El abad de Montserrat y el arquitecto Oriol Bohigas copresiden un extraño acto literario

La revista SERRA D’OR, editada por Publicacions de l’Abadia de Montserrat y con 45 años de historia, presentó poco antes del día de Navidad, de manera…

La revista SERRA D’OR, editada por Publicacions de l’Abadia de Montserrat y con 45 años de historia, presentó poco antes del día de Navidad, de manera pública una nueva etapa en su recorrido cultural. El ciclo tiene como objetivo primordial “conseguir 2.000 suscriptores más, especialmente jóvenes, y superar así el techo de los 10.000 ejemplares”, según explicó el director de la editorial, el monje benedictino Jordi Úbeda. Todo este hecho no se saldría de la normalidad si no fuese porque, en el acto, se produjeron una serie de coincidencias que lo convierten, como mínimo, en extraño. Lo más sorprendente fue que la presentación tuviese lugar en el Ateneu Barcelonés, organismo cultural dirigido por el arquitecto Oriol Bohigas, un hombre que, en los últimos años, ha exhibido varias veces el laicismo más excluyente al declararse partidario de expulsar el hecho religioso de la vida pública. Por ejemplo, el pasado 22 de octubre, calificó la religión de “cosa absurda, privada y muy inexplicable”. Y en mayo de 2002, Bohigas ya había propuesto “que la Sagrada Familia sea el vestíbulo de la estación del Tren de Alta Velocidad”, con el argumento de que “no hay suficientes católicos para llenar los huecos que quedan entre el bosque de columnas”.

La ubicación del acto montserratino, que contó con el periodista Josep Cuní como presentador, hizo que coincidiesen, en la mesa presidencial y como principales personajes, el abad del Monasterio, Josep Maria Soler, y el arquitecto Oriol Bohigas, junto con el director de Publicacions de l’Abadia de Montserrat, Jordi Úbeda, el presidente de Esquerra Republicana, Josep Lluís Carod-Rovira, y los escritores Jordi Sarsanedas y Margarida Aritzeta. Incluso teniendo en cuenta que esta nueva etapa contará con una ayuda de la Generalitat que asciende a 70.000 euros para las reformas, la mesa resulta más bien surrealista. Además de la presencia de Bohigas junto con el abad benedictino, sorprende que estuviese el líder de un partido político mientras no había, por ejemplo, ningún consejero de la Generalitat.

Otro de los cambios significativos de SERRA D’OR en este nuevo ciclo es la incorporación, como articulistas, de Jean Serra, Josep Iborra y Ada Castells. En el caso de esta última, sus escritos incluyen con frecuencia afirmaciones movidas, como en el caso de Bohigas, por el laicismo de la exclusión religiosa. Otra de las incorporaciones destacadas será la del crítico Joan Josep Isern, que publicará una panorámica semestral sobre la narrativa catalana. Además, la revista impulsará los premios de crítica que organiza, promoverá una semana de actos culturales y renovará su diseño, aunque sin romper con su imagen histórica. SERRA D’OR, además de ser todo un referente para la cultura catalana, constituye un ejemplo de presencia cristiana en la vida pública desde mediados del siglo XX. Pero esta realidad no quedó precisamente muy reflejada en el acto de presentación presidido por Oriol Bohigas.

Hazte socio

También te puede gustar

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>