intención de voto

Sin embargo, las encuestas no dicen lo mismo. Los chavistas podrían perder el control de la Asamblea Nacional si son ciertos los últimos sondeos sobre intención de voto, que indican que la oposición aventaja en 20 puntos al gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).

Por su parte, desde la oposición, Voluntad Popular (VP) ha celebrado el anuncio de la convocatoria de elecciones, pero también ha denunciado que el Gobierno ha retrasado su celebración seis meses.

"Nosotros estamos muy contentos porque Leopoldo López ya puede decir que ha conseguido uno de los tres objetivos de su huelga de hambre y, lo más importante, porque finalmente hay fecha para dilucidar la crisis política en Venezuela", ha dicho el portavoz de Voluntad Popular para Europa, Alberto Pérez.

Al mismo tiempo, el líder opositor Henrique Capriles ha insistido en que "ahora más que nunca" es tiempo para "la unión y el cambio". "Cada venezolano tiene la fuerza para lograrlo", ha escrito en la red social Twitter.

En la misma línea se ha expresado Mitzy Capriles, la mujer del alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, encarcelado por su supuesta implicación en los planes para asesinar al presidente venezolano, Nicolás Maduro.

"Listo Venezuela, tenemos fecha y nos sobra coraje. Con esperanza para salir a votar, contra viento y marea, el próximo 6-D", ha dicho, aseverando que harán "la cola más larga del mundo para votar". "Tenemos más futuro que nunca", ha afirmado también en Twitter.

Los efectos de la huelga de hambre

El VP ha dado las gracias a los líderes opositores Leopoldo Lópezy Daniel Ceballos, así como a más de cien venezolanos que se declararon en huelga de hambre, y ha asegurado que gracias a su lucha y sacrificio se han convocado elecciones parlamentarias en Venezuela, previstas para el 6 de diciembre.

Aunque, tal y como ha destacado Pérez, el anuncio de la fecha de las elecciones legislativas era una de las exigencias de López, fuentes cercanas al líder opositor han subrayado que ello no significa que vaya a abandonar la huelga hambre.

"Leopoldo ha sido muy insistente en el petitorio completo", que incluye, además de la cita con las urnas, una "observación internacional cualificada" del proceso electoral para garantizar su transparencia y la liberación de los "presos políticos".

Hazte socio

También te puede gustar