Dos consejeras del Gobierno catalán arremeten contra la Iglesia

Los actos celebrados en España este miércoles, con motivo del Día Mundial de Lucha contra el SIDA, han servido, entre otras cosas, para que algunos po…

Forum Libertas

Los actos celebrados en España este miércoles, con motivo del Día Mundial de Lucha contra el SIDA, han servido, entre otras cosas, para que algunos políticos arremetan contra la Iglesia católica por difundir su mensaje basado en la promoción de la abstinencia, la fidelidad y el retraso en la primera relación sexual como los métodos más eficaces para frenar la propagación de la enfermedad. Es el caso de dos consejeras de la Generalitat de Cataluña, que han llegado a insinuar que la jerarquía es responsable de que el virus se contagie.

La titular de Interior, Montserrat Tura, dijo que los obispos no tienen derecho a criticar el uso del preservativo. “Si no quieren propugnarlo, al menos que no impidan su uso”, comentó. La Iglesia católica, desde la libertad de expresión y la pluralidad de convicciones, nunca ha impedido que las personas recurran al condón en sus relaciones sexuales. ¿Alguien ha visto a algún obispo o a algún creyente católico impedir que la gente utilice este método de barrera? Lo único que hace la Iglesia es afirmar que existen alternativas mucho más eficaces y más aceptables desde la moral católica: la fidelidad, la abstinencia y el retraso en la primera relación.

Otra cosa que nunca ha hecho la Iglesia es negar o discutir los índices de eficacia del preservativo en la protección contra el SIDA, porcentajes que son más o menos oscilantes o variables dependiendo de varios factores pero nunca negados por los católicos. A pesar de ello, la consejera de Salud de la Generalitat, Marina Geli, pidió a la jerarquía “que deje de cuestionar la eficacia del preservativo” en la lucha contra la enfermedad, e incluso acusó a los obispos españoles de “atentar contra la salud pública”.

Cabe recordar que, según la última encuesta del Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre Salud y hábitos sexuales, el SIDA no se reduce a base de más preservativos. El sector de población entre 40 y 49 años de edad, que es el que presenta menos casos de SIDA (160,5 por cada 100.000 personas), es a su vez el que menos utiliza el preservativo (sólo el 31,5 por ciento). Sin embargo, en el grupo que más lo usa, que es el de 18 a 29 años (79,5 por ciento), la afectación es superior en un 50 por ciento (258 por 100.000). Esta cifra de afectados es aún mayor en el subgrupo más activo sexualmente, el de 25 a 29 años, ya que alcanza los 438 casos por 100.000 personas. Finalmente, en el grupo de ciudadanos entre 30 y 39 años, se llega a la proporción de 480 por 100.000.

Los cristianos, que no son ajenos al drama provocado por esta enfermedad, siguen ayudando incansablemente a los afectados. No hay que olvidar que 1 de cada 4 enfermos de SIDA son atendidos por alguna persona o institución vinculada a la Iglesia católica. A pesar de esta realidad, los políticos vuelven a centrarse en los últimos comentarios de representantes eclesiales que critican el uso del preservativo. El compromiso de los católicos en la lucha contra el SIDA es, en definitiva, mucho más que las denuncias de los obispos.

Enlace relacionado

Hazte socio

También te puede gustar