Dinero y sexo, los ‘valores’ más preciados de los jóvenes

Un nuevo estudio, esta vez elaborado en Salamanca, viene a constatar que el dinero y el sexo encabezan mayoritariamente la escala de valores de los jó…

Un nuevo estudio, esta vez elaborado en Salamanca, viene a constatar que el dinero y el sexo encabezan mayoritariamente la escala de valores de los jóvenes entre los 15 y los 24 años. Los encuestados salmantinos se consideran marchosos, consumistas, rebeldes e instalados cómodamente en su rutina actual.

 

Aunque valoran en primer lugar “tener unas buenas relaciones familiares”, quieren “tener éxito en el trabajo”, “tener muchos amigos”, “ganar dinero” y “tener una vida sexual satisfactoria”, en este orden.

 

Por el contrario, menos de 2 de cada 10 jóvenes consideran necesarios valores y rasgos positivos como la responsabilidad, la solidaridad, la madurez, la honradez, la tolerancia o la lealtad.

 

El objetivo del estudio realizado entre los jóvenes de Salamanca en esta franja de edad ha sido el de facilitar datos para un informe presentado recientemente por la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD) y la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas realizado en Castilla y León.

 

Confirmando la evidencia

 

El resultado de esta encuesta entre los jóvenes salmantinos es perfectamente extrapolable al resto de España, sobre todo si se tiene en cuenta que otros estudios ya han destacado anteriormente que los jóvenes en España tienden a buscar más el ocio y el sexo que a ser solidarios y generosos, como informábamos el pasado 29 de noviembre.

 

Al mismo tiempo, su preocupación por fenómenos como el del incremento del consumo de droga o el de la violencia creciente se han reducido a la mitad en los últimos diez años, con lo que parecen haber perdido la percepción real de cuáles son los principales problemas que les rodean.

 

Precisamente, otros datos del estudio salmantino muestran que un 11 por ciento de los encuestados se consideran personas no integradas y confrontadas violentamente con la sociedad, mientras que el 21 por ciento de ellos se caracteriza por su aislamiento cómodo y completamente descomprometido.

 

Con respecto a la integridad social, cerca del 52 por ciento de los jóvenes de esta provincia se consideran pasivos o indiferentes a lo colectivo. De ellos, un 21 por ciento dicen serlo por razones de retraimiento egoísta, y cerca del 20 por ciento porque se ven instalados en una vida cómoda de la que extraen sólo las ventajas.

 

Aspectos positivos

 

A pesar de todo, mientras un 15 por ciento de los chicos y chicas de esta edad se muestran fuertemente idealizados y comprometidos con asuntos políticos, cuestionando el orden social, la mayoría defienden el Estado del Bienestar y consideran vitales las ayudas públicas.

 

Además, cerca del 48 por ciento se sitúan en el campo del activismo social y el compromiso para el cambio: un 32 por ciento desde posiciones ortodoxas sobre lo políticamente correcto, y un algo más del 15 por ciento desde posturas claramente proactivas, muy ideológicas y buscando nuevas fórmulas.

 

Aumenta el consumo de drogas

 

La investigación realizada por la FAD y la delegación del Gobierno pone de manifiesto, a su vez, algo que también es una evidencia en toda España: el preocupante incremento en el consumo de drogas entre los más jóvenes.

 

Entre los 15 y los 22 años se consume más a medida que se crece, sobre todo en los casos de los jóvenes que abandonan el hogar familiar o que tienen malas relaciones con los padres o con los amigos.

 

Otro factor coincidente con estudios realizados en otros lugares de España es la habitualidad del policonsumo. Entre los jóvenes que fumaron cannabis en el último año, el 96 por ciento de ellos también consumió alcohol, casi el 20 por ciento éxtasis, anfetaminas o alucinógenos, y más del 21 por ciento probó la cocaína, cuyo consumo se dispara en las fiestas navideñas.

 

Investigadores de la universidad de Gerona, por ejemplo, han realizado un estudio publicado en la revista ADICCIONES que demuestra que el 85 por ciento de los jóvenes que fuman cigarrillos han fumado también ‘porros’. Sin embargo, entre los que no fuman, sólo un 10 por ciento han probado el cannabis.

 

De este informe se deduce que el consumo de tabaco, además de perjudicar seriamente la salud, “puede ser una puerta de entrada al consumo de otras drogas de igual o mayor peligrosidad”, se lee en la revista.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>