Dinero público: 7,2 millones en preservativos

El Consejo de Ministros aprobó el pasado viernes el reparto de 59,744 millones de euros entre las CCAA para el desarrollo de políticas de “prevención …

El Consejo de Ministros aprobó el pasado viernes el reparto de 59,744 millones de euros entre las CCAA para el desarrollo de políticas de “prevención y fomento” de la salud. El plan incluye un cuadro de reparto entre CCAA por diferentes programas. La lucha para la prevención y control del tabaquismo, por ejemplo, está dotado con 12,15 millones de euros.
 
Para aumentar la seguridad de los pacientes y profesionales en los hospitales, el gobierno destinará 6 millones de euros. La misma cuantía que para la prevención de la diabetes o para los planes de mejora de los sistemas de información sanitaria. El capítulo mejor dotado es el de prevención contra la drogadicción, con inversiones de 22,417 millones de euros para los programas derivados del Plan Nacional sobre Drogas.
 
Hasta aquí, nada que objetar. Pero en el mismo “pack” se incluye también una inversión de 4,8 millones de euros en prevención del SIDA. A saber: “prevención entre jóvenes en el contexto de la promoción de la salud, prevención de personas con prácticas sexuales de riesgo, promoción del uso del preservativo masculino y femenino, prevención en personas que ejercen la prostitución, prevención de la transmisión en personas que viven con el VIH, y prevención en transmisión del virus entre inmigrantes”. O sea, más condón.
 
Pero sigamos con el programa de “prevención y promoción de la salud” dotado con 2,4 millones de euros. Además de programas de control y prevención del alcoholismo y la anorexia, este capítulo se dedicará a la prevención y control de embarazos no deseados. Es decir, más condón.
 
En resumen: el gobierno destinará con las CCAA 7,2 millones de nuestros euros en el fomento del uso del preservativo entre jóvenes y prostitutas. Y eso lo vende como “prevención y promoción” de la salud, cuando recientemente la comunidad científica ha hecho público en la prestigiosa revista Lancet que el mejor método para la prevención del SIDA es la abstinencia y la fidelidad. Pero ya se sabe que la ideología está por encima de la ciencia. Incluso cuando hablamos de asuntos de vida o muerte. Da igual: la ideología gana. Mucho.
 
Y no sólo eso, sino que Salgado se permite criticar a la Iglesia por no haber “avanzado” en ese sentido y augura un “serio debate” interno en el seno de la Iglesia en el uso del preservativo ligado a la lucha contra el SIDA. “El otro día leía un artículo de una monja que le pedía al nuevo Papa que abriera la mano en este tema”, explica a este cronista la ministra de Sanidad, que aprovecha para hacer sangre con las imprudentes declaraciones efectuadas por el portavoz de la Conferencia Episcopal, P. Juan Antonio Martínez Camino.
 
Qué casualidad, la ministra había leído a la díscola monja, pero no había tenido oportunidad de conocer el folleto “Todos fuimos embriones”. Cuestión de interés. Supongo.
Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>