El 15% de los estadounidenses no tienen seguro médico

Un reciente estudio que aborda la reforma sanitaria en Estados Unidos que impulsa la Barack Obama constata el “alto grado de incertidumbre&rdquo…

Un reciente estudio que aborda la reforma sanitaria en Estados Unidos que impulsa la Barack Obama constata el “alto grado de incertidumbre” acerca de cuál será “la forma final de la reforma”. El estudio expone que el actual sistema de sanidad en el país norteamericano está repartido un 28% en seguros públicos, un 60% en seguros de grupo, un 9% en seguros individuales y un 15% no tienen seguro.

El estudio realizado por Jesús Fernández-Villaverde de la University of Pennsylvannia y FEDEA el pasado mes de septiembre explica que la Administración Obama ha decido que la reforma de la sanidad en Estados Unidos sea el principal eje de su política doméstica.
El sistema de sanidad público actual sostiene diversos programas como el de las personas de más de 65 años y con ciertas minusvalías, el de las personas con bajos ingresos y portadores de VIH, el de las familias con niños, el de las Fuerzas Armadas, el de los veteranos de Guerra, funcionarios federales y, finalmente los seguros de los Estados para personas en situaciones límite que han pasado un reconocimiento médico previo.
Las personas que no pueden acceder a estos planes deben hacerlo a través de la sanidad privada que costaba una media de 4.704 dólares para un individuo y 12.680 dólares por familia en 2008.
Un sistema con graves problemas estructurales
Los principales problemas, según constata el estudio, a los que ha llevado esta situación son el rápido incremento de costes, la caída en la tasa de cobertura, los problemas para la iniciativa empresarial, los costes legales y las distorsiones individuales y sociales.
Las principales líneas que pretende abordar la reforma son a través de un cambio “relativamente moderado” mantener el seguro actual de la mayoría de los americanos a través de mandato universal, multas e incentivos fiscales a empresas, la no discriminación en las primas de seguros, las bolsa de seguros y el plan público.
El estudio encuentra ciertas deficiencias en la propuesta de Obama como el hecho de no tener un esquema claro de qué hacer con los costes sanitarios o el tratamiento fiscal de los pagos de seguro. Además, Obama no cambiará la falta de competencia en el mercado de seguros y no aborda el problema de la oferta de profesionales médicos del sector.
En este sentido, el estudio encuentra que la reforma tiene en la inmigración, los costes legales y el plan público algunos de sus puntos débiles que deberían ser desarrollados con más precisión.
El estudio propone la medicina preventiva como una fórmula para reducir los costos del esfuerzo inversor que supondría para el Gobierno la implementación de la propuesta. El trabajo concluye que el sistema sanitario en Estados Unidos está plagado de problemas que requieren una regulación inteligente ya que “la mayoría de estos problemas surgen de que el mercado de salud está profundamente afectado por problemas de información”.
Noticias relacionadas:
Hazte socio

También te puede gustar

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>