E-cristians denuncia la católicofobia del Teatro Nacional de Cataluña

“Manifestamos la más enérgica protesta por la programación del TNC. De manera simultánea se exhibirán dos obr…

“Manifestamos la más enérgica protesta por la programación del TNC. De manera simultánea se exhibirán dos obras, Gang Bang y Musicolèpsia. Rapsòdia per a set putes que centran su trama en el desprestigio y la ofensa a las creencias y valores de los católicos, con tratamientos de una morbosidad fuera de serie”. Así inicia E-cristians un comunicado que ha difundido con motivo de la reiterada muestra de católicofobia que propone el Teatro de la Generalitat de Cataluña en su programa.

El trato que de manera reiterada da el TNC a los católicos “no tiene precedente ni paralelismo”, según la asociación que prosigue: “La cultura y los medios de comunicación pagados con impuestos no deben ser armas de una guerra cultural contra ningún grupo religioso o étnico. De la misma manera que no aceptaríamos el escarnio de los homosexuales, de los gitanos o de los judíos en una obra de teatro, los católicos no podemos ser menos”.

La polémica saltó a la opinión pública cuando el Teatro Nacional de Cataluña estrenó Gang Bang, cuyo argumento era una orgía gay que se desarrollaba paralelamente a la visita del Papa Benedicto XVI a Barcelona. Después, el TNC insistió proponiendo una doble programación de teatro anticristiano. A la discutida Gang Bang le siguió Musicolèpsia (Rapsodia para siete putas), una obra que apuntaba de nuevo a la Iglesia, en este caso ironizando sobre los pecados capitales a través de los Papas.

Esta tendencia de acoger obras que ofenden los sentimientos y creencias cristianas desacreditó al consejero de Cultura, Ferran Mascarell, al ser avalador de una programación cultural que atenta precisamente contra la propia cultura de la mayoría de los ciudadanos, la cristiana.

¿Libertad artística?

Debido a esa realidad, E-cristians denuncia que la realización de estos montajes teatrales “se intenta justificar en base a dos tipos de argumentos. Uno, el de la ficción y la libertad de expresión artística, el otro el que nadie puede ofenderse porque trata hechos históricos”. “Bajo estas dos premisas toda provocación queda justificada porque todo puede refugiarse bajo el rótulo de ficción o, alternativamente, “hecho histórico”. Pero la ficción es libre de centrar su foco en multitud de aspectos, y la historia tiene miles de facetas”, agrega la asociación que sostiene que el TNC se ha especializado, “y precisamente en Cuaresma”, en la ofensa a los católicos.

Se trata de montajes teatrales propios del TNC, y obedecen a una programación deliberada, de la que hacemos responsable al señor Sergi Belbel como director artístico del TNC. Afirmamos que hay una voluntad de crear un conflicto con el nuevo gobierno de la Generalitat”.

Por último, el comunicado añade que “no puede ser que en tiempos de durísimos recortes en cuestiones necesarias como la sanidad, la enseñanza, y la asistencia social, nuestro dinero se emplee en espectáculos que reiteran la ofensa, obsesionados con el desenfreno y la sexualidad morbosa”. Por ello, concluye haciendo un llamamiento al respeto “que es la base necesaria para la amistad civil sin la que Cataluña resulta inviable”.

Hazte socio

También te puede gustar