Dominatrix, la Vicepresidenta

Que duda cabe que si bien Zapatero es el líder político, la vicepresidenta del Gobierno, M. Teresa Fernández de la Vega, es el verdadero puntal de la …

Forum Libertas

Que duda cabe que si bien Zapatero es el líder político, la vicepresidenta del Gobierno, M. Teresa Fernández de la Vega, es el verdadero puntal de la gestión, la persona con mayor capacidad de decisión y, al tiempo, una sólida primera línea de protección del presidente que, poco dado a los riesgos del cuerpo a cuerpo con la ciudadanía, tiene en esta mujer su “force de frappe

En una reciente extensa entrevista en La Vanguardia de Barcelona, a cargo de un periodista brillante y nada dado a la agresividad como es Enric Juliana, se manifiesta, en las palabras de su vicepresidenta, ese estilo que tanto degrada la política de negar la evidencia de los hechos, que anida en el gobierno.

Un solo detalle podría resumir todas sus palabras: de las dieciséis preguntas que le formulan en relación a España, en siete, casi la mitad, venga o no a cuento, practica una durísima crítica y descalificación del Partido Popular. Su obsesión es el PP. Suena extraño que el número dos del gobierno se dedique a maltratar a los populares de esta manera el día antes de la entrevista entre Zapatero y Rajoy.

El periodista le pregunta: “No ha habido desde el lunes ningún atisbo de autocrítica en las palabras del presidente del gobierno”. La respuesta es un compendio del método que utiliza el propio Zapatero: “en democracia la autocrítica es un ejercicio normal, sano. Este gobierno no tiene ningún reparo en hacer autocrítica y en tratar de reparar errores si se han cometido”. Es decir, doctrina del “talante”. Y a partir de aquí de autocrítica nada, al contrario, empieza un extenso auto elogio sobre Zapatero y el Gobierno.

Si nos creemos a la Sra. De la Vega, todo lo de ETA lo han conducido desde la excelencia. Y no solo eso, sino que la actuación del gobierno ha sido “transparente, responsable y prudente”. No me diga que no es ésta una curiosa manera de entender la autocrítica.

Que pueda decir ésto la persona que comparte responsabilidades con un hombre que formuló aquella frase tragicómica de que “hoy estamos mejor que ayer y peor que mañana” y al día siguiente le pegaron un bombazo a la T-4 de no te menees, o es cinismo, porque sólo un cínico puede evitar la realidad en estos términos, o es tan sectario que no es capaz de percibir la realidad de las cosas. Lo segundo sería realmente peligroso para todos.

Su nivel de autoestima es simplemente brutal. Constátenlo:

“¡Estamos transformando España! (en eso estamos de acuerdo aunque quizás diferiríamos en el signo que lleva esta transformación, si el más o el menos) Somos la octava potencia económica, crecemos por encima de la media Europea, hemos impulsado políticas sociales que hoy son la vanguardia del mundo. Muchísima gente quiere venir a vivir a España…. Ocupamos un lugar en Europa muy importante…. Hacemos menos propaganda y trabajamos más” Y no contenta con todo ello, va y sin ningún tipo de rubor añade: “Vamos a seguir en primera línea liderando el impulso de la Europa política”. Claro que se trata –se le olvidó decir- de un liderazgo secreto. Nadie sabe que existe.

Ya lo ven, para la presidenta del gobierno, España es un modelo para el mundo y un líder de Europa. No importa que la perspectiva de las pensiones señale quiebra, no importa que este crecimiento económico sea solo para algunos, porque los salarios reales prácticamente no se han movido en los últimos años.

No importa que España ocupe el lugar más marginal en la UE desde su constitución, ni que ahora se tenga que tragar la Constitución que con tanto énfasis se aprobó en referéndum. La realidad, ya lo hemos dicho antes, le importa un bledo a la vicepresidenta.

Y para demostrar que trabajan mucho nos pone de ejemplo algo tan innovador y potente como son las medidas que van a tomar este año por si hay un excesivo calor en verano (sic) y para luchar contra los incendios forestales (sic).

Esto es ser original y apuntarse un plus de creatividad, y abrir nuevas facetas de gobierno. ¿O es que cada año por estas fechas el gobierno de turno no se dedica de oficio a estas cuestiones? Si uno se considera a “la vanguardia del mundo” en cuestiones sociales, la agenda que expone es paupérrima, de Diputación provincial.

Pero ¿cuál será el discurso para los próximos meses? le pregunta el periodista. Y la Vicepresidenta la contesta: “Primero, la Ley de Dependencia, que por sí misma justifica una legislatura entera”, y entonces se pone a explicar que se van a universalizar las prestaciones, que será el cuarto pilar del estado del bienestar, y demás maravillas. La segunda es la ley de igualdad, que ya se ha empezado a aplicar y que tiene como éxito 7000 mujeres más en los ayuntamientos”.

Hombre, faltando lo que falta para las elecciones generales, y visto lo dicho, debe ser cierto aquello de que la legislatura está agotada. Pero es que además con las dos leyes que cita, si se va más allá del simple discurso propagandístico, uno se enfrenta con un notable fraude a la sociedad civil.

Por lo que se refiere a la Ley de Dependencia porque como ha puesto de relieve el trabajo del Instituto de Estudios del Capital Social (INCAS) de la universidad Abat Oliba CEU, utilizando básicamente sólo datos oficiales, se pone de manifiesto que en realidad no se conoce el número de dependientes que hay en España ni la gravedad de su estado, con lo cual toda previsión financiera, como la que comporta la ley, carece de base.

Todos los datos existentes apuntan que hay muchas más personas con necesidades que las que prevé el proyecto, y que pudieran ser fácilmente en torno al doble. Por otra parte, los cálculos sobre los costes unitarios no han contemplado en términos reales los mismos, a pesar que en la mayoría son costes públicos.

Así mismo dado que la ley se fundamenta en el modelo de residencias, no existe hoy ni el número de plazas suficientes, ni las previsiones para completarlas en el 2015, que es el periodo para el que la ley debe estar totalmente aplicada. No existen las plazas ni los recursos inversores para construirla.

Por otra parte la aportación de los propios dependientes es excesivamente elevada ya que representa cerca de la mitad de los nuevos recursos que aporta conjuntamente el Estado y las CCAA, y en este sentido supera a los del propio gobierno. La Ley de Dependencia va a ser un gran fiasco fruto de la improvisación en su elaboración y las ganas de presentar como una montaña lo que por el momento no deja de ser un ratón, que de funcionar lo hará bajo mínimos y pagando las autonomías y los usuarios.

La Ley de Igualdad hasta ahora solo perpetra aquello por lo que ha sido criticado: la mujer-cuota. Primas, hermanas, sobrinas, amigas se han tenido que meter en las listas electorales prescindiendo de sus habilidades y vocaciones para conseguir llenarlas. Introducir la cuota en un sistema electoral perverso de listas cerradas y bloqueadas como el español es demostrar una vez más que a quienes nos gobiernan le importa un bledo el derecho a elegir del ciudadano y la calidad de sus representantes.

Le interesa solo poder decir frases como esta: “siete mil mujeres más en los ayuntamientos”. La transformación de la mujer en una cuota será a medio plazo un factor que va a jugar en su contra, porque el forzamiento que esto viene representando solo puede redundar en desprestigio y perjuicio de todas las mujeres, cada vez más, que alcanzan la responsabilidad política por sus propios méritos.

Hazte socio

También te puede gustar