El aburrimiento

¿Está usted aburrido? ¿Se ha encontrado usted con un amigo o conocido aburrido? Yo sí. A veces simplemente es un comentario que oyes por la calle, suficiente como para descubrir una persona atareada, con sus obligaciones normales, pero aburrida. A veces lo ves en un amigo que casi nunca sonríe. Sí, es posible que ría a carcajadas por un chiste, pero acto seguido vuelve a su cara de palo, a su aire de aburrimiento.

Una persona puede tener un dolor, físico o moral, pero no estar aburrido. Hay quien es más bien pesimista, pero no se aburre. Los que más son los que se pasan el día viendo la tele y luego vienen los que están todo el día pegados al móvil. Miren ustedes la cara del adicto al wasap. La mayor de las veces es una persona sin alegría.

La desgracia más grande de nuestro tiempo es las cantidades de personas –viejas, adultas de mediana edad, e incluso jóvenes- que no saben a dónde van. Ni idea. En muchos casos ni siquiera se lo han planteado. ¿Oye, a dónde vas? A la universidad. Vale, ¿y luego? A casa. ¿Y luego? Y vuelta a empezar. Pero no se han planteado nunca cual es el sentido último de su existencia. Por eso la muerte les aterra. La muerte de alguien joven les horroriza. Tampoco nos vamos a sorprender demasiado pues en los pueblos paganos es lo normal. Incluso entre los judíos, contando con la resurrección, lo que hay después no les dice nada.

 

Hazte socio

También te puede gustar

One comment

  1. 1

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no se va a publicar. campos obligatorios *

Puedes utilizar estas etiquetas HTML y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>