Educar superando las dificultades‘, por María Asunción Balonga

Sobre educación se escriben muchas cosas, y son tantas las teorías que acaban precipitadas al abismo, que uno puede caer en la tentación del esceptici…

Sobre educación se escriben muchas cosas, y son tantas las teorías que acaban precipitadas al abismo, que uno puede caer en la tentación del escepticismo. Toda teoría y toda praxis educativa se funda en unos principios no siempre explicitados y algunos de ellos ya son mortales de origen.

 

Cuando uno los discute en abstracto acaba aburriéndose bastante y tampoco se llegan a muchas conclusiones porque el debate lo gana, en esta era de los medios y la pantomima, el que grita más, habla el último o cuenta la anécdota más divertida. Eso no quiere decir que tengamos que abandonar ese frente sino que nos recuerda que es mejor ser cauteloso con lo teórico, que puede ser abstracto, ajeno a la realidad e inaplicable en la práctica. Con todo sigue siendo verdad que las teorías son las que sostienen el actual desaguisado educativo.

 

Frente a todo ello tenemos el ejemplo concreto. El marxismo, o Paolo Freire, no pueden presentar resultados concretos. Por eso son tan adictos a “la propaganda”. Lo mismo hace nuestro gobierno, que legisla sobre educación y uno tiene la sospecha de que nunca han visto a un alumno.

 

Sin embargo, de la vida de la Iglesia, en personas concretas, sí que puede valorarse el resultado concreto de una concepción de la vida, que lo abarca todo y también esos núcleos fundamentales que son la familia y la escuela.

 

Eso es lo que leemos en este libro, por cierto muy bellamente construido, de María Asunción Balonga, que aunque en algún momento nos larga una chapa, construye el libro sobre su experiencia, especialmente con su hijo Juan, al que acompaña en su crecimiento y del que no sólo es madre y educadora sino también espectadora capaz de sorprenderse y conmoverse ante lo extraordinario que le sucede. Y esa es la grandeza de la educación y del libro: la mirada sobre lo concreto y el testimonio de la propia experiencia.

 

Me parece que es un libro especialmente recomendable para las madres, tanto por el estilo como por el contenido de la narración, una madre junto a su hijo. La atención a lo concreto no sólo permite construir una narración cautivadora sino que también ilumina sobre situaciones parecidas que pueden darse en otras familias. Y, hay que añadir, lo cuidado del estilo y el lirismo de las páginas.

 

 

EDUCAR SUPERANDO LAS DIFICULTADES

María Asunción Balonga

Eiunsa

171 páginas

 

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

  1. 1

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>