¿Dónde está la Iglesia? Con los emigrantes

Con respecto al fenómeno de las Migraciones, muy especialmente de la venida de emigrantes senegaleses en cayucos a las costas de las Islas Canarias, a…

Con respecto al fenómeno de las Migraciones, muy especialmente de la venida de emigrantes senegaleses en cayucos a las costas de las Islas Canarias, algunos se preguntan, entre ellos D. Xavier Pomés, médico y exconseller de Sanitat y de Interior de la Generalitat de Catalunya” en La Vanguardia (06-09-2006), "¿Dónde está la Conferencia Episcopal?”
La pregunta es siempre legítima. Pero mejor planteada estaría la pregunta: “¿Dónde está la Iglesia?" Ésta pregunta tiene una respuesta fácil y contundente: “la Iglesia está con los emigrantes, antes de salir de su país y cuando llegan a su destino”.
Efectivamente, desde hace siglos, la Iglesia, sobre todo por la Obra de las Misiones y de otras de colaboración, está trabajando en los países de origen, también en Senegal, por la promoción integral de las personas, desde la fe y el seguimiento de Jesús, Buena Noticia para los pobres, capaz de poner en pie y en camino a quienes han sido abandonados a sus suerte.
La Iglesia está en Canarias, como está en Ceuta y en Melilla, en Cádiz y en Málaga. Allí las diócesis, por medio de sus servicios, especialmente de Pastoral de las Migraciones, Caritas y parroquias, personas profesionales y voluntarios, sacerdotes, religiosos, religiosas y seglares, acogen, acompañan, ayudan a los inmigrantes, les ofrecen servicios de todo tipo y abren caminos para la convivencia fraterna y la integración.
La Iglesia está en todas las diócesis de España, incluidas obviamente las de Cataluña y del País Vasco, a donde llegan, directamente o remitidos desde Canarias, los nuevos inmigrantes. En todas las diócesis y en todas las parroquias se han reforzado y desarrollado los servicios a los inmigrantes y el trabajo de sensibilización de la población para que sean tratados conforme a su dignidad y sus derechos fundamentales y se han creado servicios de cogida y de acompañamiento. Las Caritas diocesanas y parroquiales han aumentado sus efectivos y mejorado sus servicios…
La Iglesia está también evidentemente en la Conferencia Episcopal y en los servicios de la Santa Sede. En este sentido, sería muy largo presentar la lista de documentos, de notas y de pronunciamientos, tanto de la Santa Sede, empezando por los Papas, como de la Conferencia Episcopal en sus diversos niveles: Asamblea Plenaria, Comisión Permanente, Comisión Episcopal de Migraciones.
Limitándome a esta última, son conocidas las notas sobre los sucesos de Melilla y Ceuta del año pasado, la Nota de la última Asamblea de Delgados Diocesanos de Migraciones, en la que estaban presentes los delegados diocesanos de Canarias y de Tenerife, etc.
Puede que demos la impresión de que hablamos poco. Pero tenemos derecho a pedir que se nos juzgue más por lo que hacemos que por lo que decimos o dejamos de decir.
 
De todos modos, sería pretencioso esperar que la Iglesia solucione el pavoroso problema estructural de desequilibrio económico y de desarrollo, creado por los países ricos y poderosos, causa primera de las migraciones incontroladas. Tampoco está en manos de la Iglesia el control de las mafias que viven de este sucio negocio del tráfico de personas, otra de las graves causas de la emigración ilegal.
Finalmente, sería también un error o una “cortina de humo” hacer responsable a la Iglesia de las leyes de emigración y extranjería, que dejan siempre mucho que desear y que tienen también su parte proporcional en los desastres que se derivan de algunos movimientos migratorios.
Sigüenza, 6 de Septiembre de 2006 
José Sánchez González
Obispo de Sigüenza-Guadalajara
Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>