Dudas sobre el plan que sustituye al trasvase del Ebro

Por medio de un Real Decreto, el nuevo Gobierno socialista ha dejado sin efecto el trasvase y lo ha sustituido por un nuevo proyecto que se fundament…

Por medio de un Real Decreto, el nuevo Gobierno socialista ha dejado sin efecto el trasvase y lo ha sustituido por un nuevo proyecto que se fundamenta en la desalinización, que aporta cerca del 60 por cientode los 1.063 hectómetros cúbicosal año que se establece que son necesarios, el ahorro y la mejora de la gestión, que aportan el 25 por ciento,y finalmente la reutilización de las aguas el 19%. El principal volumen de agua desalada se sitúa en la Cuenca del Segura, con 266 Hm3, y la Cuenca Sur, que comprende parte de Murcia y toda Almería, con 215 Hm3. Lo peor de este planteamiento es que no nace de un acuerdo político ni con todos los afectados ni con el Partido Popular, y esto es una gran debilidad para una obra que durará años y que representa una inversión extraordinaria de cerca de 4.000 millones de euros sólo en inversiones urgentes.

A criterio de los técnicos, el nuevo planteamiento presenta dos interrogantes fundamentales.El primero está relacionado con la cifra de ahorro por mejora de la gestión, que lógicamente se refiere al uso agrícola del agua. Aquíes donde se encuentra, a distancia, el consumo más importante. La dificultad radica en que precisamente las agriculturas valenciana y murciana ya presentan un elevado grado de deficiencia en el uso de agua de riego y unas dotaciones por hectáreas muy ajustadas, de manera que, de producirse un incremento que diera lugar a una mayor disponibilidad de dotación a pie de parcela, ésta debería aplicarse para mejorar lo que ya se está regando. El resultado, en un criterio ampliamente compartido, puede ser en este punto concreto muy semejante a un parto de los montes; es decir, ligeras mejoras en la disponibilidad de agua para aquello que ya se esta regando.

La otra gran cuestión son las desaladoras, que generan una demanda eléctrica extraordinaria, cuando España precisamente presenta un déficit de producción importante y una creciente dependencia de Francia que, dicho sea de paso, se ha convertido en el gran exportador de electricidad de Europa merced a sus 59 centrales nucleares (España, 9) que representan el 40 por cientode todas las centrales nucleares de la Europa de los 25. La desalinización, asimismo, genera un volumen de salmuera extraordinario cuyo impacto ambiental requiere reflexión y un cuidadoso trato.

¿Significa esto que la solución de las desaladoras no sea aceptable? Desde el punto de vista de los técnicos, la respuesta es un “no” rotundo. Todo lo contrario. Pero esto es asícon la condición de que se aborden, desde un planteamiento integral que contemple el consumo eléctrico, la generación de energías alternativas y el desarrollo de un sector tecnológico español en este campo que pueda beneficiarse y beneficiarnos de la cuantía de las nuevas inversiones. Quizás sería conveniente que los partidos políticos escucharan más la voz de los técnicos, colegios profesionales y organizaciones agrícolas o medioambientales en la búsqueda de una respuesta técnica que resultase asumible para todos y que económicamente fuera realmente viable.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>